Eduardo Duhalde visitó a Alberto Fernández y le recomendó “ordenar la escala salarial” de los políticos

0
451
Eduardo Duhalde visitó a Alberto Fernández y le recomendó “ordenar la escala salarial” de los políticos

El ex mandatario es un devoto de la Virgen de Luján. Está de acuerdo con que los funcionarios bajen sus sueldos, pero rechaza que un intendente gane más que el Presidente.

Por: Guido Carelli Lynch

Las visitas de Eduardo Duhalde al presidente Alberto Fernández no se suspendieron por el avance del coronavirus. El ex mandatario y gobernador bonaerense tiene diálogo permanente con el actual jefe de Estado prácticamente todas las semanas. Este jueves, el día del cumpleaños de Fernández no fue la excepción.

Duhalde no llegó a la residencia de Olivos con las manos vacías, pero tampoco con un obsequio permanente; fue más bien un préstamo. El ex jefe de Estado le “prestó” una estatuilla de la Virgen de Luján, de la que es un ferviente devoto. O algo más.

El ex gobernador e intendente de Lomas de Zamora está convencido de que la patrona de la República Argentina lo ayudó y mucho en sus días más aciagos al frente de la Casa Rosada, en plena crisis de 2002.

Cuando llegó a la presidencia, elegido por la Asamblea Legislativa, el obispo de Avellaneda, Rubén Di Monte, le aseguró con una monja de su congregación quería hablar con él. Duhalde aceptó la reunión. “La Virgen de Luján quiere estar cerca suyo”, fueron las palabras de la monja que recuerda el ex presidente, tal como él mismo confió años atrás. Ahora pretende que la Virgen de Luján ayude a Fernández, quien aseguró que el papa Francisco lo ayudó a reconciliarse con la Iglesia.

Más allá del préstamo anecdótico, Duhalde relata a Fernández su experiencia para gestionar la crisis económica e institucional más grande de la Argentina en los últimos 100 años. En su entorno reconocen que algunas de las políticas implementadas entonces no sirven para la actualidad.

El ex presidente ya había acercado un plan de vivienda y la propuesta para volver a vender alimentos al peso para abaratar costos. En su última charla abordaron “la peste” -como Duhalde se refiere al coronavirus- pero también cómo instrumentar un plan de salida para la crisis agravada por la situación mundial y por la cuarentena obligatoria.

“Los dos comparten que la centralidad debe ser lo productivo”, explicaron allegados a ambos. Duhalde ve con buenos ojos el flamante DNU para prohibir despidos y suspensiones por sesenta días.

En medio de las tensiones que el Gobierno atravesó con empresarios esta semana y con el titular de Techint Paolo Rocca, en particular, el ex mandatario considera que los dueños de las empresas deben ser aliados del Ejecutivo. “Algunos miserables olvidan a quienes trabajan para ellos y en la crisis los despiden”, sostuvo Fernández durante el fin de semana.

Duhalde suele repetir que “un empresario vale más que 15 legisladores”, porque son los primeros quienes pueden generar empleo genuino y los que tienen un “proyecto de vida”. Por esa razón, no recomienda fortalecer las tensiones con los propietarios de las empresas.

Con la misma premisa supo defender en el pasado a Franco Macri, cuando los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner lo eligieron como símbolo de la corrupción. “Si yo fuera Presidente, indultaría a los empresarios del caso de los cuadernos”, repitió en 2018 cuando varios de los CEOs más poderosos del país quedaron imputados en la causa de los cuadernos. “Únicamente un Presidente estúpido no defiende a las grandes empresas de su país, a las medianas, a las pequeñas y a las micro”, dijo entonces para refutar las críticas por los beneficios que recibieron grandes empresas durante su mandato de 2 años.

Duhalde mira con buenos ojos el surgimiento de gobernadores que, a su entender, siempre pusieron el “eje central en la productividad”. En ese grupo ubica al bonaerense Axel Kicillof y a los gobernadores de Santa Fe, Omar Perotti; y de Mendoza, el radical Rodolfo Suarez.

Antes de asumir, Fernández reivindicó a Duhalde -que había sido denostado durante el kirchnerismo- como “un piloto de tormentas”. “Siempre digo que si hiciéramos un monumento al bombero, debería tener la cara de Eduardo Duhalde, porque sacó al país del incendio y allanó el camino para volver a crecer”, tuiteó Fernández durante su reencuentro en noviembre.

El ex presidente cree ahora que la pandemia propició la unidad del oficialismo y la oposición, que hasta ahora había sido más esquiva que en otros países como Uruguay, al que siempre le gusta alabar. “El futuro va a ser difícil, como la peste”, avizora en la intimidad.

El ex mandatario no cree que reducir los sueldos de los funcionarios resuelva el problema del país. Sin embargo, sí está convencido del valor de ese gesto simbólico. En la misma dirección sostiene que los integrantes del Consejo Económico y Social -que el Congreso sancionará en el futuro- no deben cobrar por su trabajo.

Mucho más enfático se mostró para transmitirle un consejo al actual jefe de Estado. “Nuestro país es desordenado y debe haber un orden salarial. No puede ser que un intendente gane más que el Presidente”, le dijo. No hizo falta decir más. Se multiplican casos de ese tipo a lo largo y ancho del país.

La semana pasada, Duhalde -como reveló Infobae- también visitó a Fernández, quien además supo ser el tesorero de su campaña presidencial en 1999. De aquel encuentro también participaron el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y Gustavo Beliz. Hablaron de ampliar la base de sustentación política.

Los dos dirigentes peronistas comparten más que el hecho de gobernar en tiempos de crisis inéditas: ambos son grandes admiradores de Raúl Alfonsín. Fernández lo menciona en sus discursos.  Duhalde utilizó el bastón de mando del patriarca radical durante su mandato. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí