Otra estocada de Jair Bolsonaro a su ministro de Salud por el coronavirus en Brasil: “El paciente puede cambiar de médico”

0
196
“La gente no puede quedarse en su casa”, aseguró Jair Bolsonaro

“Médico no abandona a paciente”, suele decir el ministro Luiz Henrique Mandetta cuando le preguntan si renunciará al cargo. Otro ministro, de Ciudadanía, dijo que si él fuera el presidente hubiera “cortado la cabeza” del jefe de la cartera de Salud. Brasil registra 941 muertos por Covid-19.

Por: Guido Nejamkis

El presidente Jair Bolsonaro​ volvió a cargar duro contra su ministro de Salud y sugerir que podría sacarlo de su gabinete en plena pandemia del nuevo coronavirus, que ya provocó la muerte de 941 personas en Brasil, en un universo de 17.857 casos positivos de Covid-19.

- Publicidad -

Bolsonaro, quien en la víspera del feriado del viernes santo fue a una panadería en Brasilia a hacer compras, provocando una pequeña aglomeración de personas, aseguró en su ya tradicional mensaje al país de los jueves por la noche a través de una red social, que “el médico no abandona el paciente, pero el paciente, con todo respeto, puede cambiar de médico”.

La alusión fue clara hacia su ministro de Salud, el ortopedista Luiz Henrique Mandetta, que varias veces en los últimos días respondió a preguntas de periodistas sobre si renunciaría a su cargo por sus públicas diferencias con Bolsonaro asegurando que “el médico no abandona al paciente”.

En un nuevo récord el jueves por tercer día seguido, Brasil registró 141 muertes y 1.930 casos de infección por coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que el número de positivos totales se incrementó en un día un 12%.

Los estados con más casos son San Pablo (7.480 y 496 muertos), Rio de Janeiro (2.216 y 122 muertos), Ceará (1.425 y 55 muertos), Amazonas (899 casos y 40 muertos) y Minas Gerais (655 casos y 15 muertos). Según los datos del Ministerio de Salud, la tasa de letalidad es de 5,3% en el país, lo que indica que de cada 100 casos de contaminación por Covid-19 confirmados, cinco personas murieron.

En su “Live” en la red social Facebook Bolsonaro volvió a hacer una defensa del uso de hidroxicloroquina para el tratamiento de pacientes con Covid-19.

Las diferencias entre Bolsonaro y Mandetta se acentuaron en la última semana, desde que el presidente ultraconservador sugirió que a su ministro de Salud, que tiene el apoyo de la gran mayoría de los brasileños en su gestión ante la crisis sanitaria, se le había subido el estrellato a la cabeza, le faltaba humildad y quería imponer su voluntad al resto del gobierno.

En la semana, además, tras una tensa reunión de gabinete, Mandetta dijo que se quedaba en su puesto y que sólo quería paz para trabajar, aunque reconoció que por los choques con Bolsonaro ya había vaciado los cajones de su escritorio en el Ministerio de Salud de Brasil.

El presidente brasileño, al contrario que Mandetta, defiende una flexibilización de las medidas de aislamiento social tomadas por gobernadores y alcaldes de Brasil para limitarlas a ancianos y enfermos.

Pero un juez del Supremo Tribunal Federal (STF) prohibió al presidente tomar cualquier decisión que contraríe las medidas de los gobiernos regionales en favor del distanciamiento social o que vayan contra recomendaciones de la OMS.

En la red social Bolsonaro dijo dos veces que no busca crear nuevas polémicas y que tras esa decisión del juez Alexandre de Moraes no puede tomar medidas de flexibilización de las cuarentenas, por lo que recomendó a aquellos que se sientan perjudicados por no poder trabajar que reclamen a los gobernadores de San Pablo o de Río de Janeiro.

Además de la advertencia de Bolsonaro a su ministro, el canal de noticias CNN Brasil reportó hoy que escuchó una comunicación telefónica entre el ministro de Ciudadanía (Desarrollo Social), Onyx Lorenzoni, y su antecesor en el cargo, el diputado y médico Osmar Terra, un defensor de las posiciones de Bolsonaro sobre la necesidad de flexibilizar las cuarentenas, en la que se dirigieron furiosas críticas a Mandetta.

En la conversación, Lorenzoni le dijo a Terra que si él hubiera estado sentado en la silla de Bolsonaro “cortaría la cabeza” del ministro de Salud. El diputado, en tanto, señaló que el ministro debería adecuarse a las orientaciones del presidente. El periodista escuchó la conversación al llamar por teléfono a Terra y contó que el diputado le pidió que esperara en la línea mientras por otra atendía a Lorenzoni.

Bolsonaro dijo que si alguien esperaba que hablara de “Mandetta, de Osmar Terra y de Onyx, puede pasar a otro live. No va a tener ese asunto acá”.

Gran parte de los ministros de Bolsonaro, civiles y militares, líderes del Congreso y hasta jueces del tribunal supremo se han movilizado para defender la permanencia de Mandetta en el gobierno. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí