Para el FMI, la economía caerá 5,7% este año y el desempleo llegará casi al 11%

0
354
Menos crecimiento y más volatilidad a nivel global

La desocupación hoy está en 8,9% y llegaría a 10,9%, de acuerdo con las estimaciones del organismo.

Por: Paula Lugones

Cuando millones de personas en la Argentina y en el mundo están encerradas en sus casas para protegerse del coronavirus, el Fondo Monetario Internacional​ pronosticó que la economía del país caerá un 5,7% este año y que el desempleo alcanzará un 10,9%. El organismo no quiso arriesgar cuánto será la inflación ni el déficit fiscal argentino en el futuro porque hay una renegociación de la deuda en curso.

El Fondo ya tiene nombre para el momento dramático e histórico que la economía del planeta está viviendo: “El Gran Cierre”. Así fue como tituló el más reciente informe de proyecciones globales que difundió este martes en la inauguración de la Asamblea de Primavera en Washington, donde suelen reunirse los ministros de economía y directores de bancos centrales de todo el mundo, más centenares de periodistas y hombres de negocios, pero que esta vez se organizó en forma virtual por la inédita situación global.

El World Economic Outlook (WEO) proyecta que la economía del planeta caerá un 3% por el coronavirus y sus consecuencias. Y luego realiza un desglose país por país.

En el capítulo argentino, el Fondo estimó una caída del PBI de 5,7% este año y una recuperación de 4,4% para el 2021. Dado el panorama de incertidumbre reinante, las cifras difieren un poco de las reveladas este domingo por el Banco Mundial, de -5,2% en 2020 y un crecimiento más módico (2,2%) para el año próximo.

La brusca caída de la economía argentina la justifican en factores internos, como el impacto de los mayores gastos en salud y la cuarentena a la que está sometida la población, y también por factores externos: la fuerte caída del PBI de los principales socios comerciales como Estados Unidos (-6%), la Zona Euro (-7,5), Brasil (5,2%) y China, que crecerá un magro 1,2%.

También afectará a la Argentina la baja del precio de los commodities: por reducción de demanda, la soja caería un 5 o 6%, el maíz cerca de un 10% y también el precio del trigo y la carne.

En un contexto de enorme incertidumbre sobre cómo será la evolución de la pandemia, los expertos ajustaron los números hasta último momento. Pero en el caso argentino no hubo proyecciones de inflación para este año (en 2019 fue de 53,3%) ni de balance de cuenta corriente, como en otros países. Tampoco para 2021 ni 2022.

Sobre este punto, un portavoz del FMI explicó que “para Argentina, por motivo de las negociaciones de la deuda en curso con los acreedores privados, se excluyen del WEO (edición de abril 2020) las proyecciones fiscales, de deuda, servicio de deuda (interna o externa) y de inflación. Una vez concluido el proceso, se espera reanudar la publicación de dichas variables”. El vocero añadió que por razones similares tampoco se incluyeron en el reporte algunos de estos datos para Líbano.

El ministerio de Economía está próximo a lanzar su oferta de reestructuración de deuda a los acreedores privados, algo que podría suceder entre este miércoles y el viernes, que incluiría una quita de capital, intereses rebajados y un período de gracia para comenzar a pagar.

Desde el Gobierno esperan estos días una señal de Fondo, como un aplazamiento de los vencimientos de los pagos del préstamo de 57.000 millones de dólares con el organismo. La propia directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo la semana pasada que el organismo podría desbloquear “financiamiento crítico” para los países “con problemas de sustentabilidad de deuda”.

Pero no parece que el FMI esté dispuesto a dar un paso en ese sentido, al menos por ahora. En Washington, en realidad, se especula que por el coronavirus el mundo es muy distinto hoy, en el corto plazo, pero no necesariamente en el mediano plazo, que es lo que el Fondo observa para reanclar la deuda. Los principales vencimientos con el organismo comienzan recién el año próximo. Si el FMI observa que la capacidad de repago se ve muy comprometida, quizás examinen otras opciones.

El informe difundido este martes sí estimó el desempleo argentino, que en 2019 fue de 8,9%. Para el 2020 proyectaron una suba al 10,9% y una recuperación más adelante, con un 10,1% en 2021.

Para el Fondo, el gran desafío de los gobiernos de países emergentes como Argentina es otorgar ayuda al sector informal que no está registrado. Creen que las naciones que tienen una buena red de cobertura social, como la Argentina, pueden sobrellevar la crisis de mejor forma.

A nivel global, el Fondo se manifiesta preocupado por los efectos del coronavirus. “Es muy probable que este año la economía mundial experimente su peor recesión desde la Gran Depresión, superando la que se vio durante la crisis financiera mundial hace una década. Se proyecta que el Gran Cierre, como se podría llamar, reducirá drásticamente el crecimiento global”, dice el reporte.

El Fondo señala que estos números podrían ser aún peores. “Es posible y tal vez incluso probable”, afirma el informe, si la pandemia y las medidas de contención durasen más tiempo, si las economías emergentes y en desarrollo se vieran aún más gravemente afectadas, si persistieran condiciones financieras restrictivas o si hubiera un desempleo más prolongado. En este sentido, el organismo resalta la importancia de la cuarentena y el aislamiento. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí