Qué hay detrás del pedido de Cristina Kirchner a la Corte Suprema para hacer una sesión virtual

2
578
Cristina Kirchner Senado de la Nación - Foto: Prensa Senado

Las diferencias con Massa en el Congreso y la pelea de fondo con la Justicia.

Por: Eduardo Paladini

Recién a las 11 de la mañana de este miércoles llegó a la Corte Suprema el “pedido de certeza” de Cristina Kirchner para confirmar la validez constitucional de una eventual sesión virtual. El documento fue recibido por la oficina del propio presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, quien está de feria como representante del cuerpo en medio de la cuarentena por el coronavirus. Esa particularidad, sin embargo, no daría lugar a jugadas personales: el pedido de la ex presidenta será discutido por los cinco miembros y se habilitaría su tratamiento en breve.

El martes temprano se conocieron justamente dos acordadas del Máximo Tribunal que reglamentan el trabajo remoto, electrónico y digital. Curiosamente, las resoluciones salieron cuando ya había trascendido la idea de la vicepresidenta de hacer el pedido de certeza. Algún antecedente desató suspicacias: en su segundo mandato presidencial, Cristina y el kirchnerismo cargaban con furia contra el ex juez de la Corte Carlos Fayt y pedían que se apersonara en los tribunales de Talcahuano para estampar su firma en los fallos. El reconocido magistrado ya había pasado los 90 años y estaba en un delicado estado de salud.

Ahora, la Corte dejó en claro que para tratar el pedido de Cristina, u otros, no hará falta reunión física de sus miembros en el Centro porteño. También, el cambio en la reglamentación que hizo el Alto Tribunal dispara la pregunta: ¿el Legislativo, como poder del Estado, no puede avanzar en su propia regulación para sesionar virtualmente?

Allí, como suele ocurrir, la biblioteca se divide al medio. O al menos, no hay homogeneidad. A diferencia de Cristina, el titular de Diputados, Sergio Massa, había avanzado en esos cambios reglamentarios y tecnológicos para poder sesionar, sin consultar a la Justicia. Y públicamente, marcando otro contrapunto con la ex presidenta, se había manifestado reiteradas a favor de la reactivación del Congreso.

“Ya van 9 ministros que informan virtualmente a la Cámara de Diputados”, llevan la cuenta cerca del ex jefe de Gabinete y hasta muestran una foto donde su oficina se ve con las luces prendidas. También, otra imagen del jefe probando el reconocimiento dactilar. Previsibles, niegan diferencias con Cristina. “Sergio habló con ella el tema de pedir a la Corte. Le parece bien. Y la ex presidenta no puede mostrarse tan activa como él porque es ‘grupo de riesgo’, la matarían en los medios”, rematan con picardía.

Una duda que persiste entre los legisladores es si no hace falta una reunión presencial, en el recinto, específicamente para habilitar las sesiones virtuales. También la oposición deja sus dudas: ¿y si el kirchnerismo aprovecha este cambio y después empieza a aprobar leyes por teléfono con la excusa de cualquier emergencia? Debate abierto.

Fuentes que siguen de cerca la interna oficialista hablan de otro enojo por ciertas diferenciaciones que suele dejar en claro Massa en momento sensibles. Ante la queja y algún sonido de cacerola, propuso una rebaja del 40% en los sueldos de los legisladores nacionales. El propio Alberto Fernández fue el que pareció contestarle, cuando defendió el trabajo de la política en este momento, en especial sus funcionarios.

De fondo, claro, está la pelea estelar de Cristina: su disputa con la Corte y la Justicia en general, a la que acusa de haber conspirado en tándem con opositores y ciertos medios para perseguirla a ellas y a sus hijos. Un funcionario judicial también recuerda el mal clima que generó el avance sobre las jubilaciones especiales de este poder. Aunque le reconoce habilidad política a la ex mandataria: “Si le fallan a favor el pedido de certeza, va a festejar, ‘por fin hay justicia’. Si le fallan en contra, ‘otra vez el lawfere'”.

Formales, también previsibles, en la Corte eligen el “no comments” sobre los tiempos o cualquier indicio sobre qué puede pasar con el pedido de Cristina. (Clarín)

2 Comentarios

  1. a laburar, como cualquier laburante q se la está jugando. Sillitas a 2 m de distancia, mucho gel a precio de mercado y usar neuronas q se viene fiero. A laburar como cualquier siervo público. El riesgo es nuestro, ellos están muy bien acorazados, de por vida. No queremos autocracia, que laburen los 3 poderes.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí