Cristina Kirchner desafió a la Corte para que resuelva su pedido para sesionar

0
353
Cristina Kirchner publicó la primera foto de su hija Florencia desde su internación en Cuba

Dijo que “cuando quiere resolver un tema, lo hace”; los jueces trabajan en una respuesta a su requerimiento; el martes había enfrentado un dictamen en contra del procurador

Por: Hernán Cappiello

Cristina Kirchner volvió a desafiar a la Corte Suprema de Justicia, esta vez para apurarla a que resuelva, según su deseo, un pedido para habilitar sesiones virtuales del Senado por la vigencia de la cuarentena y el coronavirus. “Cuando la Corte Suprema quiere tratar y resolver un asunto, lo hace, independientemente de cualquier legislación y jurisprudencia”, lanzó la vicepresidenta a la cabeza del Poder Judicial.

Cristina Kirchner quiere que la Corte le dé una certeza constitucional para que el Senado pueda eventualmente tratar el impuesto a la riqueza que promueve su hijo, el diputado Máximo Kirchner, líder de la bancada oficialista, entre otros legisladores kirchneristas.

Pero el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, ya opinó en la causa que este asunto no era un tema que debiera resolver la Corte, ya que no era de su competencia originaria y que implicaría una “intromisión en otro poder”.

El dictamen de Casal no es vinculante. La Corte lo recibió y en las vocalías se trabajaba en un fallo, dijeron a LA NACION fuentes del tribunal. Puede haber una respuesta en breve al pedido de la vicepresidenta. No trascendieron los votos, pero la Constitución establece las cuestiones que son de competencia originaria del tribunal, y este no es el caso. Todo hace pensar que la Corte podría rechazar el planteo.

No obstante, la vicepresidenta les puso presión a los jueces en una serie de tuits en los que respaldó a Graciana Peñafort , directora de Asuntos Jurídicos del Senado, abogada del exvicepresidente Amado Boudou y artífice de la avanzada del kirchnerismo sobre Papel Prensa.

Kirchner compartió una serie de tuits de Peñafort y recordó que el máximo tribunal falló sobre la posibilidad de continuar del juez Carlos Fayt en la Corte a pesar de tener más de 75 años y sobre el exgobernador de Tucumán Antonio Domingo Bussi, elegido legislador, a pesar de que no eran de su competencia originaria.

“Imperdible hilo de tuits en el que Peñafort explica que cuando la Corte Suprema quiere tratar y resolver un asunto, lo hace, independientemente de cualquier legislación y jurisprudencia”, subrayó la vicepresidenta. Enseguida, agregó: “Como viste en los casos Fayt y Bussi, cuando la Corte Suprema tiene la voluntad de ‘proteger y garantizar derechos’, hay caso. Claro que siempre es bueno analizar qué derechos son los que quieren proteger y garantizar”.

Peñafort dijo que la Corte tiene un “superpoder” para resolver el caso que quiera y cargó contra el procurador: “Lo que Casal está haciendo es intentando proteger las 12.000 fortunas que deberían pagar el impuesto a las riquezas. Poniendo obstáculos. Bueno, en eso ya lo conocemos, como protegió a [el fiscal Carlos] Stornelli ¿no? Picarón, ya te conocemos las mañas!”, disparó la abogada.

En la Procuración eligieron el silencio. “No va a responder. Son chicanas”, dijo una fuente cercana a Casal.

“Lo que intenta hacer Casal es que la Corte Suprema opte por una postura conservadora. Aunque eso implique arriesgar un montón de vidas. Aunque eso implique privar al Estado de una fuente legítima de recursos que van a ser usados para pagar parte de los sueldos de los laburantes de las empresas que están cerradas, para que se enfermen los menos posibles. Para que se mueran los menos posibles”, chicaneó Peñafort.

“La historia de los pueblos se puede escribir con sangre o con razones. Es la Corte Suprema quien tiene que decidir ahora si los argentinos vamos a escribir la historia con sangre o con razones”, dramatizó la abogada (ver aparte).

El planteo que hizo Cristina Kirchner es una “acción declarativa de certeza”. Pide que los jueces, teniendo en cuenta la “gravedad institucional” en juego, “de modo urgente y mediante un trámite sumarísimo” declaren si es constitucionalmente posible que el Senado sesione de forma remota.

La relación entre Kirchner y la Corte fue siempre tirante desde que era presidenta, y máxime cuando dejó el poder.

En su gobierno intentó un proyecto de “democratización del Poder Judicial”, que la Corte fulminó y cortó de cuajo. Consiguió del máximo tribunal un respaldo para su ley de medios, pero se enfrentó cada vez que pudo. Cristina Kirchner está multiprocesada y sometida a juicios por corrupción donde la expresidenta ve la influencia de sectores de la Corte Suprema.

No obstante, el pedido de Cristina Kirchner parece tener más razones políticas que constitucionales. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí