Descontrol en Italia en el deshielo de la cuarentena: en Milán la gente sale en masa y varias regiones amenazan con “abrir todo”

0
372
El virus no les da tregua a los italianos: 41 muertos en apenas 24 horas

Con 30 mil muertos por la epidemia, el gobierno choca con los gobernadores que quieren anticipar la reapertura. Multitudes en las calles hacen temer nuevos brotes del virus.

Por: Julio Algañaraz

La jornada en la que los muertos por corona virus en Italia superaron los 30 mil fallecidos fue dominada por el choque entre el gobierno nacional y los gobernadores de una buena parte de las veinte regiones, que pese a las advertencias de los alarmados científicos, proyectan “abrir todo” este mes, a partir del lunes 11. Esta situación refleja el estado de ansiedad que hay en el país por lograr lo antes posible una nueva normalidad que está comenzando a poner cada vez más gente en las calles.

El escándalo estalló el jueves en Milán, cuando miles de personas acudieron a los parques y en particular atiborraron el barrio típico de los Navigli (las naves), con canales navegables, cuya historia se remonta a diez siglos atrás y es una zona favorita de los milaneses.

Los Navigli es la zona de encuentros para tomar el aperitivo, caminar y cenar, pero los bares y restaurantes tienen hasta ahora permiso solo para vender comida para comer en casa. Sin embargo se vio a muchos jóvenes bebiendo.

El peligro del fin de semana

El alcalde de Milán, Giuseppe Sala, dijo que estaba “muy enojado” y lanzó un abierto ultimátum en vista del fin de semana. “Si se vuelven a repetir esas escenas que van contra todo lo que se ha luchado por imponer medidas de seguridad imprescindibles contra el coronavirus, cerraré con un ordenanza todo el barrio de los Navigli”, advirtió.

Milán es la capital de la Lombardía y cabecera de una provincia. Los muertos en Lombardía representan casi la mitad de los 30 mil fallecidos desde que comenzó la pandemia, el 21 de febrero, precisamente en el sur de la región mas importante e industrializada de Italia.

El profesor Massimo Galli, jefe de enfermedades infecciosas en el principal hospital (Sacco) de Milán, dijo este viernes que “Milán es una bomba porque tantos fueron obligados a permanecer en sus casos y desde el lunes hay un número altísimo de contagiados que han vuelto a la circulación”.

Galli, como el resto del mundo científico, defienden la línea del gobierno en favor de una Fase 2 de reapertura controlada tras casi dos meses de cuarentena que ha permitido controlar una epidemia que mantuvo a Italia hasta hace unos días, cuando Gran Bretaña tomó la delantera, la condición de país europeo más castigado.

El profesor Galli pidió “mayores controles” para evitar un desastroso rebrote de la pandemia que obligaría a reimplantar la cuarentena, cerrando fábricas y negocios ahora reabiertos, causando daños muchos más graves de los que sufre hoy Italia, que ha entrado en una profunda recesión.

Galli y otros científicos explicaron que si el desmadre de los contactos humanos, que son la primera fuente de contagios, se produce en forma masiva “habrá que cerrar de nuevo la Lombardía, pero también Piamonte y la Emilia Romania”, que son la segunda y tercera región del norte más afectadas por la pandemia.

Agravó un clima político que se está haciendo conflictivo, el anuncio de la provincia autónoma de Alto Adigio, habitado por una minoría de origen austríaco. Su presidente Arno Kompatscher informó en la capital, Bolzano, que desde el lunes reabrirán los negocios, pasando por encima del plan de escalonamiento hasta fines de mayo que ordenó el gobierno nacional al poner en marcha desde el lunes último la Fase 2 de reapertura controlada de las actividades productivas y sociales.

Desde el lunes funcionarán a pleno en el Alto Adigio y todos los negocios, incluso bares y restaurantes, abrirán las peluquerías y los centros estéticos que el gobierno del premier Giuseppe Conte preveía autorizar, si las curvas epidémicas demostraban que la situación estaba bajo control, a fines de mayo.

El presidente del Alto Adigio Komparscher, dijo que su decisión de “reabrir casi todo” (los hoteles podrán hacerlo desde el 25 de este mes), se basa “en los datos epidemiológicos, que demuestran que la pandemia está bajo completo control en nuestra región”. Añadió que habrá un control estricto del respeto de las medidas de seguridad dispuestas por el gobierno nacional.

La provincia de habla alemana está desde hace días en el nivel cero de muertos y es bajo el nivel de contagiados.

La epidemia en Italia ha sido particularmente virulenta, pero concentrada en cuatro regiones del industrializado norte: Lombardía, Piamonte, Emilia Romania y Veneto.

En el centro sur y en algunas regiones más pequeñas del norte, como el Alto Adigio, los niveles de contagio y casos fatales es totalmente distinta. Umbría, Molise, Basilicata, Cerdeña, Calabria, Sicilia, Friuli y Abruzzo oscilan entre cero y dos muertos en los últimos días, con todos los demás datos en seguro descenso.

En el caso de las subdesarrolladas regiones del sur, su estructura económica y social es muy distinta de las zonas industriales del norte, grandes fabricantes de manufacturas exportables, con niveles de vida comparables las de regiones de Alemania. De allí que la presión sobre los gobernadores meridionales de los comerciantes, artesanos e industriales medios sea muy fuerte en favor de hacer partir lo antes posible la economía.

Los especialistas, entre ellos el mismo profesor Galli del hospital Sacco de Milán, afirman que la Fase 3 está en su primera semana y que hay que esperar “varios días más” para comenzar a tener noticias del impacto sobre la difusión de la epidemia que tiene la reapertura, que agrega 4,4 millones de trabajadores que volvieron a sus labores y otros millones de ciudadanos que comienzan a asomarse desde sus casas tras 50 días encerrados por la cuarentena obligatoria. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí