Jair Bolsonaro, en problemas: un video bajo secreto de sumario amenaza a su gobierno

0
104
“La gente no puede quedarse en su casa”, aseguró Jair Bolsonaro

Por: Marcelo Silva de Sousa

El futuro político de Jair Bolsonaro puede estar cocinándose en la Corte y, concretamente, en la posibilidad de que se divulgue un video que promete complicarlo en la investigación por interferencia en la Policía Federal (PF). La Corte analiza dar publicidad a imágenes de una reunión ministerial del 22 de abril en la que el presidente reconocería su voluntad de cambiar al jefe de la PF para proteger a sus hijos. El video forma parte de la investigación abierta tras la escandalosa renuncia del exministro de Justicia Sergio Moro , que dejó el cargo tras denunciar que el presidente quería blindar a su familia mediante la remoción del exjefe de la PF Mauricio Valeixo.

El video de la reunión forma parte de la investigación contra el presidente y fue revisado anteayer por representantes de la Abogacía General de la Unión, que defiende al presidente; la Procuraduría General de la República, y los abogados de Moro.

- Publicidad -

Según el exjuez del Lava Jato, que brega por que el video completo se haga público, las dos horas de imágenes respaldan las acusaciones de interferencia en la fuerza que había hecho al salir del gobierno, que derivaron en la apertura de la investigación. “El video confirma el contenido de mi declaración en relación con la interferencia a la PF, motivo por el que dejé el gobierno”, dijo Moro.

La defensa del exministro de Justicia pidió ayer al juez Celso de Mello, responsable por la decisión, que dé publicidad al video completo para que “salgan a la luz declaraciones de tono autoritario inviables de permanecer en las sombras”, en una presentación a la que tuvo acceso LA NACION.

La divulgación del video completo permitirá verificar, según Moro, reclamos del presidente por “no haber apoyado las manifestaciones contrarias al distanciamiento social, no haber apoyado las declaraciones públicas de minimizar la pandemia; y no haber concordado con la interferencia del presidente en la PF de Río de Janeiro y en la Dirección General”. El diario brasileño O Globo reconstruyó a partir de fuentes que vieron el video que el contenido sería “devastador” para el presidente.

Mientras la Corte escucha a las partes para resolver sobre la conveniencia o no de hacer público el video, la disputa se ha convertido en una guerra de narrativas entre Bolsonaro y el exministro. El presidente brasileño negó taxativamente que dentro de la cinta haya pruebas de algún pedido de protección para sus hijos o un intento de interferencia en la PF.

“Van a caerse del caballo con el video. No existe la palabra Policía Federal ni superintendencia. No existe la palabra investigación sobre hijos”, dijo el presidente a periodistas en la puerta del Palacio de la Alvorada.

Bolsonaro dijo que no presentaría reparos sobre la publicación de trechos de la reunión que se refieran a la Policía Federal. Sin embargo, planteó reparos para la liberación completa del video. Todo indica que al menos parcialmente, el video será publicado en las próximas horas.

En otra decisión, la Corte Suprema resolvió ayer dar a conocer los tres exámenes de Covid-19 que se había hecho Bolsonaro, quien en las últimas semanas se había negado a mostrarlos a la prensa. El derechista se hizo los exámenes identificado con seudónimos por cuestiones de seguridad y en las tres oportunidades dio negativo.

Pese a la gravedad del avance del coronavirus -Brasil tuvo ayer 749 muertes y alcanzó las 13.149- las turbulencias políticas siguen concentrando la atención de la presidencia, como desde el inicio de la pandemia.

Una encuesta publicada el martes muestra que el combo de crisis sanitaria, política y económica, junto con la reciente salida de Moro, han lesionado la popularidad de Bolsonaro, quien niega la gravedad del virus. El 43% de los brasileños consideran mala o pésima su gestión, según una encuesta de la consultora CNT/MDA. En enero esa franja era de 31%.

La posible divulgación del video suma un ingrediente más de incertidumbre al cóctel de inestabilidad, que podría comprometer al presidente y, según el contenido, provocar un terremoto en la capital brasileña, evaluó Paulo Calmon, politólogo de la Universidad de Brasilia. El profesor dijo que no solo podrá ser determinante para probar la interferencia en la PF, sino que, en última instancia, un video “demoledor” podría sacudir el tablero político y enfilar al presidente a un juicio político.

“Tiene el potencial de revelar el ambiente interno del gobierno, conflictivo en un contexto conturbado, de acusaciones contra el presidente y su familia mientras el país enfrenta la pandemia”, dijo Calmon. “El presidente no tiene partido y está apoyado por una coalición de diputados, sensible a su popularidad. Mientras el apoyo a Bolsonaro se reduce, se agranda el riesgo de que el impeachment sea su destino”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí