El blue se escapa a $ 138 con una brecha que supera el 100%

0
314

Resulta un 50 % más caro que el dólar turista. Alimenta expectativas de devaluación. Lo asocian a la emisión monetaria y al derrumbe del real en Brasil

Laura García

Cotizaba a $ 46 para las PASO. Y arrancó la cuarentena en $ 85. Pero el blue aceleró en medio del parate y ya está en $ 138, con una brecha que se acomoda arriba del 100% y que ya supera el 50% en el caso del dólar turista ( $ 90,7), el único al que accede legalmente el pequeño ahorrista que viaja o ahorra los US$ 200 mensuales que se le permiten por mes.

Así ,con una escalada este año del 80 %, el blue mira de lejos al oficial, en $ 67,65, que suma 13% y ya sufre los efectos de un mercado que amenaza su estrategia de “deslizamiento” fogoneando expectativas de devaluación.

Al igual que los dólares alternativos pero legales que se operan en Bolsa, la escapada del blue es el correlato de una emisión desbordada -que reclama la crisis del coronavirus ante la falta de otros recursos-, un humor inversor denso que presiente un default y teme por la recuperación post-pandemia, y finalmente un contexto en el que Brasil ya devaluó su moneda 40% en 2020 y llegó a los 6 reales por dólar.

El Banco Central está sufriendo las distorsiones que introduce la brecha. En la medida en que alienta la expectativa de un mayor precio del oficial (mayorista), se desvanece la oferta genuina y la entidad debe vender para contener la demanda de divisas.

Así volvió a pasar en la rueda de ayer, cuando en esta época del año debería estar reforzando sus arcas con las divisas del agro. Sólo en abril, vendió US$ 550 millones.

“La situación monetaria es insostenible, disruptiva. Recién ahora está empezando a permear la economía. Lo que ocurre es que las consecuencias están muy contenidas por la recesión y la cuarentena”, comentó Luciano Cohan, de Seido. En cuanto a la incidencia de la brecha en los precios, apuntó que “tiene mucho más que ver con la cotización oficial, auunque no significa que no importe. Siempre que hubo saltos en la inflación fue cuando hubo un cambio en el oficial. El punto es ver en qué medida el Banco Central lo pueda sostener”.

Mientras tanto, los dólares alternativos se enfriaron un poco, aunque no por eso dejan de acumular un alza del 65 % en el año. El llamado dólar Bolsa, que permite obtener divisas en el país mediante la compra y venta de bonos, bajó 2,8 %, a $ 119,35, mientras que el “contado con liqui” (CCL), que es la operatoria para girar los dólares al exterior, retrocedió 2,3 %, a $ 122,8. Así, la brecha con el oficial está en torno al 80% en ambos casos. 

Nery Persichini, Head of Strategy de GMA Capital, explicó por su parte cómo actúan las expectativas de devaluación que atiza la brecha: “Se toman decisiones operativas, que son estrategias racionales. Por un lado, retener granos, por el otro, acelerar compras en caso de los importadores. El Central se ve obligado a vender y se acelera la presión sobre el dólar oficial. Lo cierto es que hasta ahora la cuarentena es como un dique de contención para la inflación. Pero el punto es qué van a hacer cuando los pesos emitidos este año empiecen a sobrar, a estar ociosos”.

Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment, también menciona el tema monetario. “La gran emisión de pesos para subsanar la crisis está teniendo un impacto muy grande, ya que las tasas en pesos son muy bajas, y va a afectar por supuesto la inflación. No en el corto plazo pero en el largo sí.” Y recalca que no se puede obviar la cuestión regional: “El tipo de cambio libre está siguiendo mucho al real brasileño que se fue de 3,5 unidades por dólar a 6”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí