Anuncian en EE.UU las primeras pruebas positivas de una vacuna

0
308
El Instituto Malbrán analiza 300 muestras diarias de casos sospechosos de coronavirus y puede triplicar ese número, ya que no tiene colmada su capacidad operativa, informó el Ministerio de Salud de la Nación - Foto: Telam

Por: Rafael Mathus Ruiz

La cruzada en busca de la solución definitiva a la pandemia de Covid-19 brindó la primera buena noticia : Moderna, una de las empresas en la carrera para desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus , anunció resultados prometedores en las primeras pruebas clínicas de su candidata: ocho personas desarrollaron anticuerpos en niveles similares o mayores a los de personas infectadas que lograron curarse.

“No podríamos estar más felices”, dijo el CEO de la compañía biotecnológica, Stephane Bancel, en una entrevista con el canal CNBC, luego del anuncio. Los resultados de las pruebas, afirmó, “no pueden ser mejores”.

El anuncio desató una pequeña euforia en Wall Street -el índice S&P 500 subió un 3,1%-, y ya provocó jugosos réditos para la empresa, cuya acción trepó casi un 20 por ciento.

Moderna, la primera empresa en realizar estudios clínicos de una vacuna en Estados Unidos, dijo en un comunicado que las primeras pruebas clínicas de “Fase Uno” de su vacuna arrojaron resultados “positivos”. En esa prueba, ocho personas inoculadas desarrollaron anticuerpos capaces de frenar el avance del SARS-CoV-2, y en un nivel similar o superior al de las personas que contrajeron el virus y lograron curarse , un indicador de que la vacuna es efectiva. En otro estudio con ratones, la vacunación con ARNm-1273 evitó la replicación viral en los pulmones de animales expuestos al nuevo coronavirus.

La novedad generó de inmediato un efecto dominó. La acción de la empresa se disparó, y los índices en Wall Street montaron un pequeño “rally” en la apertura de las operaciones que se reforzó por la tarde, ante el optimismo que generó el anuncio en el mercado. Moderna dijo que espera pasar pronto a la “Fase Dos”, en la cual la vacuna se probará en cientos de personas, y luego avanzar hacia la “Fase Tres” en julio, un estudio que abarcará a miles de personas.

Moderna es una de las empresas en Estados Unidos, Europa y China que corren para desarrollar una vacuna para frenar la pandemia del coronavirus lo más rápido posible. Un amplio consenso entre epidemiólogos, virólogos y expertos en salud pública coincide en que el virus no desaparecerá, y el retorno a la normalidad depende de encontrar una vacuna que sea efectiva y segura. Más allá del avance, expertos advirtieron que hay que esperar las próximas pruebas para tener certeza de la efectividad y la seguridad de la candidata de Moderna. Aun s i todas las pruebas clínicas son exitosas, la vacuna estaría lista recién el año próximo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene en su órbita más de 100 proyectos de vacunas. Otras de las vacunas que ya han avanzado a las pruebas son una de la Universidad Oxford, en Inglaterra, y otra de Pfizer, una de las farmacéuticas norteamericanas más grandes. En total, hay ocho vacunas que ya han sido sometidos a pruebas clínicas en humanos.

El desafío por llegar a la meta es enorme, y es doble. No solo la ciencia debe, primero, hallar una vacuna que sea efectiva y segura. Después, las farmacéuticas deben producir, literalmente, miles de millones de dosis. Para lograr eso, faltan fábricas e insumos. Por eso la carrera va en dos carriles. Por un lado, los científicos trabajan contrarreloj para crear la vacuna y realizar las pruebas clínicas de rigor para encontrar la fórmula más eficaz y segura. Por otro, gobiernos, filántropos y empresas apuran la construcción de fábricas, para evitar que haya “cuellos de botella” en la producción.

El gobierno de Estados Unidos lanzó la “Operación Warp Speed” para lograr la vacuna en tiempo récord. Uno de los directores de Moderna, Moncef Saloui, dejó la junta de la empresa para liderar esa iniciativa, un papel que ya le valió el apodo de “Zar de las Vacunas”. El nombramiento también generó una controversia. Al provenir de Moderna, figuras de la oposición demócrata, como la senadora Elizabeth Warren, exigieron que Saloui venda sus acciones para evitar un conflicto de intereses. Moderna además recibió US$ 483 millones de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico, una agencia federal. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí