El oficialismo busca apoyo opositor para el impuesto a las grandes riquezas

0
283
La inquietante fortuna de Máximo Kirchner, el hombre que nunca trabajó y lo podría alcanzar su propio impuesto - Foto: Telam

Por: Laura Serra

El bloque oficialista de la Cámara de Diputados, que conduce Máximo Kirchner , aún no presentó el anunciado proyecto que propone gravar las grandes fortunas aunque ya anticipó que está dispuesto a abrir el texto a las sugerencias que le acerque la oposición para alcanzar la mayoría que le permita aprobarlo.

Todo indica que esta semana, a más tardar la próxima, Máximo Kirchner y Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto, darán a conocer la iniciativa, que ya cuenta con el aval del presidente Alberto Fernández tras recibirlos a ambos en Olivos la semana pasada. Como se trata de la creación de un nuevo impuesto, se requerirá para aprobarlo una mayoría agravada de 129 votos positivos en la Cámara de Diputados, y el oficialismo, en minoría con 119 miembros, estará obligado a buscar apoyos en la oposición.

“Más que un proyecto, nosotros queremos que sea una ley y, en función de eso, hay que buscar el acompañamiento de otros bloques, de aquellos que tengan vocación de enriquecerlo”, enfatizó el diputado oficialista Darío Martínez, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara baja, a LA NACION . El legislador, que colabora con Heller en la elaboración de la iniciativa, anticipó que tal vez esta semana sea finalmente presentada en sociedad.

La iniciativa en cuestión propone gravar, por única vez, los patrimonios de las personas físicas (no empresas) superiores a los 3 millones de dólares por medio de una alícuota que variará entre el 2 al 3,5% según la envergadura de ese patrimonio. Según Heller, el universo de contribuyentes de este nuevo impuesto no superará las 12.000 personas y se estima una recaudación de entre 3000 a 4000 millones de dólares.

“Estoy seguro que hay una mayoría en la oposición que comparte el espíritu de este proyecto y de que hay un sector en la Argentina con amplia capacidad contributiva que no va a perder su condición de millonario por afrontar este tributo que, todos estamos de acuerdo, será por única vez”, planteó Martínez.

En efecto, en la oposición hay sectores que ven con simpatía el anunciado proyecto oficialista, aunque quieren discutir el destino de la recaudación que generará este nuevo impuesto. A priori, el oficialismo propuso que estuviese destinado específicamente a atender las necesidades sanitarias que genera la pandemia de coronavirus en el país. En Consenso Federal, por caso, sugieren que la recaudación se asigne a la constitución de un fondo que garantice créditos a tasa cero para las PyME.

“La propuesta es que los recursos que genere este impuesto se apliquen a subsidiar la tasa de interés hasta llegar a cero para créditos a 18 meses con 6 de gracia, aplicables a capital de trabajo y solventar el pago de la nómina salarial. Las Pyme que tomen el crédito no podrán despedir personal”, sugirió el diputado Alejandro “Topo” Rodríguez, muy cercano al exministro de Economía Roberto Lavagna.

Desde el oficialismo sostienen que la asignación específica del impuesto será uno de los temas de debate. También la posibilidad de que este tributo sea coparticipado entre las provincias.

En Juntos por el Cambio la propuesta oficialista genera tensiones internas. Por de pronto, la conducción de la bancada, liderada por el diputado Mario Negri, ya anticipó que no está de acuerdo en que este proyecto, por su complejidad, sea abordado en una sesión remota, que es la dinámica de funcionamiento que adoptó el Congreso mientras se extienda la cuarentena.

“Se trata de una iniciativa que requiere mayorías agravadas y genera mucha polémica. Para este tipo de debates reclamamos sesiones presenciales”, enfatizó Negri.

No piensa lo mismo el resto de los bloques de la oposición: tanto el interbloque Federal, que conduce Eduardo “Bali” Bucca, como el interbloque Federal para el Desarrollo, encabezado por José Ramón, sostienen que el Congreso no puede soslayar el debate de los temas más urgentes y que las sesiones presenciales son imposibles de realizar mientras los traslados de los legisladores a la Capital se mantengan suspendidos por la cuarentena. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí