El calendario de la deuda: si no hay arreglo, en un mes habrá que pagar US$ 670 millones

0
186
Martín Guzmán aseguró que no extenderán el plazo para que los bonistas acepten el canje salvo que haya “nuevos elementos” - Foto: Telam

Vencen cupones del bono a 100 años y del Discount. El mercado apuesta a que antes de ese día se pactará con los bonistas.

Por: Gustavo Bazzan

El Gobierno ya acumula tres bonos en default pero ahora tiene el calendario “libre” hasta el 28 de junio. Exactamente dentro de un mes, la Argentina debe pagar cerca de 100 millones de dólares por el cupón semestral del bono a 100 años emitido en junio de 2017. Dos días después, enfrenta un vencimiento más importante: 572 millones de dólares para saldar un cupón de intereses (dólares y euros) de los bonos Discount pertenecientes al canje de deuda de 2005.

Los acuerdos de confidencialidad firmados con los principales grupos de bonistas, el compromiso de dichos bonistas de no negociar los bonos del canje hasta que terminen las negociaciones y las intensas negociaciones que se están llevando adelante por estas horas sugieren que no se incurrirá en nuevos incumplimientos. Es decir, que antes del 28 de junio debería estar cerrada la negociación que involucra a papeles de deuda argentina, emitidos en moneda y bajo legislación extranjera, por unos 66.000 millones de dólares.

Esto quiere decir que a fin de junio, ya deberían haberse emitido los nuevos bonos y rescatado los que hoy están en manos de los acreedores. Pero la forma definitiva del acuerdo aún no se conoce.

Lo último que se sabe es que hubo un notable acercamiento entre las partes, necesario pero aún insuficiente. Tomando como elemento común la tasa de salida o “exit yield” que utilizan tanto el Gobierno como los bonistas, las propuestas estarían hoy en 45 dólares por parte del Gobierno, y 55 a 58 dólares del lado de los bonistas. Habían arrancado en 40 y 60, respectivamente. El número del acuerdo está más cerca de 55 que de 45, dicen en el mercado.

La “exit yield” es un elemento clave en la ecuación. Los valores anteriores están calculados a una tasa del 10%. Es lo que suponen las partes que rendirán los nuevos bonos que entregue el Gobierno una vez que se puedan comprar y vender en los mercados. A más pesimismo sobre el valor de esos bonos pero, sobre todo, el futuro económico de la Argentina, más alta es esa exit yield.

Los bonos de la deuda de otros países de la región están más cerca del 3%. De hecho Perú emitió deuda el mes pasado a una tasa menor al 3% y Paraguay en torno al 5% Aún usando la misma exit yield, la distancia entre las dos ofertas se explica por otras variables.

La Argentina originalmente se había plantado en no pagar nada hasta noviembre de 2023, no capitalizar los intereses devengados hasta ese pago y arrancar pagando intereses de 0,5% anual. El cupón promedio de todos los bonos emitidos terminaría rondando el 2,5%. En este esquema, la Argentina haría un primer pago de 300 millones de dólares a fines de 2023. Luego esos pagos irían escalando.

Los acreedores están pidiendo acortar el plazo de gracia a un año como mucho, cupones de intereses más altos, devolución del capital en plazos más cortos y capitalizar los intereses. También piden un bono más corto, que venza en 2027.

Algún grupo de bonistas pidió un cupón atado al PBI. El primer pago de esta oferta, rondaba los 700 millones de dólares.

No trascendió que parte de la oferta habría retocado la Argentina para subir el valor de la oferta -como trascendió- de 40 a 45 dólares.

Lo que sí parece claro es que el mercado le está dando altas probabilidades a un arreglo. De hecho los bonos en dólares subieron más del 20% en mayo y la impresión de los analistas es que el Gobierno no tiene mucho margen de maniobra como para elegir un default antes que un acuerdo. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí