El coronavirus mató a 500 pacientes en Argentina: se aceleró el ritmo de muertes, pero bajó la tasa de letalidad

0
338
El coronavirus mató a 500 pacientes en Argentina: se aceleró el ritmo de muertes, pero bajó la tasa de letalidad

Los últimos 100 casos fatales se dieron en solo 7 días. Pero la curva creció menos que la de contagios. Alerta por la mortalidad en geriátricos.

Por: Paula Galinsky

Este miércoles se superó una nueva barrera: ya son 500 los muertos por coronavirus en el país. Y ocurrió en tiempo récord, los últimos 100 casos se registraron en apenas 7 días. El ritmo de fallecimientos viene aumentando. A pesar de esto, la tasa de letalidad bajó. El foco está puesto en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, de allí son casi cuatro de cada cinco víctimas fatales. Preocupan los contagios en geriátricos donde, por la avanzada edad de los infectados y la comorbilidad, pierde la vida cerca del 20% de los alcanzados por el virus.

Los especialistas indican que el famoso pico se acerca. Y que primero llegaría el de los contagiados y, luego, el de los muertos. En tanto, la evolución de la pandemia muestra que el ritmo en los decesos está creciendo.

Para llegar a los primeros 100 fallecidos demoramos 38 días. Entre los 100 y 200 pasaron 14. Hubo otro aumento hasta los 300: a esa cifra se arribó 11 días después. El camino a los 400 tardó el mismo plazo, otros 11 días.

Para los 500 volvieron a acortarse los tiempos. Los últimos 100 fallecidos se sumaron en una semana. Más de 14 en promedio por día, contra los menos de 3 por jornada que teníamos con el centenar inicial.

La brecha de género se mantuvo estable, si comparamos el perfil de los 400 y los 500 fallecidos. Son más hombres (59,8%) que mujeres (40,2%). Hace 7 días, los porcentajes eran 60,3% y 39,7%.

Esta tendencia siempre existió aunque, con el avance de la enfermedad en Argentina, se fue achicando. Al comienzo de la pandemia en el país, con 100 muertos, el 74% era hombre contra un 26% de mujeres. Esto llamaba la atención ya que en contagios estaban parejos: 52,6%, ellos; y 47,4%, ellas.

El promedio de edad de los casos fatales tampoco se modificó bastante: con 400 muertos era de 73,2 años. Hoy es de 73,1. Cuando teníamos 100 muertos la media sí era más baja, de 69,3.

Entre los últimos 100 tuvimos que lamentar la víctima fatal más joven. Un hombre de 19 años, oriundo de la provincia de Buenos Aires. Fue el fallecido número 406. Según pudo averiguar Clarín, se trataba de una persona con una patología seria de base que se encontraba inmunosuprimida.

En la dramática lista, ya había perdido la vida otro hombre de corta edad: tenía 27 años y también residía en la Provincia. Fue el número 130.

Sin embargo, esas fueron excepciones. La tasa de letalidad es mucho más alta entre los mayores: en los geriátricos se ubica cerca del 20%.

Según datos de la cartera de Salud porteña, en la Ciudad hubo 239 contagiados en estas residencias de los cuales murieron 51. En la provincia de Buenos Aires, se infectaron 56 ancianos en hogares y 10 fallecieron. Es decir que 61 de los 377 muertos que hay entre Capital y Provincia eran adultos mayores que contrajeron el virus en geriátricos.

La situación en los barrios más postergados de la Ciudad y la Provincia también tiene en alerta a las autoridades sanitarias, aunque la relación entre infectados y muertos es mucho menor. Hasta el momento, son 2.993 los casos confirmados en zonas vulnerables de Capital y 23 fallecidos. Es decir que la letalidad es menor al 1%. En Provincia, según datos oficiales, hay 634 contagiados en barrios populares y ningún muerto.

En los reportes diarios difundidos por la cartera de Salud dejaron de dar detalles sobre factores de riesgo de los fallecidos o sobre la forma en la que contrajeron el Covid 19 por lo que esa información solo se conoció en algunas ocasiones y estuvo basada en lo que compartieron provincias, municipios o familiares de los afectados.

El 7 de marzo, con apenas ocho casos confirmados, falleció el primer argentino. Se llamaba Guillermo Abel Gómez, tenía 65 años. Estuvo en el Hospital Argerich. Había viajado a Francia y tenía enfermedades preexistentes.

Hoy hay 206 víctimas fatales en la provincia de Buenos Aires, donde se encuentran 4.770 infectados. La Ciudad está segunda en cantidad de personas que perdieron la vida. Son 171. Aunque tiene muchos más positivos: 6.564.

En Chaco ya reportaron 47 muertos. En Córdoba, otros 28. También hay fallecidos en las provincias de Río Negro (18), Mendoza (9), La Rioja (7), Neuquén (6), Tucumán (3), Santa Fe (3) y Misiones (1).

“Es cierto que se está acelerando el ritmo de muertes en términos absolutos porque cada vez se suman 100 fallecidos en menos días. Sin embargo, al aparecer cada vez más contagiados, la tasa de letalidad, que calcula muertos en relación al total de infectados, está bajando”, explica en diálogo con Clarín Lautaro de Vedia, infectólogo del Hospital Muñiz.

Dice que con 400 muertos, la tasa era de 4,3%. Y que ahora es de 3,6%. “Cada muerte preocupa pero, si tenemos en cuenta la evolución epidemiológica, no estamos peor”, sostiene.

La clave hoy está en frenar los contagios aumentando los testeos. “Entre el 26 de abril y el 9 de mayo tuvimos aumentos diarios de contagiados del 2% y 3%. En adelante, el porcentaje empezó a crecer y hoy estamos entre un 6% y un 7%. En 14 días duplicamos el número de infectados, entonces es lógico que se acelere el ritmo de muertos”, detalla de Vedia.

Y pide seguir poniendo atención en los geriátricos: “El 40% de los muertos tenía más de 80 años. Y en CABA el porcentaje de este grupo es mayor: el 47%. En cambio, el 6,8% era menor de 50”.

Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), se refiere a lo que está sucediendo en los barrios populares. Señala que, hasta hoy, son pocos los muertos en relación al total de infectados porque está afectando a mucha gente joven. Aunque también destaca que el brote se sintió con fuerza en estas zonas en los últimos 14 días y que las muertes suelen registrarse después de 20 días con síntomas.

“Hay pacientes que recién están entrando a terapia. Esto quiere decir que es probable que tengamos más fallecidos la semana que viene. Igualmente, no creo que exceda la tasa de letalidad general pero sí podría superar el 1% actual”, advierte Sued.

Para Eduardo López, infectólogo del Hospital Gutiérrez, “es un momento complejo el que se está viviendo en los barrios populares”. “Cada vez vamos a tener más casos en zonas vulnerables de la Ciudad y también van a empezar a detectarse en la Provincia.  Si bien la tasa de letalidad se va a mantener baja por la edad de los afectados, al haber muchos infectados también vamos a encontrarnos con más muertos”, asegura López. Aunque aclara que sigue siendo mucho más difícil el tema en los geriátricos: “En España representaron entre el 30% y 40% de la mortalidad”.

Por último, remarca que Capital, provincia de Buenos Aires, Chaco y Córdoba se están distanciando del resto del país. “Tenemos provincias que nunca tuvieron casos como Formosa o Catamarca y otras en las que están sin infectados desde hace más de 50 días, como Jujuy y San Luis. Estos datos ayudan a entender dónde está el problema”, agrega. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí