El Gobierno y el PJ estudian la posibilidad de suspender las PASO y se encienden alarmas en la oposición

0
716
Asunción de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner – Foto:

Por: Jaime Rosemberg

En la Casa Rosada, el Congreso y el peronismo -y aún con las lógicas restricciones que impone la pandemia del coronavirus-, ya se discute la eventual suspensión de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) previstas para las elecciones legislativas del año próximo, en las que el Frente de Todos intentará revalidar y aumentar su cuota de poder. Los ecos de esas conversaciones ya se convirtieron en un motivo real de preocupación para la oposición.

“No hay nada concreto ni definido, la gente tampoco está pensando en eso. Pero se habla permanentemente del tema con los compañeros del bloque. En momentos de emergencia como estos, algún cambio tiene que haber”, afirmó a LA NACION el diputado y presidente del PJ, José Luis Gioja.

“Si no hay PASO tiene que haber internas. Y siempre es mejor que las controle la Justicia”, agregó el tres veces gobernador de San Juan, sin dejar de elogiar el “avance” que significaron las PASO, creadas por el kirchnerismo luego de la derrota de Néstor Kirchner en las parlamentarias de 2009.

Las palabras de Gioja son solo la punta del iceberg de un debate interno que, por ahora, desde el Gobierno describen como embrionario. “Suena lógico [suspenderlas], pero no lo estamos analizando ahora, tenemos otras urgencias”, afirmaron desde un despacho importante de la Casa Rosada. “Es un tema que está dando vueltas, por ahora no hay nada”, contestaron cerca del presidente Alberto Fernández, quien precisamente en las PASO del año pasado obtuvo -como candidato único- una diferencia de votos indescontable sobre Mauricio Macri, a quien venció dos meses después en las elecciones generales de octubre.

Desde la secretaría de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior y la Dirección Nacional Electoral no hicieron comentarios ante el pedido de este diario.

En el nuevo escenario se invierte del debate de 2018, cuando desde Cambiemos alentaban el fin de las PASO, con el argumento económico como estandarte y ante la férrea oposición del peronismo, que necesitaba las primarias para resolver sus internas.

Distintos actores del PJ coinciden en aunar motivos sanitarios y económicos a la hora de pensar en suspender -o derogar, según el caso- la ley de primarias. “No sabemos cómo ni cuándo termina todo esto: necesitamos como mínimo tener una vacuna contra el coronavirus para pensar en hacer una elección” , afirma un dirigente peronista histórico.

Los casos de Estados Unidos, con elecciones presidenciales programadas para el próximo noviembre, y de Bolivia, que las prevé para septiembre, sirven como parámetros que en Balcarce 50 también se monitorean con atención.

Por otro lado, en el PJ hablan de las “restricciones presupuestarias y la situación de ajuste que va a dejar el acuerdo con los acreedores” para 2021. En febrero de ese año debería ponerse en marcha el proceso electoral que terminaría en agosto, con las PASO, y en octubre, con las elecciones de renovación de bancas en el Congreso.

Precisamente el Congreso es quien debe decidir, ante un hipotético envío del proyecto de suspensión o derogación, la suerte de las primarias. “En Senado tenemos el número y en Diputados no estamos tan lejos. Pero la idea es consensuar una iniciativa común con la oposición”, destacó una espada parlamentaria oficialista. Impedido de disponer la suspensión o derogación de las PASO por decreto, el oficialismo necesita de mayorías especiales (mitad más uno de los legisladores) en ambas cámaras para lograr ese objetivo.

Desde la oposición, nucleada en Juntos por el Cambio, solo hay quejas y preocupación ante la posibilidad de que el oficialismo impulse finalmente la iniciativa. “El peronismo no las necesita, están en el poder y siempre se alinean. Nosotros necesitamos esa herramienta porque habrá internas de Juntos por el Cambio en todos lados. Organizar unas PASO sin la Justicia electoral sería muy complicado”, se sinceró a LA NACION un importante dirigente de Pro, donde el sector de los “halcones”, cuya figura más visible es hoy la titular partidaria, Patricia Bullrich, conviven con el sector “dialoguista”, referenciado en el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En el radicalismo opinaron de manera similar. “En el llano, la única forma que tenés de alinear la tropa es esta, para que la gente decida qué candidatos los representan mejor”, afirmaron fuentes del sector de Martín Lousteau, quien junto a otros dirigentes reclamara sin éxito a Pro organizar una interna contra Macri. Les contestaron que “al Presidente no se le hace una interna”, por lo que la alianza opositora fue con lista única a las generales de octubre.

“Nos resulta raro y peligroso como tema para analizarlo ahora, falta mucho para el calendario electoral 2021. Las intenciones no se entienden. Quizás quieren dividir a la oposición, pero en Juntos por el Cambio sostenemos y trabajamos todos los días la unidad”, afirmaron a LA NACION los diputados de la CC-ARI Maximiliano Ferraro y Juan López. “Las reglas de juego en la democracia no se pueden cambiar de un día para el otro y por antojo o capricho de algunos. Nosotros desde CC siempre defendimos las PASO”, agregaron los diputados del partido de Elisa Carrió.

“Se entiende la preocupación de la oposición, las internas son una muestra de salud del sistema político. Pero esta no es una época normal, si las elecciones fueran dentro de un mes no se harían. Hay que conversar y decidir algo entre todos”, puntualizan desde el oficialismo, en el preámbulo de una discusión que podría subir de temperatura a medida que la batalla contra el coronavirus decante en el retorno a la normalidad en el país. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí