El médico presidencial le recomendó a Alberto Fernández que no salga de la Quinta de Olivos

0
310
El Presidente de la Nación Alberto Fernández - Foto: Presidencia

El doctor Federico Saavedra le pidió “restringir al máximo el contacto interpersonal” por el aumento de los casos.

Por: Guido Carelli Lynch

El presidente Alberto Fernández restringirá al máximo sus actividades fuera de la residencia de Olivos y evitará “al máximo” los contactos interpersonales. Es un pedido del jefe de la Unidad médica presidencial en el marco del aumento de casos de coronavirus en el área metropolitana de Buenos Aires.

“Considerando la situación actual en relación a la pandemia COVID-19, y observando la progresión en el número de casos positivos registrados en el ámbito del AMBA que evidencian un significante aumento de la circulación viral, es mi responsabilidad recomendarle al Señor Presidente de La Nación Argentina, Dr. Alberto Fernández, continuar desempeñando sus tareas habituales en su residencia y restringiendo al máximo posible el contacto interpersonal”, señala el texto que firma el doctor Federico Saavedra y que el Ejecutivo difundió en un comunicado.

“Resulta imprescindible en este momento extremar las medidas de prevención y cuidados, evitando exposiciones de riesgo para su salud”, agrega el ex director del sanatorio Otamendi, que llegó al Gobierno después de ser el médico personal del Presidente durante 10 años.

El martes, el jefe de Estado había suspendido su viaje previsto para el sábado a Rosario, adonde participaría del acto por el día de la bandera. Fernández ratificó el fin de semana su voluntad de viajar a la localidad santafesina, luego de que Daniel Arroyo, que había compartido una actividad con el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, tuviera que realizarse un hisopado para saber si había sido contagiado.

La situación del ministro de Desarrollo Social, que estaba con el Presidente en La Rioja cuando trascendió que el alcalde estaba infectado, mantuvo en vilo al Gobierno hasta que se conoció la noticia de que su test había dado negativo. “Quiero ir (a Rosario), vamos a hacer algo más cuidado. Tenemos que cuidarnos. No podremos hacer desfilar la bandera más larga del mundo”, expresó el mandatario en declaraciones radiales. Finalmente decidió suspender un viaje que se preanunciaba como problemático por la resistencia de opositores, que alertaban el riesgo innecesario que podría significar que una comitiva se traslade desde el distrito con mayor circulación del virus a una ciudad donde el virus esta controlado. También, por las manifestaciones en contra del proyecto de estatización de Vicentin.

Si el test de Arroyo hubiera dado positivo, el Presidente se hubiera tenido que someter a un hisopado. El 8 de mayo, consultado por Clarín, Fernández dijo que no se había sometido a un testeo. Fuentes oficiales confirmaron este viernes que nada cambió desde entonces. “No lo indica el protocolo”, explican.

Cerca del mandatario habían anticipado que el ministerio de Salud evaluaría si era necesario tomar nuevas medidas para resguardar su salud. “Vamos a consultar a y ver cómo van estos días”, destacaron entonces.

En las últimas semanas, el Presidente había reactivado su agenda fuera de Olivos; con viajes a las provincias y para hablar de los planes del Ejecutivo para la postpandemia. Esas incursiones también -en particular la de Villa La Angostura- le valieron críticas por movilizar a una delegación. El Gobierno oficialmente negó que no se hubieran tomado los cuidados necesarios.

Ahora volverá a concentrar sus actividades en la residencia de Olivos. Entre el 15 y el 28 de abril, el Presidente no salió de la quinta. “Fue totalmente casual”, explicaron entonces.

La decisión del Presidente es también un gesto en el medio del pedido a los habitantes del AMBA para que eviten circular y mientras el Gobierno analiza si retrotraerá a la Fase 1 de la cuarentena a la Ciudad y el conurbano.

Mientras Arroyo sigue con el aislamiento que manda el protocolo, los ministros del gabinete también reducen sus actividades y reuniones al máximo, según confirman fuentes oficiales.

En el primer día de su nuevo “aislamiento”, el Presidente mantuvo una videoconferencia con el gobernador salteño Gustavo Sáenz en el aniversario de la muerte del General Martín Miguel de Güemes y una comunicación telefónica con su par chileno, Sebastián Piñera. Al final de la tarde recibió al gobernador bonaerense Axel Kicillof y al vicejefe porteño Diego Santilli. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí