Brasil: ¿Jair Bolsonaro tuvo coronavirus?

0
291
Brasil: mientras Bolsonaro desafía la pandemia, el país superó los 22 mil muertos

“Creo que ya la tuve”, replicó el propio presidente. Y llamó a no tener miedo ni exagerar. Brasil es el segundo país con más casos de Covid en el mundo.

¿El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tuvo coronavirus? Él cree que sí, que se contagió y que lo superó. Fue un anuncio sorpresa que llega después de que el mandatario brasileño negó varia veces cualquier sospecha de infección y minimizó la relevancia de la pandemia de COVID-19.

Bolsonaro recordó en una emisión a través de Facebook que las pruebas que se ha realizado hasta ahora dieron negativo, pero agregó un matiz: “Creo que ya lo tuve”. Y no descartó realizarse un nuevo test para comprobar que tiene anticuerpos, según publica este viernes la prensa brasileña.

Bolsonaro llamó a “no tener miedo” y no caer en el “exceso de preocupación” ante un virus que, según dijo, podría terminar alcanzando al 70 por ciento de la población. Brasil es hoy el segundo país más afectado del mundo, con 1,2 millones de casos y unas 55.000 muertes.

La Justicia obligó a Bolsonaro a hacer públicas las pruebas de coronavirus, después de que varias de las personas que lo acompañaron en un viaje en marzo a Estados Unidos dieron positivo. Esta semana un juez también ha ordenado al presidente que use la mascarilla en el Distrito Federal.

Apoyo casi intacto

Pese a las polémicas, el nivel de apoyo a Bolsonaro apenas habría variado en estos últimos meses.

Bolsonaro tiene el 32% de imagen positiva y el 44% de negativa, según una encuesta en la que se observa que su aprobación se mantiene casi intacta luego del escándalo por la detención de un amigo.

Para el 32% la imagen es óptima o buena, lo que significa una caída de solo un punto frente a un sondeo realizado en mayo, indicó la consulta de Datafolha publicada este viernes en el diario Folha de San Pablo.

El 44% tiene una percepción mala o pésima del mandatario, contra el 43% de mayo, mientras el 23% lo juzgó regular, frente al 22% de hace un mes.

La consulta telefónica a 2016 personas fue realizada entre los días 23 y 24 de junio, con un margen de error de 2 puntos hacia arriba y 2 hacia abajo.

Esto indica que los principales indicadores de popularidad se mantuvieron dentro del margen de error luego del arresto, ocurrido la semana pasada, de Fabricio Queiroz, un policía retirado involucrado en un escándalo de lavado de dinero.

Queiroz es amigo de Bolsonaro desde 1984, cuando ambos estaban en el Ejército, y fue asesor de Flavio Bolsonaro, cuando el hijo del mandatario fue diputado estadual en Rio de Janeiro, entre 2003 y 2018.

Mejor comunicación para salvar el gobierno

Sacudido por los escándalos, y la pandemia en plena ebullición, Bolsonaro busca recuperar la imagen de su gobierno con un nuevo ministerio de Comunicaciones.

La designación del titular de esa cartera dista de ser trivial: Fabio Faria, de 42 años, es yerno de Silvio Santos, dueño de la televisora SBT, una de las mayores del país.

Joven, apuesto y carismático, Faria insistió -al asumir el cargo la semana pasada- en la necesidad de “pacificar” el país y propuso un “armisticio patriota” para combatir el coronavirus en el país más golpeado por la pandemia después de Estados unidos.

Todo un contraste con el tono belicoso de un Bolsonaro impulsivo y escéptico del coronavirus. Siempre en conflicto con el Congreso, la corte suprema y los gobernadores que aplicaron medidas de confinamiento para frenar la pandemia.

Desde el inicio de su gobierno en 2019, el mandatario ultraderechista mantiene además relaciones tirantes con la prensa, a la que suele tratar con desprecio – llegó a afirmar que los periodistas son “una especie en vías de extinción”- y la cual cuestiona sus palabras y sus actos.

Para dar una imagen más respetable del gobierno, Fabio Faria deberá imponerse ante el denominado “gabinete del odio”, dirigido, según los medios, por Carlos Bolsonaro, el tercer hijo del presidente.

Este grupo informal, que opera desde el palacio presidencial de Planalto, es el origen de campañas incendiarias en las redes sociales contra los enemigos de Jair Bolsonaro. También es sospechoso de publicar informaciones falsas.

Bolsonaro “está dispuesto a mejorar su imagen y su relación con los (otros) poderes” y “su principal desafío será facilitarle la gobernabilidad”, dijo a la AFP el consultor político André Rosa. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí