Periodistas denunciaron en la Cámara de Diputados intimidaciones y presiones

1
177
El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, durante la sesión remota de la Cámara Baja - Foto: Telam

Intimidaciones, juicios, presiones sutiles y directas, campañas de desprestigio, multas económicas. Periodistas de distintas provincias retrataron ayer en una reunión de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados los desafíos que enfrenta la profesión, agravados por la irrupción de la pandemia.

De la sesión virtual, convocada para hablar sobre intimidaciones a la prensa y sobre el ciberpatrullaje impulsado por el Ministerio de Seguridad, participaron solamente los diputados de la oposición. No hubo ninguno del Frente de Todos.

El primero de los periodistas en relatar su experiencia fue Carlos Eguía, de Neuquén, que denunció una persecución en su contra del sindicalista petrolero Guillermo Pereyra. “En 2017 me inició una acción penal por calumnias e injurias por leer en la radio una investigación que hicimos sobre los negocios de su familia. La información era veraz. Pero como hablé de falta de ética de su parte, para él resultaron comentarios agraviantes por los que debía ser condenado”, dijo.

Eguía ganó en todas las instancias, pero -explicó- Pereyra le abrió nuevas denuncias: “Todo esto implica un gasto que no puedo llevar adelante. Incluso llegó a decir que yo tenía una AFI paralela”. El periodista calificó a Pereyra como “Hugo Moyano multiplicado por 10: donde él quiera para la Argentina, porque para Vaca Muerta”. Y añadió: “Es tan poderoso ahora como lo fue durante el gobierno de Mauricio Macri. No es cuestión de un gobierno sino de personas que tratan de cercenar nuestra libertad”.

El segundo periodista que contó su experiencia traumática fue Ariel Barrios, de Pichanal, un pueblo salteño de 37.000 habitantes. Su caso tuvo alcance nacional por lo insólito: el intendente local, Sebastián Domínguez, le impuso una multa de 40.000 pesos por informar sobre casos de coronavirus en la zona.

“El Concejo Deliberante había convalidado en marzo una resolución del intendente que penalizaba la publicación de noticias falsas vinculadas a la pandemia. Con esa herramienta, me notificó que había detectado dos noticias falsas publicadas por mí”, relató Barrios ante los diputados. “Los casos eran reales, pero como no los confirmaba él los consideró noticias falsas”.

La repercusión del escándalo hizo que el Concejo Deliberante dejara sin efecto la resolución. “Se determinó que se había usado esa herramienta como una forma de limitar la libertad de expresión. Para mí era un castigo muy pesado. Me llevaría un mes y medio de sueldo si tuviera que afrontar esa multa”, indicó.

Campañas de difamación

Guadalupe Vázquez, periodista que trabaja en radio Rivadavia y LN+, denunció en la reunión “la alta vulnerabilidad” que sufren hoy los periodistas. Recordó cuando fue echada del canal C5N cuando Cristóbal López lo compró. Y relató un episodio reciente que se dio cuando informó en sus redes sociales sobre una resolución del Banco Central que permitía comprar dólares al valor oficial a quienes cobran indemnizaciones como víctimas del terrorismo de Estado y viven en el exterior.

“Se inició una campaña de difamación en mi contra, para sembrar la duda sobre la credibilidad de lo que publico”, dijo. “A eso se sumaron insultos en las redes de funcionarios a los que les pagamos el sueldo”. Denunció que una “facción del oficialismo que se muestra más intolerante con la prensa y es la más peligrosa; es la que está haciendo oír el mensaje de que es mejor callarse” y que amenaza a los medios con retirar la pauta oficial o castigarlo de alguna manera.

Eguía puso énfasis en la situación que se vive fuera de los focos de Buenos Aires. “Necesitamos defender a todos los periodistas. Pero en el interior no tenemos visibilidad. Nos queman las radios y nadie se entera”. Vázquez coincidió, pero puntualizó: “Los periodistas en Buenos Aires también estamos desprotegidos”.

De la sesión participó también Daniel Dessein, presidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que retrató la situación de la industria. Habló de “la extrema vulnerabilidad” que sufren medios de toda la región, agravada por la crisis económica que desató la pandemia.

“La libertad siempre está en riesgo en situaciones extremas como esta. Lo vemos en Venezuela, pero también en Brasil, Estados Unidos”, indicó.

Refrendó también la preocupación por las intimidaciones que se dan en las provincias. Y trajo a la discusión el caso de Gustavo Romero, un periodista del Chaco a quien le allanaron la casa a raíz de un operativo de ciberpatrullaje de la Gendarmería. Todo porque había publicado en Facebook información vinculada al coronavirus en una de las provincias más golpeadas por la pandemia.

Los diputados opositores cuestionaron la ausencia del Frente de Todos en la sesión y destacaron la necesidad de defender la libertad de expresión. Advirtieron también al Gobierno que debe tener especial cuidado en la forma en que se relaciona con la prensa.

Waldo Wolff (Juntos por el Cambio), presidente de la Comisión, criticó el caso del tuit que reprodujo el presidente Alberto Fernández con críticas al periodista Diego Leuco. “Que el Presidente retuitee un mensaje acompañado por guantes de box no es gracioso. Eso implica que algún seguidor del Gobierno se sienta con derecho a pegarle a un periodista”. (La Nación)

1 Comentario

  1. Que se puede esperar de un burro más que una patada.Quien empezó en la UCDy al final llego al kirchnerismo no puede ser confiable. PRUEBA DE ELLO SON LOS EDITORIALES QUE FIRMO EN EL DIARIO LA NACION DESPOTRICANDO CONTRA CRISTINA Y SU PROCEDER Y AHORA ESTA SUS ORDENES.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí