Multitudinario banderazo contra el Gobierno en diferentes puntos del país

0
193
Multitudinario banderazo contra el Gobierno en diferentes puntos del país

Por: Inés Beato Vassolo

Con epicentro en el Obelisco y réplicas en más de 70 localidades del país, una multitud de personas encabezó ayer un “banderazo por la libertad”. Marcharon en rechazo de las medidas oficiales vinculadas a la cuarentena por el coronavirus, la intervención de Vicentin, la excarcelación de Lázaro Báez y en defensa de la libertad de expresión, entre otros motivos.

En la ciudad de Buenos Aires, una caravana de autos, frenados, ocupó más de seis cuadras de la avenida 9 de Julio. Desde sus vehículos, los manifestantes flamearon banderas y acompañaron con bocinazos, palmas y cacerolas a quienes se encontraban marchando de a pie.

“Somos privados y necesitamos trabajar. Me voy a tener que convertir en político; solo así se puede facturar”, decía Fabio Cuggini, peluquero, de 54 años, cuyo local, en Monserrat, permanece cerrado desde el comienzo de la cuarentena.

Paz Carla Andrea, afiliada al partido Unión por la República, participó de la marcha junto a otros referentes de la coalición. “Con la excusa de esta ‘plandemia’, tapan otras cosas. Tienen a la gente encerrada, con miedo y sin trabajar”, se quejaba Andrea, de 39 años, empleada doméstica.

Para las 17, una hora después del comienzo del banderazo, el tránsito por la 9 de Julio estaba prácticamente frenado. “Respeten la propiedad privada”, “Basta de jubilaciones de privilegio”, decían algunos de los carteles que se levantaban desde los autos.

Julieta Dicio, de 18 años, viajó con su madre desde Tigre. En su auto, colgaron una bandera argentina y un cartel con la frase “República, no mafia”. Dicio y su madre reclamaban “por la excarcelación de Báez, por Vicentin y por el asesinato de Gutiérrez, que, de seguro, está vinculado al kirchnerismo”, según expresó la joven.

Alrededor de las 17.30, los aplausos y los cacerolazos se pausaron para dar lugar a la entonación del Himno Nacional. Los manifestantes mantuvieron en alto sus banderas y se sumaron al canto.

Hubo también cacerolazos en distintos barrios porteños.

Llegadas las 19, algunas personas trasladaron la protesta a la Plaza de Mayo y se congregaron frente a la Casa Rosada. Permanecieron allí algunas horas.

Si bien la marcha fue pacífica, la presencia de un móvil de C5N generó revuelo entre algunos de los manifestantes, que se amontonaron, a los gritos, y golpearon las puertas del vehículo.

Además del centro porteño, la movilización tuvo lugar fuera de la quinta presidencial de Olivos y en la zona de Pilar, donde los vecinos del barrio privado Ayres reforzaron su postura en contra del ingreso de Lázaro Báez -quien cumpliría allí su prisión domiciliaria-. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí