Los ahorristas ya no quieren los plazos fijos UVA: por qué se están pasando a los tradicionales

0
440
Las alternativas del Gobierno para que las empresas puedan pagar sueldos

Pocos se animan a dejar la plata quieta por tres meses. Y el 2,2 % que se paga por cancelar a los 30 días no le gana al plazo fijo común.

Por: Laura García

Pese a la aceleración inflacionaria que está en puerta, y que ya pudo sentirse en junio, los plazos fijos que ajustan por la evolución de los precios siguen cayendo. Y la fuga de ahorristas viene impulsada por la versión “precancelable”, que hasta hace poco era el nuevo boom. Los depósitos se hunden casi 20 % en julio y 35 % desde junio.

El “costo de salida” (la penalidad por cancelar el depósito a partir de los 30 días en lugar de permanecer los tres meses de plazo) ya no convence.

Es que, por un lado, implica perder el ajuste por inflación (más la tasa de 1% que deben ofrecer los bancos) pero además, se cobra menos que si se hubiera realizado una colocación tradicional a un mes (2,2 % versus 2,5 %).

Un desincentivo que desde agosto va a profundizarse con la nueva tasa mínima de 33 %, que deja el rendimiento mensual de un plazo fijo común en 2,75 %.

No siempre fue así. Cuando el Banco Central elevó la tasa mínima del 26,6 % al 30 % anual, no trasladó la mejora al rendimiento aplicable a estas colocaciones. Como tampoco lo hizo ahora al incrementarla nuevamente. Y desde entonces los precancelables cayeron en desgracia.

Hasta fines de mayo, quien hacía un plazo fijo UVA precancelable y decidía “salir” al mes, recibía al menos la misma tasa que en el caso de haber hecho un plazo fijo sin ajuste por inflación.

En total, hoy hay unos $ 41.500 millones en plazos fijos UVA, con un retroceso del 12% en julio y 28% desde junio. De ese monto, $ 18.800 millones son precancelables, $ 10.000 millones menos que en junio y todavía el 45% del total.

Los plazos fijos UVA tradicionales, sin esta cláusula para precancelar, también caen pero muchos menos. Para tener una idea, el stock de plazos fijos UVA comunes (que resulta de las altas y las bajas) cayó $ 1.000 millones en julio hasta el 23 (último dato oficial), contra $ 4.600 millones los UVA precancelables.

Los UVA tienen una desventaja desde su nacimiento, allá por la época de Federico Sturzenegger al mando del Banco Central, cuando el plazo mínimo era todavía de seis meses: el horizonte de inversión.

Aún hoy, tres meses claramente dan algo de vértigo para un argentino acostumbrado a la renovación mensual de su plazo fijo. Y el incentivo creado en febrero por la gestión actual de Miguel Pesce para quien necesita emprender la retirada antes de lo pensado no tracciona.

Para quien tiene posibilidad de inmovilizar el dinero (dispone, por ejemplo, de otros fondos en caso de una contingencia o no necesita un flujo de pesos), la opción de cobertura ante la inflación (más tasa de 1%) es más que interesante en un entorno en que se espera que vaya despertando del letargo que generó la cuarentena.

Más allá de la decisión de los ahorristas de migrar a los plazos fijos sin UVA desde que se instrumentó la tasa mínima, lo cierto es que tanto en abril como en mayo, con una inflación minorista en 1,5 %, quien había hecho un precancelable y se fue al mes, le ganó a la inflación (si bien no al plazo fijo común).

En junio, en cambio, con 2,2%, le empató. El avance de los precios en julio debería ser de 2,2% o menor para que se mantenga el poder adquisitivo del depósito o se gane algo.

Con una tasa mensual de 2,5% asegurada, el plazo fijo sin UVA tiene más chances de preservar el poder de compra con un pronóstico para julio de 2,5% según el último sondeo del Banco Central en el mercado.

De acuerdo a este revelamiento, la progresión sería la siguiente: 3% en agosto, 3,6% en septiembre, 4% para octubre, 4% para noviembre y 4,2% para diciembre.

En principio, entonces, si las proyecciones resultan más o menos certeras, las tasas volverán a ser negativas en términos reales en el segundo semestre, es decir, que no podrán darle pelea a la inflación. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí