Pese al coronavirus: la crisis en Venezuela obliga a la gente a salir y exponerse

0
235
Venezuela: temen otro éxodo masivo por el colapso del sistema sanitario

En Caracas, el “quédate en casa” ordenado por el gobierno de Nicolás Maduro es difícil de cumplir para muchos que “viven del día a día”.

En Venezuela, la gente no abandona las calles y prefieren arriesgarse a salir para buscar qué “comer”, pese a la ola imparable de nuevos casos de coronavirus​, que mantiene a Caracas como el epicentro de la propagación de la enfermedad en el país. La crisis es más fuerte que el temor.

En el quinto día de la cuarentena radical estricta que cumple esta ciudad junto a otros 7 estados, el “quédate en casa” es difícil de cumplir para muchos que “viven del día a día”.

En el centro de Caracas, efectivos de los cuerpos de seguridad desplegaron varias barricadas y conos de tránsito en las principales avenidas con el fin de reducir la movilidad, y avanzar en objetivo de aplanar la curva de los contagios.

Asimismo, endurecieron los controles y solo permiten el paso a los que tienen el respectivo salvoconducto o trabajan en los sectores priorizados como: salud, alimentos y seguridad.

Sin embargo, para personas como Virginia Contreras, de 36 años, comerciante, es “imposible quedarme en casa sin producir para comer”.

“He tenido que colocar productos de la cesta básica en la tienda que es de ropa para generar algo de dinero. Esta cuarentena me tiene mal, las cuentas suben y el dinero no alcanza”, se quejó con ANSA.

Asimismo, Carmen Ramírez, de 43 años, afirmó que sale todos los días pese a las restricciones porque “quién tiene ahorros suficientes para aguantar esta pela”.

“El gobierno dice quédate en casa, pero no anuncia una verdadera ayuda económica para que uno pueda sobrevivir a la pandemia”, fustigó.

Con una inflación que acumuló una tasa en los primeros seis meses del año de 508%, y una anualizada de 3.524%, para Marisol Castillo, de 45 años, “es obligatorio salir a la calle a buscar lo más barato para sobrevivir”.

“Hay que correr, porque al mediodía ya están cerrados muchos comercios. Además, sin los policías ven mucha gente dentro del local lo mandan a cerrar y nos quedamos sin comprar”, expresó.

La situación no es muy distinta en el estado Miranda, vecino a Caracas, donde desde el miércoles entró en vigencia un decreto que regula la compra de alimentos por terminal de número de cédula.

La medida que también se implementó este viernes en el estado La Guaira busca, según las autoridades de ambos estados, frenar la pandemia.

“Lo que están es enredando más las cosas. Si el día que me toca no tengo el dinero o no puedo venir me quedo sin comprar, no me parece justo”, afirmó Juan Aponte de 56 años residente de Petare.

Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, la máxima patronal del país, también cuestionó la medida, que dijo “genera un inconveniente en la cotidianidad del empresario y del consumidor”.

“El mayor problema es la gente, sin condiciones de ingresos estables, sin una ayuda directa de verdadera sustancia para poder mantenerse en casa y salir una vez por semana”, comentó.

Indicó que más del 60% de los trabajadores lo hace por cuenta propia, y “eso es informal, es lo que levantas hoy con eso comes en la noche”.

“Este un sistema que funciona en países donde han recibido importantes ayudas mensuales las familias trabajadoras pero en Venezuela esa realidad no existe”, afirmó.

Asimismo, rechazó el esquema del 7 más 7, que activó el Ejecutivo y que establece 7 días de cuarentena radical y 7 días de flexibilización.

A su juicio se trata de un esquema que excluye al que vive del día a día, y afecta a las empresas que no pueden parar 7 días y retomar la actividad 7 días después, así como a las que no pueden dividir en dos los grupos de los trabajadores “El empresariado no puede soportar lo que queda del año en confinamiento sin una propuesta de ayuda financiera”, advirtió. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí