La primera ministra de Nueva Zelanda va por la reelección, en un país que cumplió 100 días sin casos de coronavirus

0
313
Nueva Zelanda erradica el coronavirus en su territorio

Jacinda Arden, laborista de 40 años, tiene una popularidad de 60%. No solo se debe a que virtualmente erradicó el coronavirus sino también a su postura ante otros desafíos que enfrentó durante su mandato de ya tres años.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, lanzó su campaña para la reelección, tras un crecimiento exponencial de su imagen positiva después de su exitosa gestión de la crisis del coronavirus. El país cumplió 100 días sin un caso nuevo del virus.

La política laborista, de 40 años, tiene una popularidad de 60%, según las últimas encuestas, una aceptación que no solo se debe a que virtualmente erradicó el coronavirus sino también a su postura ante otros desafíos que el país oceánico enfrentó durante su mandato de ya tres años.

“Cuando la gente pregunta si se trata de unas elecciones sobre la Covid-19 digo que sí”, expresó Ardern en Auckland, la ciudad más grande del país, en el acto de lanzamiento de su campaña para los comicios del 19 de septiembre.

La premier destacó que “las empresas pequeñas y grandes son cruciales para la recuperación económica” y prometió apoyar a los empresarios para poder contratar a unas 40.000 personas cuyos empleos se han visto afectados por la crisis sanitaria.

Nueva Zelanda, con 5 millones de habitantes, ha reportado apenas 22 muertes por coronavirus sobre unos 1.560 contagios, y lleva 100 días sin registrar nuevos casos de origen desconocido.

“Si me hubieran dicho que el lanzamiento de esta campaña se iba a producir en medio de un pandemia global con nuestras fronteras cerradas me habría costado mucho creerlo”, aseguró.

Desde su llegada al poder, en agosto de 2017, Ardern ha promovido la lucha contra el cambio climático, la igualdad de las mujeres y se ha mostrado siempre cercana a los ciudadanos.

En 2018, se convirtió en la primera mujer en asistir a una Asamblea General de Naciones Unidas con su bebé.

La “Jacindamania”, como la llaman los medios locales, empezó a sentirse tras los atentados de marzo de 2019 en la ciudad de Christchurch, en los que 51 personas murieron baleadas en dos mezquitas a manos de un supremacista blanco.

Tras los atentados, Ardern envió un mensaje de inclusión que fue recibido como una muestra de liderazgo en todo el mundo.

“Fuimos elegidos por el hecho de que no somos nada de eso. Porque representamos la diversidad, la bondad, la compasión. Un hogar para quienes comparten nuestros valores. Refugio para quien lo necesite. Y esos valores no serán y no pueden ser sacudidos por este ataque”, afirmó Ardern.

En noviembre de ese mismo año, un volcán entró en erupción en el momento en que un grupo de turistas estaba caminando por el cráter y mató a otro medio centenar de personas.

Ardern se puso al frente de las investigación para determinar por qué, pese a las advertencias de las autoridades, las empresas de turismo continuaron realizando esas excursiones.

Los sondeos tras esos episodios la favorecían, pero planteaban un escenario más ajustado de cara a las elecciones del mes próximo.

Sin embargo, tras eliminar los contagios de coronavirus a nivel local, la popularidad de la jefa de Gobierno ha registrado un aumento significativo. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí