Combustibles y construcción: los consumos pagados con tarjeta insinúan un rebote de la actividad

0
247

Los datos surgen de un trabajo realizado por el BBVA sobre compras que la gente paga con tarjeta de crédito y débito.

Por: Natalia Muscatelli

En julio, la venta de combustible y los gastos con tarjetas en insumos para la construcción estarían dejando entrever señales de una tibia recuperación de la actividad económica, después de un segundo trimestre signado por el peso de la pandemia. El uso de los plásticos en las estaciones de servicio sigue creciendo en forma moderada, al ritmo de una mayor movilidad en automotores. Y la construcción comenzaría a mostrar un crecimiento genuino derivado de las renovaciones de stock post cuarentena “dura” y de consumos vinculados a refacciones particulares”, señaló el Monitor del consumo en tiempo real, que presentó el banco BBVA en distintos países de la región.

En la Argentina, otro hallazgo del último sondeo fue que los pagos con tarjeta -en la última semana de julio- se vieron disparados por las promociones del Hot Sale, especialmente en compras de bienes no esenciales. Esto habría amortiguado la caída de las ventas evidenciada en julio. Las promociones ofrecidas durante el evento organizado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) traccionaron un repunte significativo en las compras de pasajes, tecnología y equipamiento para el hogar.

Otra particularidad de los consumidores locales es que, como consecuencia de la pandemia y las medidas de prevención tomadas, se están verificando nuevos hábitos  como menos cantidad de extracciones en los cajeros automáticos y mayor importe en los retiros de efectivo. Además, el uso de tarjetas de débito, pero las tarjetas de crédito siguen liderando el volumen transado.

Los indicadores se construyen a partir de la información transaccional de los clientes del banco , “debidamente agregados y anonimizados”, aclaró la entidad.

En el caso de consumo, los datos provienen de las operaciones con tarjetas de crédito y débito. Al realizarse una transacción pagada con tarjeta, quedan apuntados en la base del banco datos como fecha, rubro, importe o moneda que definen la operación y pasan a formar parte del indicador en menos de 48hs.

“El análisis de datos granulares en tiempo real con “Big Data” nos permite agilizar la toma de decisiones a los agentes, instituciones y a los responsables del diseño de políticas”, señala Marcos Dal Bianco, economista jefe de BBVA Research.

De acuerdo con este monitoreo privado, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “da muestra de una tendencia de recuperación a partir de la apertura gradual de la cuarentena desde la segunda quincena de julio”, señaló el informe que contiene datos hasta el 5 de agosto.

Entre los aspectos relevados por el trabajo, figura el gasto en alimentos. “Luego de registrar un pico significativo a nivel mundial, estas compras se fueron moderando, según la entidad. Hubo un gran salto significativo en marzo que luego se redujo, aunque de manera dispar, según los países analizados. En el mercado doméstico, las consultoras que miden el consumo masivo también registraron un boom de ventas en los supermercados en marzo, algo que se fue desacelerando en los meses siguientes.

Según el monitor del Francés, “tanto en Estados Unidos como en México, en el plazo de un mes, el gasto en productos alimenticios recuperó el comportamiento previo del primer bimestre de 2020. En España, Perú y Argentina se han mantenido por encima de entonces”, señaló.

“España y Perú han tenido un crecimiento llamativo del gasto con tarjetas en alimentos, aunque -en julio- han dado señales de estabilización pero en niveles elevados. En Argentina, las compras de la canasta básica también se colocó en un nivel superior pre-pandemia, “en torno a una variación de 10% interanual en términos reales”, detalló el informe.

Entre otras cosas, el sondeo también chequeó las formas en que los usuarios utilizaron sus plásticos. En este sentido, apenas iniciada la cuarentena, se verificó una lógica caída de retiros en los cajeros automáticos.

“Desde finales de mayo, la cantidad de efectivo retirado en cada extracción casi duplicó el nivel de comienzos de año. La cantidad de extracciones equivalen, en promedio, al 70% de las habituales antes de la cuarentena.

A pesar de la recuperación de la movilidad, se empieza a consolidar una tendencia de menor frecuencia de extracciones y mayor volumen de retiro, según la entidad financiera.

Los consumos con tarjetas de débito y de crédito muestran un comportamiento parejo, aunque los primeros ganaron terreno en la comparación interanual. Analizando montos transados, el 68% de las compras con tarjetas en 2020 se realizaron con crédito. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí