domingo, septiembre 27, 2020
7 C
Río Gallegos

ES EL SISTEMA DE SALUD DE SANTA CRUZ, EL QUE ESTÁ EN TERAPIA INTENSIVA

El hospital de Río Gallegos en COVID-19 - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
Es el sistema de salud de Santa Cruz el que está en Terapia Intensiva – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

(Por: Lic Federica Martínez Garro) – ¿Podemos decir que la salud en Santa Cruz está en terapia intensiva? ¿Desde cuándo? ¿Nos asombra la falta de previsión que evidencia la situación provincial ante la pandemia que desde el mes de marzo tiene en vilo a los argentinos?.

Estas preguntas pueden tener varias respuestas, según quién sea el interlocutor. Lo que seguramente poco se podrá discutir, es la afirmación que reza que el COVID-19 desnudó descaradamente cómo está el sistema sanitario provincial.

¿Cómo estamos? 

Si nos atenemos a la frialdad de los números, montos y cifras de miles de pesos que llegaron a la provincia para afrontar el virus, la nota publicada por OPI el pasado 9 de agosto bajo el título “Santa Cruz recibió 5 mil millones de pesos por el COVID-19”, da un panorama completo al respecto. 

Entonces ahora, ese mismo interrogante se lo trasladamos a los trabajadores de la salud pública, quienes son los que están en la trinchera diaria y afrontan necesidades y carencias.

Pongamos la mirada puntualmente en la capital de Santa Cruz. En el Hospital Regional de Río Gallegos (HRRG) que inaugurara Néstor Kirchner allá por 1995.

Uno de los puntos críticos que observan minuto a minuto todos los especialistas del mundo, los presidentes y los gobernantes es la ocupación de las camas, fundamentalmente las de Terapia Intensiva.

¿Qué podemos decir sobre la Unidad de Terapia Intensiva del HRRG?. Primeramente, que sus integrantes trabajan a destajo con lo que tienen. Y aquí nos quedamos. 

Respecto de los recursos materiales, nos remitimos a la información oficial del 24 de julio. Ese día, el doctor Ignacio Suárez Moré, secretario de Estado de Salud Pública informó a través de un parte emitido por el Gobierno que la cantidad de camas en terapia intensiva, “tanto en el ámbito público como privado está dentro de lo aceptable y ronda en el 40% lo que nos da cierta tranquilidad”.

Y aseguró: “Quédense tranquilos que el sistema de salud y el Hospital Regional de Río Gallegos cuenta con camas, está operativo, no está desbordado”, cuando en Río Gallegos arreciaba el brote que se desató el 14 de julio.

El hospital de Río Gallegos en COVID-19 - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
Es el sistema de salud de Santa Cruz el que está en Terapia Intensiva – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Según pudo saber OPI, actualmente hay 13 camas en la UTI COVID del HRRG. Paralelamente, en otro sector, se armó hace algunas semanas una Terapia satélite, donde se aloja a pacientes con patologías polimodal. Allí se instalaron ocho camas para personas con enfermedades crónicas no infectados con el CORONAVIRUS.

Y se van afectando nuevos espacios que hasta hoy tenían otro destino. Pero según cuentan en los pasillos ‘del Regional’, la falta de recursos humanos es lo que limita, fundamentalmente, la capacidad de internación.

No obstante ello, también se echó mano al Hospital Militar, ubicado a pocas cuadras del nosocomio público. Sobre ese espacio el funcionario provincial dijo que esas instalaciones se estaban poniendo a punto para contar “con 20 camas, cinco preparadas como UTI, dos respiradores de adultos y dos respiradores de transporte, oxígeno central”. Lo cierto es que hasta el día de hoy no se utilizado ese centro y la gente de salud coincide que esto sucede por falta de personal.

Con esta inquietud, profesionales que prefirieron mantenerse en reserva, relataron a OPI que la UTI del Hospital Regional tiene cinco médicos estables y otros dos se sumaron hace días desde otras localidades de la provincia. No hay más que ellos.

Hablemos de los respiradores. El mismo Suárez Moré y en el mismo parte especificó que “actualmente el sistema sanitario provincial cuenta con 180 respiradores, de los cuales 20 son pediátricos, 130 de adultos y 30 respiradores de transporte. De ese total llegarán a la provincia la próxima semana 21 respiradores: 16 de ellos adquiridos por la provincia y 5 enviados por el Gobierno Nacional”. Entonces, los 180 respiradores eran virtuales, porque ese número reflejaba ‘los que iban a entrar a Santa Cruz’, pero a la fecha, nada se ha dicho sobre el arribo de los mismos.

La doctora Analía Constantini es la jefa del Servicio de UTI pediátrica en el nosocomio de Río Gallegos. Ella denunció públicamente hace poco más de una semana, que el ex funcionario del Ministerio de Salud y Ambiente de Santa Cruz y actual médico de guardia de la Terapia de Adultos, doctor Rolando Nervi la llamó por teléfono y le planteó “que necesitaban esa unidad para internar a pacientes COVID, con el argumento que la Terapia Intensiva estaba sin camas y no tenían más lugar para internar”. 

La médica y su equipo se negaron rotundamente y lo hicieron público, “Le dije que de ninguna manera lo iban a ocupar, que tenían otros lugares y que podrían haber planificado perfectamente y no ahora, cuando están con el agua al mentón, saliendo a dar manotazos de ahogado”.

Hasta el momento, el pedido quedó en esa comunicación telefónica y así esperan que se mantenga.

No sólo los profesionales y técnicos son atravesados por el peligro del virus, sino también muchos otros que realizan variados oficios y tareas en la alicaída salud pública santacruceña.

Alberto ‘Beto’ Berón es camillero del Hospital Regional de Río Gallegos. Es la voz cantante de un grupo homogéneo de trabajadores de ese sector que ha tenido conquistas por su tenacidad a la hora de sostener los reclamos.

En la parte de camilleros tenemos elementos de trabajo y además tenemos donaciones (como mamelucos descartables) que nos llegan y los compartimos con los compañeros de limpieza, que son jóvenes de cooperativas que se enfrentan todos los días a esta situación en el Hospital y que ganan $15.000”, cuenta Beto.

Reconoce que muchas cosas lo inquietan y enumera: “Nos preocupa la gente de las cooperativas que en esta situación y sin instrucción, los mandaron a Terapia”. 

Nos preocupa, dice el Jefe de Camilleros que “para transportar un paciente COVID positivo, por ejemplo del Servicio COVID a Terapia, tengo que esperar que el empleado de la cooperativa de limpieza que está trabajando en el quirófano termine de hacer eso para trasladarlo”.

Por eso insiste: “La gente de cooperativa de limpieza y los monotributistas la están pasando muy mal. Eso me preocupa mucho. Como también que un camillero que está trabajando 12 horas se canse, tenga alguna crisis, me preocupa que discutan con compañeros de otro sector porque están cansados, desbordados…”

Y por ello, remarcó que hay una profunda necesidad de contar con mayor cantidad de recursos humanos: “se necesitan médicos, enfermeros… y ahora estamos viendo mucha gente jubilada que volvió a trabajar”. Pero, evidentemente, con tapar baches, no alcanza. Porque estamos hablando de salud.

Pese a este escueto aunque extenso panorama, si vale la contradicción, desde el Estado de provincial se insiste con que la planificación no falta y que las cosas, van por el buen camino.

El Subsecretario de Salud, doctor Claudio García, que integra el Ministerio de Salud y Ambiente, subrayó el 24 de julio que “todo el esfuerzo que se hizo previo realmente valió la pena porque se está pudiendo afrontar del modo que corresponde afrontar un brote de estas características”. Y remarcó: “Se estuvo preparando durante más de tres meses a la población y al sistema de salud para poder afrontar la pandemia del mejor modo posible”. 

Y así estamos: según revelaron fuentes confiables a OPI, ayer viernes 14 de agosto, la UTI del Hospital Regional de Río Gallegos, se encontraba ocupada al 92%. Lo que significa, ni más ni menos, que sólo había una cama disponible. Volvemos al principio, la pandemia no desnudó a Santa Cruz; la pandemia, nos dejó en bolas. (Agencia OPI Santa Cruz)

5 Comentarios

  1. Mientras pagan a mercenarios como el Ñoki Daniel Rogel acá en Deseado q cobra 50.000 pesos para defender al gobierno y ser obsecuente indultando y agrediendo a quienes reclaman por diversos temas , llegando a cuestionar a empleados de la Salud antes y hoy porque hay gente que pidió entrar a la Policia y hoy pide aumento , como si habría que pagarle favores a este Miserable , lacra que todavía no se da cuenta que la gente del pueblo lo desprecia .

  2. Tengo entendido que acá en la Pcia. De Sta. Cruz, JAMÁS hubo política de Salud. Y lo peor nunca aceptarán opiniones para corregir, lastima una provincia tan rica en recursos…ni se haya preparado en salud pública. Vergüenza total…

  3. Espero los respiradores a que hace referencia la nota no sean como los del hospital,de Deseado. Hay tres nuevos que andan bien y la dirección del hospital gastó una fortuna en comprar mas equipos. Usados, obsoletos, ya sin repuestos, de más de 25 años y con tecnología que ya no se usa en ningún lado. Ojalá no haya que usarlos nunca!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Noticias