sábado, noviembre 28, 2020
12 C
Río Gallegos

Falleció el Dr Neme, un hombre que salvó la vida de muchos y dejó su impronta en la salud de esta capital

Osvaldo Neme, fue médico cirujano ampliamente reconocido en la provincia y particularmente en esta ciudad capital donde fundó la Clínica Medisur, emprendimiento de medicina privada que ha complementado la salud pública en momentos de grandes crisis, como la que actualmente atraviesa la provincia y el país, con motivo de la pandemia de Covid-19.

Lamentablemente para el médico que supo cosechar amigos, admiración y agradecimientos en esta ciudad el pasado 15 de julio sufrió un incendio en su casa y su yerno lo rescató desvanecido a causa de la inhalación de monóxido de carbono. 

Debido a la gravedad de cuadro que presentó, fue derivado al Hospital Regional y de allí, una vez estabilizado, fue llevado a su clínica, Medisur donde permaneció en cuidados intensivos, habiendo ingresado con un coma neurológico y afectación de las vías respiratorias, estando conectado a un respirador artificial, lo cual puso en un nivel de fragilidad muy grande a toda su salud.

La semana pasada, surgieron buenas novedades desde su entorno familiar, cuando se conoció que había recuperado el conocimiento y desde la clínica se comunicó por videollamadas con sus hijos, nietos y allegados.

Sin embargo, como una paradoja del destino, éste médico que tantas vidas tuvo en sus manos, no pudo salvar la suya y el Covid-19, que acecha en los humanos inmunodeprimidos y en condiciones de vulnerabilidad, invadió su cuerpo y lo enfermó aún más. Inmediatamente fue derivado al Hospital Regional, donde inicialmente había sido atendido y esta mañana, Osvaldo Neme falleció.

La comunidad médica, sus pacientes y la comunidad en general, se han sentido fuertemente impactados por esta noticia. El recorrido del Dr Neme en el campo médico, su capacidad como cirujano, los viajes, su afición por la fórmula 1 que lo llevó a cruzar el mundo para asistir a competencias del mayor nivel automovilístico, fanático de Newlls y permanente “cargador” de los hinchas de Boca que cruzaba por los pasillos de su clínica, lo hacían un hombre amable, amigable y ampliamente superado en muchas cuestiones de orden personal y profesional.

Esta mañana partió de esta vida y con él partieron experiencias, sabiduría, solidaridad y mucho amor de todos sus pacientes. Quizás, si es que en realidad ascendemos a un lugar mejor, seguramente sus padecimientos puedan ser compensado con una gran paz, mientras a todos nosotros acá, nos quedará su imborrable recuerdo. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Más Noticias