Pandemia: advierte Unicef sobre el fuerte impacto que tendrá la pérdida de clases

0
241
Pandemia: advierte Unicef sobre el fuerte impacto que tendrá la pérdida de clases

En los últimos seis meses, se les ha dicho a aproximadamente 1500 millones de niños en todo el mundo que no vayan a la escuela para ayudar a minimizar la transmisión del coronavirus. Como respuesta, el 94% de los países han implementado alguna forma de política de aprendizaje a distancia.

Sin embargo, más del 30% de estos estudiantes, alrededor de 463 millones, no pudieron acceder a oportunidades de aprendizaje remoto cuando sus escuelas cerraron lo que ocasionó una “emergencia educativa a nivel mundial”, según un informe del miércoles de Unicef, la agencia de las Naciones Unidas para la infancia.

“La gran cantidad de niños cuya educación se vio completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, en un comunicado. “Las repercusiones podrían sentirse en las economías y sociedades durante las próximas décadas”.

Los escolares del África subsahariana han sido los más afectados, según el informe, ya que los sistemas educativos no han logrado llegar a aproximadamente la mitad de todos los estudiantes a través de la televisión, radio, Internet u otras formas de aprendizaje remoto. Muchos niños de la región han estado sin clases de ningún tipo desde marzo, según un informe separado publicado ayer por Human Rights Watch.

A nivel mundial, las políticas de aprendizaje a distancia basadas en televisión tenían el potencial de llegar a la mayor proporción de estudiantes (62%), que representa casi 930 millones de estudiantes en todo el mundo; esto sugiere que la televisión tiene un papel importante que desempeñar en la educación durante el cierre de las escuelas, a pesar de que este medio no ofrece una forma conveniente de transmitir los materiales del curso. En cambio, las clases remotas a través de internet tenían el potencial de llegar únicamente al 24% de los alumnos, según el informe.

En parte para abordar este acceso desigual, los funcionarios de educación en Kenia dijeron el mes pasado que estaban cancelando el año académico y haciendo que los estudiantes lo repitieran.

Entretanto, el 40% de los estudiantes de Medio Oriente y África del Norte, el 38% de Asia Meridional y el 34% de Europa Oriental y Asia Central tampoco han podido aprender de forma remota, según el informe de Unicef, que dice que los niños de las zonas rurales se han visto afectados de manera desproporcionada.

En general, los estudiantes de hogares de mayores ingresos con padres con grados educativos más altos parecen estar obteniendo mejores resultados en sus estudios desde casa, según han encontrado investigadores de todo el mundo. Esto ha reforzado la preocupación de que el cierre de escuelas puede ser otra forma en que las desigualdades de larga data se verán agravadas por la pandemia.

De las regiones segmentadas (no incluye Europa Occidental ni América del Norte), América Latina y el Caribe tienen la proporción más baja de estudiantes a los que no se puede llegar (9%), pero nuevamente, “esto no significa que podamos concluir que se llegó al 91% de los niños”, indicaron los autores del informe.

La polémica por el acceso remoto también ha alcanzado a la Argentina. Esta semana el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, rechazó el protocolo de reapertura de escuelas presentado por la administración porteña porque “no están dadas las condiciones epidemiológicas y el protocolo no cumple 15 de los 25 puntos que establece el aprobado por la Ciudad y las 23 provincias para el reinicio de la actividad escolar”.

El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta pretendía abrir los establecimientos desde el próximo lunes como espacios digitales para que los chicos más vulnerables pudieran ir a conectarse desde allí. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí