Canje de deuda: el misterio del 1% que no entró a la reestructuración

0
337
Canje de deuda: el misterio del 1% que no entró a la reestructuración

El Gobierno anunció una adhesión de 99%. Pero una minoría no llegó a entrar. Quiénes son.

 El canje de deuda en dólares bajo legislación extranjera llegó a su fin: el Gobierno anunció que obtuvo una adhesión de 93,5%, porcentaje al que se le aplican las “cláusulas anti-buitres” y llega a un 99%, se explicó en el acto en el Museo del Bicentenario.

¿Pero por qué no llegó al total del 100%? Hubo dos series de bonos por un total de unos US$ 633 millones que no se terminan canjeando en esta operación, explicó una fuente oficial.

Se tratan de dos series chicas de bonos, de títulos PAR que fueron emitidos en el canje de deuda de 2010, en las que no se llegó a aplicar las cláusulas de acción colectiva (CAC) o “anti-buitres”.

Según estas cláusulas, para que una serie pueda ser canjeada en su totalidad, un 66% de los bonistas debía aceptar de manera explícita el canje de su título, en el caso de los bonos emitidos en 2005 y 2010. Y, de esa manera, los que no lo hacían terminaban viendo sus bonos intercambiados arrastrados por las mayorías.

Del total de esas dos series, por unos US$ 633 millones, hay una que es más grande y llega a unos US$ 550 millones. Esta, en particular, está emitida en euros, por lo que se rige según ley inglesa.

Esta característica de jurisdicción de ese bono en particular hace pensar al Gobierno que no se trata de algún fondo buitre que haya comprado estos títulos para litigar.

Los fondos buitres lo que hacen es comprar bonos, esperar su impago, y van a litigio. “Pero siempre buscan que lo que se judicialice sea en los tribunales de Nueva York”, explicó una fuente, razón por la cual descreen que se trate de este tipo de bonistas.

“La sospecha es que son minoristas los que no ingresaron y no pudieron hacer la suscripción del canje”, agregó.

En el Gobierno evalúan qué se hará y descartan hacer un pago directo, pero trabajarán en solucionarlo. Hay un límite en lo que se les pueda ofrecer: en el prospecto de la oferta de la Argentina, que consiguió el 93,5% de aceptación, está la cláusula RUFO.

Esta cláusula indica que, en caso de que la Argentina ofrezca mejores condiciones a los bonistas que no entraron, todos los que sí lo hicieron recibirán el mismo tratamiento, por lo que hay que mejorar la propuesta.

Desde el Ministerio de Economía resaltaron que “ningún acreedor rechazó la oferta argentina. El 99% alcanzado permite salir del default. Los instrumentos no canjeados no poseen cláusulas de default cruzadas con los nuevos títulos a ser entregados el 4 de septiembre”.

“No obstante, el trabajo de restauración de la sostenibilidad continúa y vamos a diseñar una estrategia específica para estos instrumentos puesto que el enfoque sostenible es uno en el cual se preserva la integralidad “, agregaron.

Según recordaron, “la dispersión de los tenedores originarios de estos bonos es un desafío” que conocían de antemano.

“A comienzos del proceso de la operación de deuda en 2020 y con colaboración del agente de información, se identificó el universo de bonistas tenedores de los títulos elegibles para la operación. Los resultados del sondeo, si bien incompletos, sugirieron que el universo de inversores minoristas era muy limitado”, añadieron.

El Gobierno cerró el lunes con éxito uno de los principales ejes del inicio de su gestión: el del canje de deuda bajo legislación internacional por unos US$ 66.800 millones. El anuncio lo encabezó Alberto Fernández, pero fue el ministro Martín Guzmán quien dio los detalles de la operación.

Con esta operación, se despeja el horizonte para los próximos años de elevados vencimientos de deuda con acreedores privados. “Argentina tendrá un alivio de la deuda en la próxima década de US$ 37.700 millones y la tasa de interés promedio baja del 7% al 3,07%, permitiéndonos además tener un alivio mayor en los primeros 5 a 10 años”, mencionó Guzmán en su presentación.

Una vez cerrado este capítulo, que implica que este viernes 4 se haga efectivo el intercambio de los títulos para el 99% de la deuda, el Gobierno encara ahora la negociación con el Fondo Monetario Internacional para obtener un nuevo préstamo con el que se paga el anterior, obtenido bajo el gobierno de Mauricio Macri. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí