Dólar hoy: en 9 meses el Banco Central perdió la mitad de las reservas netas y solo quedan US$ 6.500 millones

0
288

Fue por la venta de divisas para hacer frente al aumento de la demanda por parte de los ahorristas.

Por: Annabella Quiroga

Al comienzo de septiembre, el Banco Central cuenta con US$ 6.500 millones para abastecer la demanda de dólares. Si bien las reservas brutas llegan a US$ 42.914 millones, las reservas netas son las que muestran el verdadero poder de fuego frente a la demanda incesante de dólares por parte de los ahorristas.

En agosto 5 millones de personas habrían utilizado el cupo de US$ 200 mensuales. Por esta vía, más las compras de dólares con tarjeta de crédito, se fueron US$ 942 millones el mes pasado. Y el Central tuvo que salir a vender US$ 1.100 millones para abastecer al mercado.

En los tres días hábiles que corrieron de septiembre se estima que 1,5 millón de personas habrían comprado dólares en los bancos. Otros US$ 200 millones salieron de las arcas de la entidad que preside Miguel Pesce en las últimas horas.

El Central solo informa el dato de las reservas totales (o brutas) con las que cuenta. Ese monto era de US$ 42.914 millones al 28 de agosto. Allí se cuenta el swap con China, que representa unos US$ 20.000 millones, más los encajes de los depósitos en dólares que hay en los bancos -unos US$ 11.300 millones-, más los préstamos que recibió el Central de organismos internacionales, que son otros US$ 2.700 millones. Luego vienen las reservas netas: ese monto está conformado por el oro, los derechos especiales de giro (DEG) -la “moneda” en la que se maneja el Fondo Monetario- y los dólares realmente disponibles.

Tanto para el estudio EcoGo, como para Portfolio Personal, esa cuenta revela que hoy las reservas netas están en US$ 6.500 millones. Para la consultora LCG al 19 de agosto llegaban a US$ 9.000 millones, equivalente a 2,4% del PBI.

Otros analistas hacen una cuenta más fina y distinguen entre las reservas netas y las líquidas. Entonces dejan fuera tanto al oro como a los DEG. Y así llegan a que los dólares realmente disponible son US$ 2.500 millones.

Cuando arrancó el gobierno del Frente de Todos, las reservas brutas eran de US$ 43.785 millones. Las reservas netas llegaban a US$ 13.000 millones, según LCG.

Apenas horas después de perder las elecciones de 2019 Mauricio Macri estableció un cepo de US$ 200 por persona y por mes, en un intento por frenar la sangría sobre las reservas, que habían caído en US$ 23.000 millones entre las PASO de agosto y los comicios de octubre.

Sobre este cepo, una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue establecer el impuesto PAIS, el recargo de 30% para la compra de dólares y los gastos con tarjeta en esa moneda. En los hechos, el dólar ahorro saltó de $ 63 a $ 81,90.

En el verano la demanda de dólares se atenuó. Solo 500.000 personas por mes compraban divisas. En ese contexto, el Central consiguió recomponer parcialmente las reservas que llegaron a US$ 45.457 millones.

Con la cuarentena la demanda de dólares se disparó. Y empezó a desmadrarse a medida que crecía la brecha con el dólar blue. Allí coincidieron dos motivaciones: el ahorro en sí, ante la percepción de que aún con el recargo del 30% el dólar estaba barato, y la oportunidad de “hacer puré” y estirar el rendimiento de los pesos. Con este mecanismo de comprar en el oficial y vender en el blue, la brecha cambiaria permitía embolsar una ganancia de hasta $ 6.000 por mes.

Para la consultora FMyA en el escenario actual, las reservas netas llegarían a US$ 3.000 millones en diciembre y a cero en abril. Y si se reducen aún más el aporte del dólares del campo, condicionado por la amplitud de la brecha cambiaria, que ya llega al 80%, todas las reservas netas se consumen a fin de año.

El economista Guido Lorenzo apunta que “el Central no puede darse el lujo de seguir perdiendo reservas. En la región, las reservas netas rondan el 15% del PBI. En Argentinas con las reservas brutas se ronda el 10/11% del PBI. No se trata de cuántos meses se puede aguantar: este sendero no es sostenible”.

Para Juan Paolicchi, de Eco Go “el Central tiene que dar certeza de que la emisión monetaria y el déficit se van a reducir en 2021. El gobierno tiene que dar certidumbre para que el mercado deje de esperar una devaluación potencial. Lo que se espera son señales fiscales que permitan anclar expectativas”.

Para Ecolatina, el Central tiene tres caminos posibles: generar un shock de confianza que haga bajar la demanda de dólares, desdoblar el tipo de cambio con una cotización para el dólar comercial y otra más alta para el financiero (donde entraría el dólar ahorro) o devaluar, lo que pondría en riesgo la disparada de la inflación y la recuperación incipiente de la economía. Las tres opciones son riesgosas, pero para Ecolatina, “mantener el status quo nos lleva a un callejón sin salida”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí