En medio de una interna, la Corte postergó para el jueves la decisión sobre si acepta el per saltum de los jueces Bruglia y Bertuzzi

0
316
Corte Suprema de Justicia - Foto: CIJ

Los cinco miembros del máximo tribunal analizaron este jueves la admisibilidad del recurso pero como no había consenso decidieron seguir analizando el tema. Los camaristas no irán mañana a la sesión del Senado en que los K quieren revisar sus traslados.

Por: Daniel Santoro

En medio de una interna, la Corte Suprema analizó este jueves el pedido de per saltum de los jueces Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia y quedó en seguir definiendo el ardiente tema el jueves de la semana próxima para ver si lo aceptan a o rechazan, informaron a Clarín fuentes judiciales. En la videoconferencia ninguno adelantó su posición pero se conocen sus votos en fallos anteriores que dan un adelanto de tendencias.

Los cinco miembros de la Corte decidieron no votar este jueves porque “no había aún tres votos” a favor de aceptar o rechazar el pedido de los camaristas de saltar instancia para evitar ser mañana removidos de sus cargos por la mayoría K del Senado. Saben que están en una carrera contra reloj para evitar que explote la cámara federal porteña, que es el tribunal de segunda instancia por donde pasan todos los temas de corrupción contra funcionarios nacionales.

De esta forma, si la mayoría K en el Senado decide mañana mismo votar un dictamen para no otorgar un nuevo acuerdo a Bertuzzi y Bruglia, el Gobierno podría pedir que vuelvan a sus cargos originales en un tribunal oral y dejen la estratégica cámara federal porteña, creando una crisis judicial. En cambio, si los K retrasan su decisión para la semana próxima entonces, el fallo aceptando o no el per saltum llegaría antes del eventual voto del Senado removiendo a Bruglia y Bertuzzi.

El voto de Carlos Rosenkrantz está cantado leyendo la famosa acordada 4 del 2018 cuando avaló el traslado de jueces de la misma jerarquía y del mismo fuero. Luego en la acordada 7 del mismo año, ante una pregunta del entonces ministro de Justicia German Garavano, por el caso específico de Bruglia, Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, aprobaron el movimiento de este juez desde un tribunal oral federal a la cámara federal porteña.

No se pudo comprobar ayer si esta posición del 2018 se reflejará en una aceptación del per saltum. Pero otras fuentes judiciales que “no hay margen” para los ministros de la Corte frente a la ofensiva K sobre la Justicia. Por su parte, la ministra Elena Highton tiene un viejo vínculos con el presidente Alberto Fernández y no se conocen los antecedentes de su posición.

Pero no se trata solo de analizar votos anteriores, sino también de conocer cómo los ministros manejarán los tiempos políticos. En fuentes judiciales se afirmaba que un sector de la Corte podría retrasar una definición a la espera de a que los senadores kirchneristas destituyan a Bruglia y Bertuzzi y luego ordenar su restitución, lo que sería en definitiva un mensaje más fuerte de apoyo a los jueces federales. Lorenzetti, cuando era presidente, tuvo una relación muy fluída con los jueces de Comodoro Py.

Los miembros de la Corte analizaron por videoconferencia el pedido de per saltum de los camaristas que había sido presentado el martes pasado, en una carrera contra el reloj.

El tema “venía analizándose desde el martes pasado y, desde hace meses que el presidente de la Corte no maneja la agenda, colocando o sacando cuestiones”, explicaron las fuentes.

La reunión de acuerdos de la Corte es los martes pero por la pandemia se agregó una reunión los jueces en las que se votan fallos si hay consenso.

Los ministros de la Corte si están de acuerdo en que no hay que pedir opinión al procurador general de la Nación interino, Eduardo Casal, sobre la admisibilidad del recurso aunque si luego lo podrían hacer sobre el tema del fondo, es decir si la revisión de los traslados es constitucional.

Bruglia y Bertuzzi habían presentado el martes de la semana pasada un recurso de per saltum en el que plantearon que la situación expone una “gravedad institucional” ante la cual el máximo tribunal “debe poner inmediato remedio” a la situación. Lo hicieron luego de que la jueza del fuero en lo contencioso administrativo, María Biotti, rechazó una cautelar para ordenar al Senado que suspenda el trámite. La defensa de ambos apeló el fallo de Biotti a la cámara del fuero.

Luego, el abogado de los jueces cuestionados por el kirchnerismo, Alejandro Carrió, buscó que la discusión sobre la legalidad del traslado de Bruglia y Bertuzzi durante la gestión del macrismo -del TOF 4 a la Sala I de la Cámara Federal porteña- sea suspendida por la Cámara en lo Contencioso Administrativo hasta que la Corte de un primer paso sobre su solicitud.

Sin embargo, en horas del mediodía la Cámara respondió que solo le corresponde suspender el trámite de la apelación si la Corte declara la admisibilidad del recurso del per saltum. Mientras tanto, el juez del Tribunal Oral Federal 7 (TOF 7) Germán Castelli -otro de los atacados por los K- confirmó que no concurrirá tampoco al Senado y que también presentará un per saltum.

Si la Corte hipotéticamente el jueves en su reunión de acuerdo acepta el recurso de admisibilidad de Bruglia y Bertuzzi se suspenderán los juicios en las otras instancias.

La jugada K se inició el 30 de julio último en el plenario del Consejo de la Magistratura, cuando los consejeros oficialistas -con el apoyo clave de la lavagnista Graciela Camaño- votaron la revisión de los traslados de diez jueces. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí