lunes, septiembre 28, 2020
5 C
Río Gallegos

“El Hospital Regional requirió nuestra ayuda y lo estamos haciendo”, dijo el Director Ejecutivo del SAMIC

El hospital SAMIC de El Calafate – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

El pasado 1 de septiembre el Hospital SAMIC de El Calafate recibió al primer paciente derivado desde el Hospital Regional de Río Gallegos (HRRG), en el marco de esta situación de pandemia y del colapso del nosocomio capitalino.

La villa turística santacruceña, a través de ese centro público de alta complejidad, se ha convertido en un espacio de gran capacidad, recursos y jerarquía profesional, que atiende las necesidades que no puede cubrir la capital provincial, de un tiempo a esta parte.

Hace alrededor de diez días, la ocupación de camas de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del HRRG estaba a tope y MEDISUR, la única clínica privada con capacidad de internación en la capital, había cerrado las puertas de su unidad de cuidados intensivos por la cantidad de profesionales contagiados. Ante este panorama, directivos del ‘Regional’ plantearon a sus pares calafateños si era factible recibir pacientes derivados y ellos aceptaron. 

En diálogo con OPI, el director Ejecutivo del SAMIC, doctor Osvaldo Cordano contó que casi a diario mantienen reuniones virtuales con pares de otras localidades y así recibieron la solicitud de Río Gallegos. Y explicó que la condición que se puso es que sean pacientes que no hayan tenido COVID o que ya tengan negativizado el virus. 

Fue así que el pasado martes 1 de septiembre llegó a El Calafate la primera paciente trasladada en estas circunstancias. Era una mujer de esta capital de 75 años, que necesitaba continuar su tratamiento en terapia intensiva y que ya era COVID negativo. Lamentablemente, el domingo por la noche se informó oficialmente su deceso, pero el médico explicó que falleció por sus comorbilidades, ya que no se pudo recuperar de las mismas.

En los días posteriores, el SAMIC recibió otras tres derivacionesdos de Río Gallegos y una de Río Turbio, pero el doctor Cordano detalló que esos traslados fueron de personas que necesitaban operarse y se trataba de cirugías que requerían terapias de alta complejidad. Y recuerda que habitualmente llegan derivados “a la villa” por cirugías, estudios o tratamiento especial y así sucedió con los últimos tres casos.

El Calafate muestra hoy una capacidad operativa de atención sanitaria que dista mucho de lo que sucede en la capital de Santa Cruz. 

Hace un par de semanas, el SAMIC anunció la habilitación de un SUM, contiguo al Hospital, que se viene preparando desde el mes de marzo para atender la pandemia, no sólo a nivel local, sino también provincial y regional. 

En principio, el salón se abrió como una gran sala con 22 camas y en los últimos días, se realizaron modificaciones. Se instalaron paneles que permiten separar las camas como si fueran box o habitaciones y la capacidad hoy es de 24 lugares.

Aunque hoy no tiene internados, “este sector está preparado para los ‘pacientes leves’ de COVID-19”, indica el profesional, quien también detalló que actualmente el SAMIC cuenta con ocho camas de terapia Intensiva, otras ocho en Terapia Intermedia y un número aproximado de 32 respiradores.

Lo que siempre decimos y en esto estamos de acuerdo con la nota (que se conoció la semana pasada) de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, es que además de la aparatología, el recurso humano es fundamental para que se pueda manejar todo esto”, asegura el Director.

Sobre este punto, el doctor Cordano manifestó que en el SAMIC: “estamos bien. Hemos ganado tiempo, hicimos capacitaciones para todo el personal de salud del hospital para aprender, por ejemplo, con los médicos, a manejar un respirador. Esto es preparación. Eso significa que recursos tenemos. Quizás los terapistas son siempre contados (ya que su falta es una carencia nacional), pero el manejo de un respirador podemos hacerlo, porque a través de capacitaciones y cursos pudimos llegar al manejo de un respirador o entubar a un paciente”.

Relató que para ello se prepararon “en forma virtual al principio, también lo hicimos con la práctica y continuamos diariamente para poder mantener al staff médico preparado para cualquier contingencia”.

Todo ello también les ha permitido colaborar con sus profesionales que han llegado a Río Gallegos. Tal es así que a la fecha una terapista y cuatro enfermeros de la villa están trabajando con sus pares en esta capital. “Si tenemos disponibilidad enviamos personal para ayudar a aquellos que lo necesitan y ahora ‘el Regional’ lo requiere y hemos colaborado en ese aspecto también”.

Respecto de la situación actual en El Calafate de la pandemia, el Director Ejecutivo del SAMIC dijo que hasta el momento del contacto telefónico con esta Agencia, tenían 37 casos activos, 140 recuperados y 177 positivos desde el inicio de esta situación sanitaria. Estamos alertas, atentos” y relata puntillosamente de qué manera trabajan ante la detección de un caso sospechoso: “el paciente viene, hace la consulta y ya queda hisopado, aislado hasta el resultado y con seguimiento permanente de un médico a cargo. Nosotros tenemos un dispositivo de llamados que es muy fuerte, donde se habla también con el contacto estrecho, se lo aisla, se les explica las normas de seguridad para que también nos transmita si tiene algún síntoma. Osea que hay muchos dispositivos armados para que esto tenga un buen camino y así y todo es difícil. Hacemos la gran tarea de ‘bloquear’. Es decir, hisopar, aislar, bloquear. Y este bloqueo nos ha dado, hasta el momento, buenos resultados”, concluyó. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Noticias