Dólar, alimentos y combustibles empujaron la inflación de agosto y la acercaron al 3%

0
234

Se espera que el índice de precios al consumidor sea el más alto desde marzo. Para el año anticipan un registro del 40%.

Por: Annabella Quiroga

La semana próxima el INDEC difundirá el dato de la inflación de agosto. En julio el Indice de Precios al Consumidor (IPC) había dado 1,9%. Para el mes pasado, los consultores privados anticiparon que se ubica en torno al 3%, empujado por el dólar, los alimentos y los precios de los combustibles.

En el mes, el dólar oficial subió 2,5%, mientras que las naftas tuvieron incrementos en torno al 6%. Por su parte, el alza de los alimentos habría estado en torno a 3%, mientras en julio había sido del 1,3%,

Con un registro cercano a 3%, el índice de agosto será el más alto desde marzo, cuando en el arranque de la cuarentena la inflación se ubicó en 3,3%. Para el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central, el IPC del mes pasado dará de 2,7%. En la ronda de consultas realizada por Clarín, las estimaciones privadas van de 2,2% a 3%.

La consultora LCG maneja una proyección de 3% para agosto. “Hay una fuerte aceleración en alimentos, un rubro que venía bastante contenido. La inflación no da más alta porque sigue habiendo tarifas retrasadas “, indica el economista Guido Lorenzo.

Para el Estudio Ferreres, el registro de agosto fue de 2,7% y acumula un alza del 18,7% en el año. En la medición de la consultora Eco Go, en ese mes los precios marcaron una suba de 2,6%, con un alza de 3,6% en alimentos. Esperan 37,8% para todo 2020.

También en Ecolatina el índice del mes fue de 2,6%. Matías Rajnerman, economista jefe de la consultora, plantea que “pese a que la inflación se había acelerado en la primera parte del mes, y que se actualizaron los precios de las naftas, la suba de precios se relajó hacia el cierre de agosto. La principal explicación está dada por los salarios, que continúan congelados, y las tarifas de servicios públicos, en un escenario similar”.

Desde la consultora C&T, Camilo Tiscornia espera un alza del 2,2% para agosto. “Vemos bastantes subas en alimentos, combustibles y rubros ligados al tipo de cambio. La suba de agosto está explicada en parte por un efecto arrastre de julio. En el resto del mes el repunte no fue tan fuerte”.

Crece la inflación núcleo

Uno de los temas en los que coinciden los analistas es que el mes pasado la inflación núcleo -el conjunto de precios que forman el corazón del índice, limpio de los efectos estacionales- se aceleró. Para Eco Go, “la inflación núcleo se ubicó en 3%, 0,4 puntos porcentuales por encima del nivel general”.

“Esperamos una aceleración para los próximos cuatro meses, en parte explicada por la apertura gradual de la economía”, explica el economista Juan Ignacio Paolicchi. A mayor flexibilización de la cuarentena “se empieza a reactivar la velocidad de circulación del dinero. A su vez el Banco Central devalúa y el dólar presiona sobre los precios”.

En este contexto “es muy importante lo que ocurra con las paritarias y las tarifas. Si continúan pisadas, eso va a llevar la inflación hacia abajo y va a compensar la suba en los alimentos y en otros precios dolarizados”.

“La recesión y el congelamiento de los servicios públicos ayudan a contener la inflación total. A lo que hay que prestarle cada vez más atención es a la inflación núcleo, que es la que permite ver el ritmo de los precios libres”, dice Tiscornia.

Tiscornia apunta que “para los próximos meses se espera una tendencia al alza, ya que el desequilibrio monetario es bastante fuerte”. Además, el Banco Central “mantiene un ritmo de suba del tipo de cambio de 2,5% por mes y esto se ve reflejado en rubros como electrodomésticos, medicamentos y algunos alimentos”.

Para Rajnerman, hacia adelante “el problema es que empieza a encenderse otro motor: el dólar. Para los próximos meses habrá que ver si las tensiones efectivamente ceden, como dice el gobierno, o terminan forzando al Banco Central a realizar algunos ajustes en el mercado, posiblemente esta vez con un impacto en el nivel general de precios”. Con ese horizonte, Ecolatina proyecta que la inflación se aceleraría hacia el cierre del año, acercándose al 4% mensual y cerrando cerca del 40%. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí