Con un listado de temas pendientes, el Gobierno asegura que quiere preservar el diálogo con Horacio Rodríguez Larreta

1
279
La oposición le pidió a Alberto F. que declare la “cuarentena general” obligatoria en todo el país

Por: Maia Jastreblansky

Tras el sorpresivo zarpazo a las arcas porteñas, el Gobierno pretende ahora sostener en pie los puentes de diálogo con la Ciudad. En el entorno de Alberto Fernández insisten en que el recorte de un 1,18% de la coparticipación de la Ciudad -fijado por decreto- fue la hipótesis de trabajo desde el primer día y que la medida no debería frustrar otros asuntos de gestión que deben resolver en conjunto.

Sobre la mesa de ambas jurisdicciones todavía hay demasiados temas pendientes, desde la pandemia, que sigue golpeando con fuerza, hasta los proyectos económicos que alguna vez se esbozaron de forma conjunta y el traspaso de la justicia.

“No hicimos esto para romper. Seguimos pensando que hay que encarar un futuro de acuerdos, no está en nosotros sembrar discordia. El diálogo se mantiene”, dijo a LA NACION un importante funcionario que trabaja en la diaria con Fernández.

Admitió, sin embargo, que el anuncio “sorprendió” a los funcionarios porteños que ayer quedaron sumidos en el enojo y la indignación. Antes del anuncio, en Quilmes, el Presidente había aludido elípticamente a los puntos que la provincia “cedió” de coparticipación. Pero la medida se manejó con extremo recelo durante varias horas del día.

Fernández le envió un mensaje a Rodríguez Larreta recién tres minutos antes de dar su mensaje al país. El ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro apenas llegó a telefonear al jefe de gobierno porteño y el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello, hizo lo propio con el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli. Un alto funcionario nacional aseguró que los contactos siguieron el día después de asestarle el golpe a la Ciudad. En el gobierno porteño aseguraban ayer nadie había llamado a Rodríguez Larreta.

Fernández señaló en Radio con Vos: “Le mande un mensaje a Horacio y le dije: «Esto es lo que te dije que íbamos a hacer pero no te tenés que intranquilizar»”.

En la Casa Rosada evaluaban como previsible lo que finalmente sucedió: que Rodríguez Larreta eligiera la estrategia de llevar su reclamo a la Corte Suprema, por la reducción de fondos que es el equivalente a unos 35.000 millones de pesos este año y que en 2021 podría significar 45.0000 millones de pesos. “Él debe responder a sus votantes y a su sector político”, soltó un estrecho colaborador oficial.

De todas formas, para mostrar músculo, el Gobierno se apuró a difundir una solicitada firmada por 19 gobernadores que no son de Juntos por el Cambio, que celebró la medida presidencial. El documento fue coordinado por Wado De Pedro.

“Prueba de carácter”

En la Ciudad observan una línea continua entre la embestida de Cristina Kirchner contra el jefe de gobierno porteño y la nueva actitud del Presidente. “Los hechos muestran que cada vez que Cristina va a Olivos después nos tiran con misiles”, opinó un ladero de Rodríguez Larreta.

En Olivos rechazaban esa versión. “Es mentira que en el almuerzo de aquel domingo Cristina y Alberto acordaron ser más duros con Horacio”, dijo un funcionario de trato diario con el Presidente, en un intento por ahuyentar los trascendidos de los últimos días.

Lo cierto es que la vicepresidenta siempre machacó en sus discursos en contra de los recursos de la Ciudad. Desde La Cámpora manifestaron a LA NACION: “Es una decisión de Alberto que vuelve a equilibrar la balanza de la coparticipación. Devuelve razonabilidad”. Elaboraron un gráfico que exhibe que en 2015, el último año de gestión de Cristina, los recursos nacionales per cápita eran sensiblemente mayores en la provincia que en la Ciudad y que con Mauricio Macri esa ecuación se invirtió.

A principios de año, cuando la pandemia no estaba en el horizonte, el Gobierno había preparado un listado con “recursos” que la Nación le habría otorgado a la Ciudad durante el macrismo. En esa “factura”, que juntó polvo durante los últimos seis meses, figuraban desde terrenos transferidos a la Capital Federal hasta el traspaso de los juegos de azar. Por ahora esos asuntos no se reactivarán.

“Los vamos a compensar. Para empezar Mauricio Macri les había dado 2,1% por decreto y nosotros le estamos quitando un punto. El punto que correspondía al traspaso de la Policía Federal no lo tocamos”, analizó un estrecho colaborador presidencial.

Sobre los escritorios de los despachos oficiales todavía están pendientes los pedidos económicos que Rodríguez Larreta le hizo al Presidente en el marco del plan federal de la pospandemia. Tal como informó LA NACION, el jefe de gobierno porteño aspira a establecer una zona franca para la libre importación y exportación de servicios y pidió medidas de promoción de la economía del conocimiento y un ordenamiento de los terrenos fiscales de la Ciudad. “Eso sigue en pie”, aseguraron en la Casa Rosada. En la Ciudad quieren ver para creer.

El Gobierno también deberá negociar con Rodríguez Larreta el eventual traspaso de la Justicia, si logra sancionar la mentada reforma judicial. Sobre la mesa había estado la posibilidad de compensar ese traspaso con el punto de coparticipación que estaba en discusión. Esa posibilidad quedó desterrada. Será, probablemente, otro fuerte tema de discusión. (La Nación)

1 Comentario

  1. Yo si soy Larreta a partir de hoy no le brindo más servicios a los del conurbano. Que como ahí todo es un desastre recurren a la capital.
    El peronismo creo pobreza en el conurbano y ahora no sabe cómo contenerla. Lo digo conociendo la zona, ahí nací y crecí, nunca tuvimos tantas villas,.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí