Silvio Berlusconi fue dado de alta de coronavirus: “Fue la prueba más peligrosa de mi vida”

0
232
Silvio Berlusconi fue dado de alta de coronavirus: "Fue la prueba más peligrosa de mi vida"

Por: Elisabetta Piqué

Indestructible. Diez días después de haber sido internado por una incipiente neumonía bilateral, tras contagiarse coronavirus, el expremier Silvio Berlusconi, de casi 84 años, fue hoy dado de alta.

“Fue la prueba más peligrosa de mi vida”, dijo el magnate, que al salir poco antes del mediodía del hospital San Raffaele de Milán hizo declaraciones ante periodistas y apareció en discreta forma, en impecable traje y corbata y con su habitual maquillaje en el rostro. “También esta vez pude zafar”, afirmó el Cavaliere, que el 30 de septiembre próximo cumplirá 84 años y que hace cuatro años tuvo una importante operación de corazón.

El líder de Forza Itali agradeció “al cielo” y a su médico personal, Alberto Zangrilla, jefe de terapia intensiva del San Raffaele y famoso por haber creado revuelo a fines de mayo al asegurar que el coronavirus “había muerto clínicamente” por haberse curado. Berlusconi, que pasará a estar en aislamiento domiciliario en su mansión de Arcore, en las afueras de Milán, hasta que un segundo hisopado le de negativo, dio detalles de “su” coronavirus.

“Me han dicho que la entidad de mi carga viral estuvo entre las más altas entre las decenas de miles observadas en el San Raffaele”, dijo. “Afortunadamente cuando me lo comunicaron ya estaba en la fase de recuperación de la neumonía bilateral que me convirtió en un sujeto bajo riesgo”, agregó.

El contagio de Berlusconi se conoció pocos días más tarde del de su amigo, el empresario y hombre de la farándula, Flavio Briatore, dueño de la discoteca de lujo Billionaire, con quien se había reunido en su mansión de la isla de Cerdeña, región que en agosto se convirtió en un foco debido a fiestas descontroladas y sin distanciamiento.

Aunque en verdad no habría sido Briatore el “culpable” del contagio del Cavaliere, sino sus hijos, con quienes compartió unos días en Cerdeña y que también resultaron positivos asintomáticos después de haber ido a fiestas en yates y locales del jet set no solo de la Costa Esmeralda, sino también de Capri.

En una jornada considerada casi histórica en Italia por el retorno de las clases presenciales después de seis meses de parálisis, mientras subía a su auto al abandonar el hospital, Berlusconi aludió al tema. “Hoy es el día en el que millones de niños vuelven a la escuela: es una noticia positiva, señal de un retorno a la normalidad”, afirmó, al admitir que al mismo tiempo se trata de “un momento muy difícil”. “Italia no puede detenerse, sería una catástrofe, comentó, al augurarle un buen año lectivo a los chicos, a quienes llamó a la máxima responsabilidad personal y social.

“Pude probar en primera persona que hasta que el virus no será eliminado, cada uno de nosotros está expuesto al riesgo de contagiarse y de contagiar a los demás”, aseguró el expremier, al agradecer, finalmente, el apoyo de su familia y de “las muchísimas personas que no conozco, a los muchos simpatizantes y adversarios políticos, a los muchos representantes de las instituciones, empezando por el presidente Mattarella (Sergio)”.

Técnicamente inmortal

La noticia del alta hospitalaria de Berlusconi tuvo mucha repercusión en Italia, uno de los países más azotados por el coronavirus – que sigue circulando, pero en forma controlada- y que hasta ahora contabilizó 35.610 muertos, 287.653 casos y 213.634 curados.

Líder de Forza Italia, partido de centroderecha y al frente de un imperio televisivo, Berlusconi fue tres veces primer ministro del país y dominó el escenario político durante dos décadas, en medio de escándalos por sus fiestas “bunga-bunga” con modelos menores de edad, en su último período en el gobierno. Considerado muchas veces “muerto políticamente”, varias veces, gracias a su carisma y habilidad política, logró resucitar y sigue estando al frente su agrupación.

Su alta hospitalaria le hizo recordar a muchos italianos cuando Berlusconi fue definido como “técnicamente inmortal” por uno de sus médicos personales, Umberto Scapagnini, diputado de su partido y exalcalde de Catania, que se jactaba de prepararle un “elixir de larga vida” y que falleció en 2013. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí