Casa propia. Cada vez es más difícil hacerse de los dólares para comprarla

0
712

Por: María Julieta Rumi

Si bien aún faltan definiciones del Banco Central , distintos corredores inmobiliarios consideraron que quien busca comprar una propiedad, no podrá acceder a dólares a precio oficial más allá del cupo, ya que incluso quienes tomaron un crédito hipotecario no pudieron cambiar pesos por la divisa en los últimos meses por la falta de autorización del BCRA. Es decir que, al igual que en el último tiempo, los compradores futuros serán en su mayoría personas que ya tenían ahorros en dólares o quienes venden un inmueble para achicarse o agrandarse poniendo una diferencia.

Otra posibilidad es que muchos se vuelquen a comprar unidades en pozo, ya que se necesitan menos dólares para acceder porque solo se paga en esta moneda el boleto, mientras que el resto se abona en pesos ajustados por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción. Más allá de esto, los expertos señalan que el mercado se achicará como en las épocas del cepo de 2011, con dos diferencias: que en aquel momento se partía de mayores niveles de actividad y que en ese cepo estaba el instrumento de los Certificados de depósito para inversión (Cedin), que permitían blanquear los dólares blue.

“El Cedin era una forma de blanquear dólares de ahorro no declarado y comprar inmuebles. Nosotros no hicimos muchísimas operaciones, pero los que hicieron dicen que funcionó muy bien. Hoy lo que noto es que, si accedés al blue, no hay posibilidad de justificar el dinero para comprar una propiedad”, señaló Soledad Balayan, de Maure Inmobiliaria, y sumó que en el anterior cepo el límite, en los papeles, lo fijaban los ingresos.

“En el último tiempo tampoco es que el mercado se movía por los que tenían pesos y compraban el cupo de US$200, sino que era gente que tenía los dólares o vendía un inmueble para comprar otro. Eso generó algunas operaciones. Pero hoy quien gana bien no tiene posibilidad de comprar al dólar oficial. La otra es poner los dólares en una obra en pozo y apostar al dólar futuro”, agregó.

En cuanto a la posibilidad de tomar un crédito hipotecario para acceder a dólares para comprar una propiedad, un corredor inmobiliario consultado dijo que tuvo una operación previo a la cuarentena en la que el comprador no pudo acceder a la divisa a pesar de tener el préstamo aprobado en pesos en un banco porque el BCRA no autorizó la compra.

“Lo de sacar un crédito para acceder a los dólares ya no estaba y no va a haber excepciones”, dijo José Rozados, fundador de Reporte Inmobiliario, y coincidió en que este cepo es más restrictivo que el de 2011-2015, el período más bajo en escrituraciones hasta 2019 (con menos de 40.000 operaciones anuales).

“El mercado se vuelve muy complicado. El que opera tiene que tener dólares en blanco porque, en su gran mayoría, es lo que pretende el que vende para quedar con una posición para la compra. Eso complica y además es un mercado que venía con una menor dinámica que la que había en 2011. Con un mercado que ya viene debilitado, no se puede esperar que sean beneficiosas medidas más restrictivas”, continuó y agregó que solo se presentan ventajas coyunturales para él que tiene dólares y consume en pesos, ya que el aumento de los costos en pesos siempre corre de atrás.

En tanto, Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), dijo que hay que esperar a ver en qué nivel se estabiliza el blue, a lo que Alejandro Bennazar, de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), sumó que “cuando el dólar se moviliza, el mercado se paraliza”.

Sin embargo, consideró que lo que más ha perjudicado es la pandemia. “Partís de un nivel de escrituración muy bajo y venimos de 30 meses de caída permanente. Un tobogán sin final”, describió.

Por último, sostuvo que el mercado está raro y las operaciones son casi nulas porque hay muy poca gente resolviendo situaciones. “El panorama de corto plazo es de espera y el de largo plazo que, a medida que pase más el tiempo, una de las partes va a tener que ceder. Es muy complejo el análisis de la pandemia. No creo que se pueda comparar con el anterior cepo o los últimos 100 años. Este es el condimento más complicado. Ni las medidas, ni la movilización del dólar. En el sector estamos más preocupados por sacarnos el barbijo de una vez por todas”, cerró. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí