El tribunal que debe juzgar a Cristina Kirchner por el caso Cuadernos quedó en un limbo

0
1648
Para la Justicia, hay un alto grado de certeza de que los cuadernos son los originales

Uno de sus jueces, Germán Castelli, fue desplazado por el Senado y la Cámara de Casación. Pero la Corte advirtió que ella decidirá.

Por: Lucía Salinas

Son más de 220 cuerpos de expediente, 231 medidas realizadas durante la instrucción, informes requeridos a la AFIP, a la ANAC, al RENAR, como a otros organismos del Estado. En esa cantidad de papeles -guardados en más 26 cajas de documentación- se traduce la causa conocida como los Cuadernos de las Coimas, la mayor investigación por corrupción y que hoy aguarda el inicio del juicio oral. A dos años del inicio del expediente, la causa radicada en el Tribunal Oral Federal 7 (TOF 7) no logra avanzar. Ahora se sumó otro obstáculo, con la decisión del Gobierno de remover a uno de los jueces que integra el TOF, Germán Castelli. Pero el magistrado, que resiste su desplazamiento, pidió licencia ante la Corte, adonde también recurrió para evitar su traslado. El máximo tribunal ya advirtió que se quedará con la palabra final. Pero mientras, ¿qué sucederá con el cargo de Castelli? Las opciones que dejaron en un limbo al Tribunal que debe juzgar a la vicepresidenta.

El TOF 7 tiene a su cargo el debate oral del caso Cuadernos, donde Cristina Kirchner es la principal imputada. El expediente que instruyó el fallecido juez Claudio Bonadio la había encontrado responsable en la causa central y seis derivaciones de ese caso. El delito era el mismo, aplicado a diferentes áreas: Transporte, Energía, Obra Pública, Subsidios al transporte, entre otros. Durante los últimos meses, la vicepresidenta logró reducir a la mitad las acusaciones en su contra y dejar sin efectos los pedidos de prisiones preventivas que se le habían dictado.

La causa, iniciada por las anotaciones del chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, tiene 172 personas procesadas, de las cuales 71 ya fueron confirmadas por la Cámara Federal y están listas para el juicio oral. Del total de procesados se puede hacer otro desglose: hay 136 empresarios, 22 exfuncionarios y 14 supuestos testaferros. No es todo: entre aquellos 172 procesados hay 31 “arrepentidos”.

Al caso lo rodean varias particularidades, que reflejan algunas falencias del Poder Judicial. En primer lugar, el 7 es el único TOF que no funciona en Comodoro Py, sino en el Palacio de Justicia. Pero la Fiscalía a cargo de Fabiana León se encuentra en el séptimo piso de los Tribunales de Retiro. Esto trae problemas continuos.

La causa está en etapa inicial en el Tribunal, es decir ni siquiera se comenzó con el ofrecimiento de prueba, una instancia en la que la Fiscalía, las querellas y los acusados sugieren medidas complementarias para que se tengan en cuenta durante el juicio, como también potenciales testigos. Después de esa etapa, el TOF decidirá a cuáles de todos esos requerimientos hace lugar en función del análisis de la documentación del caso. Recién entonces fijará fecha de inicio de las audiencias.

Esta semana sumó otra particular circunstancia. Luego de la votación del bloque K en el Senado, el Gobierno publicó el decreto que remueve de su cargo a Germán Castelli, uno de los tres jueces del TOF 7. El magistrado, que ya había acudido a la Corte para evitar ese desplazamiento -y aún espera una respuesta- requirió una licencia ante el máximo tribunal, hasta que aclare su situación.

¿Queda vacante el Tribunal? La decisión de Cristina Kirchner de remover a Castelli, que contó con el aval del Congreso y de la Casa Rosada, tiene por un lado la confirmación del corrimiento del magistrado tras la publicación del Decreto en el Boletín Oficial. Si seguimos esa línea, quien reemplace a Castelli deberá ocupar una subrogancia -reemplazo- permanente, debería ser designado por el Consejo de la Magistratura, done tambíen hay una mayoría kirchnerista.

Pero también es posible otro escenario. En caso de que la Corte acepte otorgarle licencia a Castelli hasta que se resuelva la situación -es decir hasta que el mismo Tribunal resuelva si la movida K tendrá éxito o no-, el TOF 7 técnicamente no queda incompleto. Para cubrir temporalmente la ausencia del magistrado de licencia, sería la Cámara  Federal de Casación Penal el tribunal que debe sortear al suplente.

A su vez, todo quedaría en nada si la Corte resolviera pronto ratificar a Castelli, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi en los puestos de los que buscan desplazarlos el kirchnerismo y el presidente Alberto Fernández. Como señalaron fuentes judiciales a Clarín, el TOF 7 se encuentra “ahora en una suerte de limbo”. Todo retrasa aún más la posibilidad de que se avance hacia el inicio del debate oral del caso Cuadernos.

Y no es cualquier causa. Por su dimensión, complejidad y gravedad de los hechos investigados, los responsables de la causa la califican como el mayor expediente de corrupción de los últimos 20 años. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí