Para Martín Lousteau, los temas que el oficialismo impone para tratar en el Senado están “alejados de la realidad”

0
300
Para Martín Lousteau, los temas que el oficialismo impone para tratar en el Senado están “alejados de la realidad”

El legislador de Juntos por el Cambio tildó de “egoísta” a la agenda del Gobierno y lanzó: “No es un momento para estar discutiendo estupideces”.

El senador radical de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau, fue uno de los oradores más fervientes que tuvieron las últimas sesiones. Y una vez más, se mostró en contra de los temas que impone el oficialismo para tratar en el recinto. “Me parece alejado de la realidad y egoísta”, lanzó.

En la sesión del miércoles en la Cámara Alta, el dirigente le apuntó a la vicepresidenta Cristina Kirchner por querer desplazar a los jueces que la investigaron en causas de corrupción.

“Las fricciones son parte de lo anecdotario. Lo grave que está pasando en el Senado es que no se está discutiendo nada de lo que se debería en el medio de la peor crisis social, económica y con consecuencias muy importantes en la política”, analizó en diálogo con Todo Noticias.

“Desde hace tiempo Argentina tiene un problema estructural. Hay angustia e incertidumbre frente al presente y a cosas que la gente no sabe cómo van a seguir. Y nos ve discutiendo temas que pueden ser importantes en otro contexto, en un país normalizado… pero en este momento me parece alejado de la realidad y egoísta”, agregó.

El legislador hizo referencia además a su reciente frase sobre que “nunca” en su vida estuvo “tan preocupado por la Argentina como ahora”. Y volvió a apuntar a los temas de agenda del oficialismo que “empeoran el estado de ánimo de la gente”.

“Argentina tiene un problema estructural de falta de crecimiento. La clase política debería marcar el rumbo colectivo a futuro. Si la agenda de algunos es la agenda de la pelea que tengan solidaridad y se empiecen a abstener de la pelea”, enfatizó.

Y agregó: “Hay que conducir varias cosas al mismo tiempo. Primero la pandemia que no terminó, segundo el estado de ánimo colectivo. Y si nos tiramos con cosas que no sirven, que son irrelevantes y agrediéndonos, el estado de ánimo va a empeorar… No es un momento para estar discutiendo estupideces. Es un momento para entender la gravedad que tiene”.

En esa línea, recordó que “la pandemia implica una pérdida de riqueza e ingresos masiva” y que “cada uno la está sintiendo en su espacio”.

Advirtió también que los programas de ayuda que lanzó el Gobierno por el coronavirus sólo sirven para contener en la actualidad: “Hay diques de contención que están acumulando agua y que mañana se van a romper porque no son siempre los ATP, IFE, postergar los pagos de impuestos y servicios públicos… Es agua que se acumula y mañana también puede desbordar”.

El economista cuestionó también las restricciones sobre el dólar que sigue imponiendo el Gobierno. Y lo separó en dos partes.

Por un lado, dijo que “hay un síntoma, cada vez que sube la temperatura del dólar hay un problema de base y además una manifestación de la preocupación de la gente”. En esa línea, explicó que “la gente se asusta y cuando tiene incertidumbre con respecto al futuro, trata de comprar (dólares) porque no depende de nada de lo que podamos hacer nosotros y la gente lo siente como más seguro”.

Por otro lado, explicó que la moneda extranjera “es el precio de todo lo que producimos nosotros con respecto al resto de los precios del mundo”. Y ahondó: “Es el precio fundamental de la economía. Ordena el resto de las cuestiones. Es el precio que tenemos para competir con el resto del mundo. Y cuando está desalineado es cuando la Argentina se estanca y tarde o temprano cae en alguna devaluación que genera crisis”.

“El Gobierno al síntoma lo trata mal y a la relevancia, que tiene el tipo de cambio en cualquier economía, la está subestimando”, cerró al respecto.

En otro aspecto, Lousteau se refirió al caso Falabella y las empresas que se van del país. “Argentina para los inversores extranjeros tiene tantas anomalías que siempre tienen que explicar por qué es un caso atípico. Antes había empresarios argentinos que estaban dispuestos a comprar esas empresas, hoy no quieren asumir ese riesgo”.

Alertó que esa sensación también la sienten “muchos jóvenes que están pensando en irse” y que “nos están diciendo que no tienen confianza en ordenar el presente y sobretodo el futuro”.

Por último, el senador marcó sus diferencias con Alberto Fernández: “Al principio de la pandemia veía al presidente con ánimo de diálogo. Esa foto de los tres juntos (con los gobernadores Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta) generaba cierta expectativa a pesar de las diferencias”.

“Los últimos acontecimientos hizo que aquellas cuestiones de diálogo y mesura hoy ya no están sobre la mesa. Hoy se está evaporando a una velocidad inusitada”, subrayó, y pidió: “Ya no hay más espacio para agendas personales, antagónicas y para buscar la derrota del otro”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí