Martín Guzmán aseguró en Diputados que el objetivo es “mantener la estabilidad del tipo de cambio real”

0
230
Sergio Massa junto a Martín Guzman en la Cámara de Diputados - Foto: Telam

El ministro de Economía presentó el Presupuesto 2021 y volvió a defender el refuerzo del cepo al señalar que “estamos teniendo que lidiar con los efectos del proceso que favoreció la especulación financiera en los años previos”.

El ministro de Economía, Martin Guzmán, expuso este martes en la Cámara de Diputados para detallar el proyecto que giró el Gobierno del Presupuesto 2021 y, además de justificar las proyecciones, volvió defender el refuerzo del cepo al dólar que busca “mantener la estabilidad del tipo de cambio real”.

“El Presupuesto es otro paso fundamental en el proceso de estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero de crecimiento inclusivo y estable. Es la herramienta más importante para la política pública. Estamos presentando el ancla del esquema integral macroeconómico de transición entre el lugar en el que hoy se encuentra la economía argentina y el lugar al que queremos llevar a la economía argentina”, dijo Guzmán.

El funcionario nacional se presentó en la Comisión de Presupuesto, donde habló sobre la iniciativa que contempla un crecimiento del 5,5% del PBI, un gasto total de más de $ 8 billones y un fuerte aumento de los recursos destinados a las obras de infraestructura.

Guzmán estuvo acompañado por el presidente de la Cámara, Sergio Massa, quien destacó que el debate del Presupuesto es una oportunidad para demostrar que el objetivo es promover las acciones necesarias para “levantarnos de esta situación que le toca vivir al mundo y a la Argentina en particular”.

“El presupuesto es la herramienta más importante del Estado Nacional a la hora de definir políticas públicas. Todos sabemos que el Presupuesto debe dar certezas, garantizar la previsibilidad en el trabajo del Estado para los ciudadanos, por eso creemos muy importante en esta Casa que la discusión se dé en un marco franco, sincero, sensato, honesto, pero sobre todas las cosas de respeto y de consideración a la realidad que le toca vivir a la Argentina y el mundo”, consideró Massa.

En línea, Guzmán consideró que la presentación del Presupuesto es “otro paso fundamental en el proceso para estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero inclusivo y estable”.

“Estamos en una situación que realmente es muy difícil y que presenta enormes desafíos en al Argentina y en el mundo. El mundo está sufriendo los efectos de una pandemia que no tiene precedentes en el sistema capitalista. Le ha generado un golpe fortísimo a la economía mundial y también a la Argentina que ya estaba viviendo una situación de profunda crisis macroeconómica”, describió Guzmán.

El titular de la cartera económica reiteró que los objetivos centrales son llevar adelante un proyecto productivo que garantice la inclusión, el dinamismo productivo para generar valor y producir más, la estabilidad macroeconómica, un esquema de desarrollo con equidad federal y el respeto por la soberanía.

Seguido, Guzmán planteó las metas que se establecieron en torno a la política macroeconómica y, sobre el financiamiento, reiteró que la prioridad es conseguirlo en moneda propia y no en dólares.

“Eso requiere de un desarrollo del mercado de capitales local y no depender del endeudamiento en moneda externa, en dólares, y tampoco del financiamiento de la autoridad monetaria, del Banco Central. Hoy no estamos ahí, estamos en el camino correcto en la dirección para tener financiamiento con los lineamientos que buscamos”, aclaró.

El ministro se refirió luego a los objetivos de la política cambiaria. “Lo que buscamos en el horizonte es poder, y también en la transición, mantener la estabilidad del tipo de cambio real asegurando condiciones de competitividad y en el horizonte que la Argentina pueda contar con regulaciones de la cuenta de capital, que son distintas que las que hoy están presentes pero que por una razón tienen que estar presentes”.

“Lo que se busca es poder implementar regulaciones macroprudenciales, un manejo de la cuenta de capitales y de los movimientos de capitales internacionales que favorezca la entrada de inversiones, pero que desaliente el ingreso de capitales especulativos que ha sido una constante durante los cuatro años que precedieron a nuestro Gobierno”, justificó.

Y luego volvió a defender la puesta en marcha del cepo: “Las medidas que se tomaron son medidas de una situación de transición y tienen que ver con la emergencia económica que está viviendo la Argentina y tienen como objetivo frenar ese drenaje de reservas. Entendamos esto: son medidas de transición, no son características de la economía, no son medidas que nos pongan contentos, son medidas para evitar que se transite un sendero que termine en mayor inestabilidad”. 

Al respecto, Guzmán agregó que se necesita “fortalecer las reservas internacionales” y defendió el reforzado cepo sobre el dólar al señalar que “estamos teniendo que lidiar con los efectos del proceso que favoreció la especulación financiera en los años previos”.

“Una de las heridas que hay que curar es la debilidad en el frente de las reservas. Hemos venido enfrentando una inestimabilidad cambiaria muy fuerte desde abril de 2018, el país tuvo tres corridas cambiarias. Luego de un proceso en el cual hubo ingresos de capitales, principalmente del tipo portafolio, mucho del cual vino a aprovechar oportunidades de especulación financiera del corto plazo, lo que le dejó a la economía argentina es un estado de ebullición y ansiedad, en donde muchos capitales buscaban irse y se fueron muchos, y eso resultó en saltos cambiarios elevados”, evaluó.

Sobre esto, dijo que ahora “se da esta situación en la cual hoy tenemos un frente comercial con superávit pero una demanda por divisas en el frente financiero que le genera problemas a la Argentina, que pone al país a la defensiva y que requiere de medidas para poder lograr que primero se estabilicen las reservas internacionales y después puedan crecer”.

El ministro manifestó también que se requiere “impulsar la recuperación entendiendo que la sostenibilidad fiscal es una condición necesaria para una economía tranquila”.

“Hay que impulsar la economía pero entendiendo que hay múltiples restricciones de financiamiento y tenemos que encontrar un balance entre esos dos principios. El Presupuesto que hemos preparado define ese balance”, dijo.

El funcionario además convocó a los legisladores a discutir con seriedad y responsabilidad el Presupuesto porque, advirtió, “la grieta tiene un costo económico, para la vida de la gente”.

En su exposición, el titular del Palacio de Hacienda detalló los aspectos centrales del proyecto que contempla gastos por más de $ 8,3 billones, un déficit del 4,5%, un crecimiento del 5,5% del Producto Bruto Interno (PBI), una inflación del 29% y un dólar en torno a los $ 102,4, para fin del próximo año.

“El Presupuesto apunta a un déficit fiscal primario de 4,5% del Producto, un nivel que consideramos adecuado en el contexto de las restricciones que enfrentamos para apuntar a una recuperación de la actividad económica”, planteó Guzmán.

Agregó que “al déficit primario se le suman los intereses de la deuda pública que totalizan 1,5% del Producto”. “Este Presupuesto se apunta a financiar con 40% de deuda pública y 60% de financiamiento por parte del Banco Central. No es el mix óptimo, pero es el que consideramos factible para que el Estado pueda lograr en el proceso de normalización de la deuda pública”, remarcó.

“Queremos hacer un presupuesto sobre la base del realismo. Y si después la realidad resulta ser mejor, por supuesto que nos reservamos cierta flexibilidad. Es el escenario de base que consideramos más razonable, pero entendemos que siempre puede haber contingencias y sobre todo en un escenario en como la economía mundial está viviendo en este momento”, explicó. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí