miércoles, octubre 28, 2020
9 C
Río Gallegos

La legislatura fueguina aprobó la ley de reforma judicial para pagar favores políticos

En Tierra del Fuego el PROG.RE.SO llegó solo a unos pocos

(Por Mario Bermejo para OPI TdF) – Un día antes de la nueva cuarentena, la Legislatura de Tierra del Fuego, amplió el número de jueces de la Corte provincial. Lo hizo sin ningún tipo de deliberación social ni público presente

El proyecto de colonización de la Corte operado por el Legislador Pablo Villegas logró sanción legislativa en forma unánime. Ni la crisis sanitaria y social que arrasa en la provincia, ni los argumentos de perspectiva de género, conmovieron a la Cámara. La Ley no genera ningún tipo de solución a una sociedad atravesada por una crisis sin precedentes y con un récord de desempleo del 22%, es así que la ley llamada coloquialmente  “Ley Löffler” ya es sinónimo de casta en Tierra del Fuego.

 Cabe destacar que  Damián Löffler, uno de los que accede al STJ, cursa su sexto período legislativo y se le atribuye  la facultad de ¨manejar el Gobierno desde su banca” junto al dueño del Movimiento Popular Fueguino, Pablo Villegas quien acompaña a la vicegobernadora Bertone, conexto en el cual la segunda vacante creada en el STJ con el consenso de toda la clase política, la cubrirá el hasta hoy Presidente del Tribunal de Cuentas, el abogado Miguel Longhitano.

 La llegada de Longhitano al STJ, de la mano del peronismo fueguino, producirá una vacante en el Órgano de Control que sirvió para calmar las expectativas que tenía el legislador Federico Bilota de ser parte del STJ, casi como “un premio consuelo”.

Quien también expresó su postura fue la diputada Rosana Bertone ratificó de manera contundente su rechazo a la ley de ampliación del Superior Tribunal de Justicia aprobado por la Legislatura Provincial en la sesión de este viernes.

Bertone consideró que “es una ley que lleva nombre y apellido”, y agregó “es una vergüenza que se modifique una institución tan importante como el Superior Tribunal de Justicia para pagar acuerdos políticos electorales.”

 Es así que al gobernador Gustavo Melella se le cayó otra careta, ¿y van? Siempre estuvo de acuerdo con que Ernesto Löffler sea juez del Superior, todo lo que dijo en contrario, fue mentira.
 
Ahora, al Gobernador, solo le queda aplicar la máxima “mi moral no es la de mis ministros”, pero con una ligera modulación para referirse a sus legisladores. (Agencia OPI Tierra del Fuego)

Similar Articles

Comments

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicidad

Destacadas

Más artículos