El PJ busca que Alberto Fernández se convierta en el jefe del partido

0
223
Tras el masivo banderazo, Alberto Fernández advirtió: “No nos van a doblegar los que gritan”

Este viernes habrá una cumbre virtual para confirmar el cronograma que determina el recambio de autoridades el 20 de diciembre. Preparativos para el acto del 17 de octubre.

Por: Pablo Ibáñez

Alberto Fernández irá, el 17 de octubre, a la sede de la CGT sobre la calle Azopardo y desde el histórico salón Felipe Vallese encabezará un acto virtual para recordar los 75 años de la irrupción, caótica y tumultuaria del peronismo.

La celebración “telemática” puede convertirse en una entronización anticipada de Fernández como jefe del PJ, trámite que cuya agenda formal está programada para el 20 de diciembre.

Este viernes, con José Luis Gioja como ordenador, se reunirá el Consejo del PJ nacional, más el apéndice que fue la Comisión de Acción Política (CAP), para ajustar esos dos episodios: el diseño del acto aniversario y el cronograma que, todo indica, terminará con la proclamación de Fernández al frente del partido.

Como en todo, en la dinámica interna del PJ, pegó la pandemia. La sucesión de Gioja en la butaca mayor del consejo debía renovarse en mayo pero apareció el COVID-19 que hizo prorrogar los plazos primero a octubre y luego a fin de año.

El deadline es el 20 de diciembre, fecha que concentran dos instancias: es la fecha de elección de la interna y es, además, el dia en que vencen los mandatos actuales. Todo en el mismo domingo.

La semana pasada, Santiago Cafiero dio la primera señal sólida sobre el interés de Fernández de desembarcar en la jefatura del PJ, una variable que a principios de año no aparecía en el menú de opciones del Presidente.

“Está bueno poner a una figura como la del Presidente, que es la máxima autoridad nuestra, a conducir el partido”, dijo el jefe de Gabinete. En junio, esa idea empezó a tomar cuerpo entre gobernadores y sindicalistas como Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Víctor Santa María (Suterh), y terminó de cristalizarse en los últimos 10 días.

“Sería muy bueno para el partido que Alberto acepte ser el presidente del PJ”, le dijo Gioja a Clarín y aseguró que su postulación será otro paso en la unidad que se gestó en el 2019 para enfrentar a Mauricio Macri.

Para Fernández puede, a su vez, ser una señal de fortaleza y una plataforma para potenciar una mesa de diálogo político con los diversos actores del Frente de Todos (FdT), proceso que se alteró por la pandemia, admiten en el Gobierno.

Puede, además, ser la plataforma para un proceso que Fernández puso sobre la mesa en la campaña electoral: institucionalizar el Frente de Todos con un modelo similar al Frente Amplio uruguayo, donde cohabitan e interactúan los distintos espacios políticos que integran la alianza política.

Esa fue, antes de asumir, la idea del Presidente que naufragó entre el COVID-19 y las particularidades de un espacio donde todo, o casi todo, es peronismo aunque se bifurque en distintos clanes o generalatos.

Este viernes, con Cafiero y “Wado” De Pedro en la juntada virtual, el PJ acelerará el proceso con el objetivo de despejar el riesgo de una interna que pocos quieren y que, además, puede ser un obstáculo para la renovación de autoridades.

Marcará, además, el regreso al PJ de La Cámpora, espacio que no se integró a la cúpula de 2016 que comandó Gioja, el sanjuanino que le tocó presidir a un peronismo que venía de perder el poder y que remó, luego, para sellar la unidad.

Más simple: si hay lista única, la jefatura se puede proclamar a mano alzada pero si hay más de una boleta sería necesaria una competencia en las urnas que sería difícil desde la logística y desde la política.

Néstor Kirchner, que presidió el PJ desde mayo de 2008 hasta junio de 2009 -renunció luego de perder la elección legislativa de ese año contra Francisco De Narvaez – construyó la herramienta que puede, más de una década después, allanar la proclamación de Fernández: fijó un protocolo interno que establece que para competir por la jefatura del partido, el candidato debe tener el respaldo de más de tres presidentes de PJ provinciales.

En algún momento, Sergio Berni dijo que quería pelear por ese cargo y Guillermo Moreno suele, cada tanto, renovar esas pretensión. Alguien deberá muñequear para despejar la llegada de Fernández que, así y todo, no fue confirmada desde Olivos.

El 17, fecha aniversario del PJ, Fernández podría dar una señal de esa voluntad o escuchar de otros dirigentes el clamor para que acepte presidir el PJ.

Será, en definitiva, el invitado estelar del acto que en el plan original, fogoneado por la jerarquía sindical del PJ, contemplaba una transmisión “telemática” desde Azopardo y la multiplicación de ese discurso en actos en las plazas y calles de todo el país.

Fernández consintió lo primero, pero pidió suspender los encuentros en el territorio para no contradecir la posición oficial de evitar las aglomeraciones en tiempos de pandemia. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí