miércoles, octubre 21, 2020
5 C
Río Gallegos

MURIÓ EL DR. MARCELO CASARO, EL PRIMER MÉDICO VÍCTIMA DE COVID EN SANTA CRUZ

MURIÓ EL DR. MARCELO CASARO, EL PRIMER MÉDICO VÍCTIMA DE COVID EN SANTA CRUZ

Desde la explanada del Hospital Regional de Río Gallegos (HRRG) se despidió el mediodía del miércoles al doctor Marcelo Casaro. Falleció el martes, tras luchar durante más de un mes con el COVID-19. Es el primer médico que muere en la ciudad por el virus.

Su partida no pasó desapercibida, no sólo porque era un vecino reconocido y muy querido, sino porque fue fuente de consulta de diversos medios que, por su especialidad, la infectología, lo tenían como referente al momento de buscar explicaciones, responder preguntas y entender un poco más sobre esta pandemia.

Paradójicamente, el doctor Casaro que sí fue un referente para periodistas de esta capital, no lo fue para el Comité Operativo de Emergencia (COE) de Río Gallegos. Posiblemente hoy, con la cruel realidad de su muerte, sus testimonios cobran otro sentido y sus advertencias y proyecciones sobre el desarrollo del virus en la ciudad, resuenan con mayor peso.

Él fue uno de los primeros profesionales de la salud que habló sobre el CORONAVIRUS, advirtió sobre la necesidad de reforzar las medidas para evitar la multiplicación de contagios. Aseguró a mediados del mes de julio que, en Río Gallegos, a su entender, existía transmisión comunitaria y que no encontraba explicación al momento de analizar por qué los funcionarios responsables, no lo admitían. Además, advirtió que era inevitable el colapso del sistema sanitario en la ciudad, por los casos que se multiplicaban y la curva que no paraba su ascenso. Incluso, solicitó en reiteradas notas periodísticas que era necesario incrementar los testeos y advirtió como fundamental controlar a los contactos estrechos, a quienes no se hisopaba, aunque él consideraba fundamental hacerlo.

Meses más tarde, con la llegada de funcionarios nacionales a Río Gallegos, la propia directora de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación, Analía Rearte confirmó lo antedicho por Casaro. La multiplicación de los casos en esta capital estuvo íntimamente ligada a la falta de control y atención de los contactos estrechos.

Su pronta partida, hizo que resuenen con mayor ímpetu algunas de sus frases y conceptos: “este es un virus muy agresivo”, “la parte hospitalaria va a sucumbir” y “vamos a contagiarnos todos en algún momento”, pero nadie, pese a su patología de base como era la diabetes, podía imaginar el final. 

Casaro fue médico de la Policía de Santa Cruz, era correntino, tenía 49 años y se había afincado en esta capital, donde también atendía de manera privada y en lo público, lo hacía en uno de los centros de atención primaria de la Municipalidad de Río Gallegos.La ciudad que él y su familia adoptaron para vivir, lo despidió este miércoles. Fue desde el propio Hospital donde pasó sus últimos días internado, bajo el dolor de sus familiares y amigos y el aplauso cerrado de los trabajadores de la salud y de sus propios pacientes. De fondo, el viento impiadoso y las sirenas de las ambulancias que no paraban de sonar. Así partió hacia el Cementerio local en un helado mediodía, que contradijo al clima sanitario que vive la ciudad y la provincia de Santa Cruz. (Agencia OPI Santa Cruz)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Noticias