Quién es la jueza que debe decidir sobre el patrimonio de Cristina Kirchner y ahora suma el de Máximo

0
476
La Jueza María Eugenia Capuchetti

María Eugenia Capuchetti heredó el juzgado de Oyarbide y es suplente en el de Canicoba Corral, libre tras su jubilación. Su vínculo con Daniel Angelici.

Por: Lucía Salinas

La jueza federal María Eugenia Capuchetti salió sorteada para decidir si abre la investigación en contra de Máximo Kirchner, quien fue denunciado por presunto enriquecimiento ilícito y falsificación de documento público, a raíz de que en su última declaración jurada consignó contar con bienes por 292 millones de pesos. La misma magistrada -a cargo del juzgado que era de Norberto Oyarbide- también tiene pendiente decidir si reabre la investigación contra Cristina Kirchner por presunto enriquecimiento ilícito.

El patrimonio de la familia Kirchner vuelve a ser objeto de investigación. Por un lado, el incremento de su riqueza que la ex Presidenta tuvo durante sus años frente a la Casa Rosada, y ahora por el mismo motivo respecto a su hijo Máximo. Ambos expedientes están en manos de la misma magistrada, pero en dos juzgados diferentes.

María Eugenia Capuchetti juró en mayo de 2019 como titular del Juzgado Federal 5 que perteneció a Norberto Oyarbide, donde se había tramitado el controvertido expediente por el patrimonio de la ex Presidenta, cerrado por ese juez en tiempo récord y en medio de denuncias. Esa polémica causó una denuncia para su reapertura, que ahora tiene en sus manos Capuchetti para decidir sobre ella. A su vez, en el juzgado 6 -cuyo titular era el ahora jubilado juez Rodolfo Canicoba Corral- se investigará la denuncia por supuestas inconsistencias en la declaración jurada de Máximo Kirchner.

De 46 años, María Eugenia Capuchetti es hija del histórico jefe de Seguridad de la AFA, Carlos Capuchetti. Aquellas viejas raíces familiares en el mundo del fútbol y la justicia -en cuyos distintos despachos reportó durante dos décadas- la vincularon con Daniel Angelici, quien es reconocido como uno de sus referentes.

Pero el “padrino” más cercano a la flamante jueza federal es quien por pocas semanas no llegó a ser también su colega, el ahora juez de la Corte Suprema bonaerense Sergio Torres. Con él trabajó cuando estaba a cargo del juzgado de instrucción 24, y lo acompañó a Comodoro Py en 2001, cuando el presidente Fernando de la Rúa lo hizo juez federal.

Luego, Capuchetti pasó al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, bajo la batuta de otro ahijado de Angelici, el procurador Martín Ocampo. Su último cargo antes del concurso que la terminó depositando en el juzgado federal porteño 5 fue el de titular de la Oficina de Enlace con Organismos Oficiales de aquel organismo.

La semana pasada, Capuchetti salió sorteada para subrogar por un año el juzgado 6 que dejó vacante Rodolfo Canicoba Corral, tras jubilarse. Al frente de ese despacho, ahora debe decidir si abre la investigación sobre la fortuna de Máximo Kirchner. Su última declaración jurada sostiene que es dueño de 292 millones de pesos, distribuidos en 27 propiedades (25 de las cuales fueron herencia), dos vehículos, 3 millones de dólares y acciones en tres sociedades.

La abogada Silvina Martínez sostiene que en función de la valuación de las empresas familiares, intervenidas tras ser sospechadas de su utilización para maniobras de lavado de dinero, los bienes del diputado nacional ascenderían a 25 millones de dólares, por la cotización de las propiedades que pertenecen a las compañías de las que es dueño en partes iguales con su hermana Florencia Kirchner.

El patrimonio de CFK

Fue en el Juzgado 5 -cuando Oyarbide era titular-, durante sólo seis meses estuvo abierta la causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor y Cristina Kirchner. El caso se cerró con el sobreseimiento de ambos, después de una turbia pericia contable de la que participó el entonces contador de los ex presidentes la causa.

Los Kirchner eran investigados porque, según sus propias declaraciones juradas de bienes, su patrimonio había aumentado 158% en un año. Entre 2007 y 2008, pasaron de tener bienes, dinero en efectivo y sociedades por 17,8 millones de pesos a acumular 46 millones.​ La discusión sobre cómo investigó aquel expediente se reabrió en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas, cuando Oyarbide admitió que actuó bajo presiones de los ex presidentes; del ex director de la SIDE, Antonio Stiuso, y del operador judicial K Javier Fernández.

A estas declaraciones se sumó luego la confesión del ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, quien contó que Néstor le pidió que se haga cargo de “manejar su pericia contable” y que lo envió a la SIDE, donde se encontró con Fernández y desde donde lo llevaron a la casa de Oyarbide, quien le pidió que describiera los hechos económicos de Kirchner que él conocía desde los 90.

En su oportunidad, el perito Eduardo Blanco Álvarez, ex auditor de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, confeccionó un informe sobre las inconsistencias que detectó en el patrimonio de los Kirchner, pero nunca se incorporó al expediente que instruyó Oyarbide. Dijo que de los 28 millones de pesos que había crecido el patrimonio de los Kirchner entre 2007 y 2008, unos 24,7 millones eran imposibles de justificar. En diciembre de 2009, con el dólar a $ 3,81, esa cifra ascendía a casi 6,5 millones de dólares.

El ex contador de los Kirchner confesó que durante el año 2008 Néstor Kirchner había vendido aproximadamente 13 propiedades que se transfirieron a Austral Construcciones -la empresa de Lázaro Báez- y Rudy Ulloa, y no estaban todas las escrituras, algunas eran copias simples”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí