Francia se prepara para el toque de queda como última medida antes del confinamiento total

0
482
Francia se prepara para el toque de queda como última medida antes del confinamiento total

Lo anunciaría Macron este miércoles. Será en las zonas más afectadas como París, entre las 23 y 6 de la mañana. Multas y meses de prisión para quien lo viole.

Por: María Laura Avignolo

Una “segunda ola fuerte” de coronavirus está hundiendo a Francia y el gobierno no descarta un toque de queda por la noche en las ciudades con alerta máxima. Paris, Lyon, Grenoble, Lille, Toulouse, están en la lista. Sería una de las medidas a adoptar por el presidente Emmanuel Macron, y la anunciaría el miércoles en un reportaje por la noche, en la televisión francesa, donde se referirá a la situación sanitaria y económica.

Cuando el presidente habla en Francia hay un status de solemnidad y endurecimiento en los anuncios. El toque de queda se aplicó en la Guyana francesa y en Alemania. En Francia , el objetivo es para evitar un confinamiento total en las zonas de alta circulación del virus.

Esta medida permite evitar las reuniones privadas, las fiestas prohibidas porque nadie puede circular por la noche, al menos hasta el 31 de octubre. Funcionará de 23 a 6 de la mañana. La venta de alcohol en las estaciones de servicio ya ha sido prohibida. Habrá permisos de desplazamiento para trabajadores esenciales, hospitalarios, agentes del servicio público y asalariados, que finalizan su tarea después que comience el toque de queda. Se contemplan los desplazamientos familiares ante personas vulnerables y las urgencias médicas.

La multa por no respetarlo puede llegar a 135 euros y 200 euros en caso de repetición. Si se encuentra a una persona violando el toque por tercera vez en un mes, la pena llega a 3.750 euros y seis meses de prisión.

“Nosotros estamos ya en una segunda ola fuerte “previno el primer ministro Jean Castex, ante el aumento de casos positivos, que llegaron a 27.000 casos en un día el viernes por la noche y el sábado. ”No puede haber relajamiento. Los franceses han considerado demasiado rápido, a pesar de los discursos que nosotros tenemos, que el virus había desaparecido”, reafirmó el premier.

Castex se reunirá este martes con los principales ministros del gobierno para discutir las medidas. El poder Ejecutivo se sumerge nuevamente en la crisis ante el avance de la epidemia y el temor a que los hospitales sean nuevamente desbordados en el invierno europeo. Allí estarán los ministros de salud, de educación, del interior, de Trabajo, de Transportes y el portavoz. No descartan adoptar medidas suplementarias si son necesarias e incluso acelerarlas.

“La tasa de incidencia del virus, es decir el número de personas contaminadas cada 100.000 habitantes, ha aumentado en 15 días un 50 por ciento sobre el territorio, en particular en París y la Ille de de France. No está previsto limitar los desplazamientos a esta altura pero nada debe excluirse por principio”, alertó el portavoz del gobierno, Gabriel Attal.

Según una encuesta del diario Le Figaro, el 55 por ciento de los franceses apoyan un toque de queda y el 45 por ciento se oponen a él.

La ministra Marlene Schiappa ratificó las declaraciones de Castex. ”Estamos en una situación difícil, grave. La crisis sanitaria no se detiene. Todo es posible. Nada está excluido”, aseguró. Un consejo de Defensa se reunió en el Palacio del Eliseo para discutir las medidas y su vigilancia.

Las medidas restrictivas en París incluyen el cierre de bares, gimnasios, salones. Pero los restaurantes siguen abiertos hasta ahora. El toque de queda eventual los cerraría a las 23 horas.

Ante esa posibilidad de un nuevo cierre, los maîtres de hoteles, cocineros, mozos, ayudantes de los restaurantes bloquearon el Periférico que rodea a París para denunciar la degradación de sus condiciones financieras extremas después del Covid 19. A las siete y media de la mañana del martes marcharon reclamando ayuda y desempleo parcial.

A ellos se sumaron los dueños de discotecas en grandes ciudades, como Rennes, Marsella o Lyon, que protestan contra el cierre de sus locales y su catastrófica situación financiera. En Rennes, la operación de bloqueo en las rutas reunión a 52 vehículos y 80 personas, que produjo enormes embotellamientos. La operación continuará a lo largo del día.

En Lyon se reprodujo el mismo movimiento por la mañana, según el Colectivo de discotecas en cólera en Facebook. Bloquearon el tráfico hacia Grenoble y Ginebra. En la ruta A51 entre Aix en Provence y Marsella también hubo cortes. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí