domingo, octubre 25, 2020
8 C
Río Gallegos

Nunca se preocuparon por el agua; ahora el diputado de Belloni después de 16 años descubrió que al agua “hay que cuidarla”

Ley de Lemas: diputado Arabel, el mejor ejemplo de tero. Cotillo entre falacias y obviedades y la CSJ un interrogante – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Artículo 1°. CRÉASE la Secretaría de Estado de Recursos Hídricos, dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Provincia de Santa Cruz, a fines de establecer y garantizar la implementación y seguimiento de políticas públicas en materia de gestión integrada de los recursos hídricos, basadas en los Principios Rectores de Política Hídrica (PRPH) de la República Argentina.

Así expresa en su artículo primero, el proyecto Nº 357 ingresado en la Legislatura provincial por los diputados Jorge Mario Arabel, acompañado por  Juan Manuel Miñones, Carlos Santi y Claudio Barría. Algunos podría pensar “más vale tarde que nunca”, pero la posición de un diputado que transita su cuarto mandato y 16 años de beca política, no deja de llamar la atención.

Jorge Arabel diputado por el pueblo de El Calafate, un delegado político del Intendente Javier Belloni, va por su cuarto mandato como diputado; es decir, 16 años de legislador y recién en el 2020 descubre la importancia del cuidado del agua en Santa Cruz, un recurso finito que nunca fue debidamente advertido como riqueza no renovable, solo en los discursos se pontificó lo que en la práctica nunca se cumplió. Y digo Arabel porque los que lo acompañan son ignotos que responden órdenes superiores y cursan su primer mandato (y ojalá el último).

Sin duda, como recientemente hizo el intendente Pablo Grasso en Río Gallegos, al crear la Secretaría de Salud Municipal, cuando no sabe y no puede contener el desborde del Covid en la ciudad, en el caso de la provincia lo que se busca indefectiblemente, con la creación de una nueva Secretaría de Estado De Recurso Hídrico, es generar infraestructura, burocracia, más cargos a los ya existentes, mejores sueldos públicos, lugar de conchabo para el universo militante y de paso que el IDUV termine construyendo un edificio con fondos nacionales (el agua lo merece) a valores, como sabemos, muy por encima de los costos normales y en manos de las empresas amigas, las cuales tienen fuertes conexiones con funcionarios públicos provinciales.

Esta teoría no es antojadiza, se resume de la actitud de Arabel en 14 años (para 16 cumplido su 4º mandato actual) que no ha tenido la mínima atención sobre la forma en que la industria minera y petrolera destruye los acuíferos en la provincia, algo que fue abordado por decenas de notas durante muchos años en OPI Santa Cruz, remarcando la liviandad del gobierno provincial en el cuidado del agua, que siempre estuvo abocado a los negocios con las empresas mineras y petroleras, descuidando ostensiblemente el medio ambiente y fundamentalmente el agua. Obviamente cuando se hace responsable al gobierno, paralelamente se alude a la Cámara de Diputados, donde el oficialismo es cámara de resonancia de las decisiones del Ejecutivo.

La iniciativa de Arabel suena pomposa y atractiva, pero quienes conocemos cómo los sucesivos gobiernos provinciales, con los distintos gobernadores a cargo y especialmente el de Alicia Kirchner, siempre han relegado la discusión del manejo del agua, jamás ejercieron control y tantos años de desidia ha llevado a valores indescriptibles la contaminación de acuíferos en zona norte y en el centro-oeste de Santa Cruz.

En este marco el proyecto de Jorge Arabel hay que mirarlo con la lupa de la desconfianza y observar trastienda detrás de las verdaderas intenciones de los diputados, porque a todas luces es una orden del gobierno que hacen aparecer desde la banca de un diputado K, para justificar una nueva estructura oficial que solo aumentará el gasto público y ampliará una estructura deficitaria, a tal punto que la cuarentena ha puesto de manifiesto que con una cuarta parte de la gente en la administración pública provincial, todo funciona igual (lo cual no quiere decir mejor ni peor que antes).

La preocupación de Arabel por dotar a la provincia de un ente específico para “el cuidado y la regulación del agua”, es similar a la preocupación del gobierno a través de la Secretaría de Pesca de Santa Cruz, que se preocupa por cazar pescadores solitario en los ríos o en las costas del mar, mientras deja indemne la depredación pesquera del langostino y  la merluza que hacen los barcos chinos y taiwaneses en las costas de Santa Cruz. 

El proyecto de Arabel para fundar la Secretaría de Estado de Recursos Hídricos, se encuentra en comisiones. Las fuentes internas de Diputados aseguran que el proyecto no va a tener vida, porque existen fuertes presiones desde el sector minero y petrolero para que no se active este nuevo organismo que el diputado calafatense quiere montar. 

Mucho más práctico sería – indicó la fuente a OPI – que el legislador K ahondara en cómo se utiliza el agua en los proyectos mineros y en zona norte en los pozos petroleros; cuál es el nivel de contaminación que se ha generado estos últimos 20 años (por no ir más atrás) y la tremenda contaminación de los acuíferos subterráneos producto de la lixiviación y los derrames de cianuro y barros empetrolados. De eso, Arabel no habla ni una palabra, no hace nada por obtener información y difundirla a la opinión pública, porque es como si se mordieran la cola los mismos del Frente Para la Victoria, desde Néstor, Acevedo, el pavo Sancho, Peralta y Alicia; todos cómplices del desastre que hicieron y siguen haciendo en Santa Cruz, por los negocios cruzados con las empresas. Dudo que esta Secretaría salga, porque ya lo han llamado al gobierno para decirle que “la pise”, concluyó. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. La verdad es que Santa Cruz es una de las poca pcias que no hace nada de nada con el tema agua y el sector que estaría encargado del tema depende del consejo agrario provincial, que cada día está peor. Muchos directores no tienen un puto título en un organismo puramente técnico, pero así fue siempre este organismo y en especial la dirección de hídrico, que hasta se dio el lujo de tener directores como la mujer de Julián fuello, Marta mayorga, nefasta y sin la mínima preparación, pero los bancaba Daniel Peralta. Cuatro años estuvieron jjjj, no se puede creer
    La realidad muestra que se debe unificar el min de la producción y el consejo agrario y no seguir gastando cargos al pedo
    La realidad muestra que en Santa Cruz los organismos técnicos no funcionan por poner personas políticas sin preparación pero adi estamos
    Un caos por todos lados

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Noticias