martes, noviembre 24, 2020
14 C
Río Gallegos

En Caleta Olivia bajaron contenedores en el Hospital Tardivo para usar de “morgues móviles” ante el colapso de la morgue oficial

En Caleta Olivia bajaron contenedores en el Hospital Tardivo para usar de “morgues móviles” ante el colapso de la morgue refrigerada

(Por Rubén Lasagno) – Cuando se hablaba de la cuarentena, luego de desatada la pandemia, era de un tiempo que los gobiernos (nacional, provincial, municipal), debían utilizar para, mientras se recluía la población, ganar tiempo en la adecuación de los recursos, entre ello la disposición de camas, la aparatología, provisión de respiradores, preparación de los espacios para atención de pacientes en los distintos niveles de gravedad, teniendo en cuenta la edad, el estado de salud, la comorbilidad etc, ampliación de las salas de internación y morgues, previendo que cuando llegaran los tan comentados “picos”, el tiempo ganado en la cuarentena, sirviera para (precisamente) atenuar el impacto de la demanda extraordinaria de salud. Todo un gran verso, nada de esto ocurrió.

230 días de encierro, el sistema de salud provincial revela la peor cara de la imprevisión, la falta de inversión y de planificación en esta pandemia.

Un ejemplo de esto es el Hospital Pedro Tardivo de Caleta Olivia, el cual, ha colapsado en todos sus servicios, en toda su infraestructura, habiéndose transformado la ciudad norteña de Santa Cruz en una comunidad donde el virus se ha descontrolado, como en Río Gallegos y EL Calafate, debido a la irresponsabilidad oficial del municipio, especialmente con la invalorable colaboración del Ministerio de Salud Pública de la provincia, que no sabe para qué lado ir en materia de política sanitaria en esta larga emergencia.

Ayer una enorme grúa bajó, de camiones playeros, containers marítimos (MAERSK sealand) en el sector trasero y lateral del hospital de Caleta Olivia. La información no ha trascendido de manera oficial, porque tanto la provincia como el municipio de Caleta, no tienen intención de que se conozca una medida de este tipo, que remite a lo peor de la pandemia en el mundo y de aquellos países que, como Ecuador, por ejemplo, no dispone de lugares para apilar los cuerpos. La aparición de los contenedores se asume desde el gobierno provincial como una muestra palpable del fracaso del programa de salud en la emergencia Covid y la utilización de recursos alternativos, nada menos que para colocar cadáveres, lo que significa un fracaso liso y llano de lo que se ha hecho (o no se ha hecho) en salud.

El descaro de Pablo Grasso, las mentiras de Fernando Cotillo y el oportunismo de Fernando Españón. Tres intendentes K y varios denominadores comunes

Este estadío demuestra, sin discursos ni matizado por palabrerío barato de la política, el verdadero desastre al que hemos llegado en materia sanitaria y la poca inversión realizada en esta instancia de pandemia y preparación para cuando las situaciones se transformaran en inmanejables.

Los containers que bajaron en Caleta Olivia, fueron considerados como depósitos de cadáveres alternativos debido a que éstas cajas metálicas de 13 metros de largo poseen equipos de refrigeración, por cuanto dentro de los mismos los barcos llevan comestibles (carnes, frutas, etc).

La morgue del Hospital Tardivo tiene la exigua capacidad de contener (solo) hasta cuatro cadáveres. La resolución fue la más fácil: apilar contenedores para apilar fallecidos, pero en 220 días de cuarentena faltó la previsión de parte de la provincia y del propio municipio de ampliar las instalaciones, adecuar el edificio y prevenir la falta de espacio, ante las proyecciones negativas que ha tenido la pandemia, desde sus inicios.

El gobierno provincial obvió la nota de manera oficial y el intendente de Caleta, Fernando Cotillo, “hizo aparecer” la información en algún medio pago, como forma de “instalarlo” de manera extraoficial y con una justificación implícita, por cuanto hablan de una “estrategia del gobierno para prevenir un posible desborde”, eufemismo típico para no reconocer que está todo descontrolado en materia de salud y ya no tienen donde poner los muertos actuales y mucho menos los que sobrevendrán.

Cotillo el candidato

No son pocos los que recuerdan a Fernando Cotillo en campaña electoral volver a repetir una y otra vez sus intenciones de “trabajar para la gente” y volver a restablecer el bienestar en Caleta Olivia. A un año de gobierno y en medio de una pandemia descontrolada, el intendente aflora como uno de los principales responsables de haber llevado a Caleta Olivia al nivel de ciudad de alto riesgo, como lo son Río Gallegos y El Calafate.

El descontrol y la falta de organización del COE y el Ministerio de Salud, más los favoritismos del intendente y sus funcionarios, cuando por aire y tierra trajeron familiares de su propio Jefe de Gabinete Juan Carlos Gómez desde Ecuador, sin ningún tipo de control ni aislamiento, en el peor momento de la pandemia en ese país centroamericano y en los primeros meses de nuestra cuarentena, se considera prácticamente el detonante de esta sucesión de contagios.

Fernando Cotillo premia la delación, método fascista con el cual trata de sustituir su incapacidad para administrar la crisis

Allí todo se complicó luego de sucesivas oleadas de personas que llegaron por aire y tierra, aviones privados cargados de personal de mineras, empresas petroleras y Represas, sin los mínimos cuidados, mientras hacia la población el intendente propuso y dispuso acciones punitivas en caso de transgredir resoluciones en la materia y ha llegado al extremo de incentivar la delaciones públicas y premiar a los delatores de la comuna, con una rebaja del 50% en las multas por haber cometido las transgresiones al aislamiento indicado.

Es decir, Cotillo, el COE  y el Ministerio provincial, no asumen su propio fracaso en el manejo de los recursos y la falta de planificación en materia de salud y buscan mediante medidas absurdas, que la sociedad asuma el autocontrol, sustituyendo la función específica que es inherente al Estado. La llegada silenciosa de los contendedores es visiblemente imposible de ocultar. Ante esta realidad Cotillo dejó deslizar en algún medio a todo esto como “recurso alternativo y de prevención”. En realidad no es así, es un hecho concreto que el hospital Pedro Tardivo no tiene donde depositar los cadáveres de los fallecidos por Covid.

La información aún no dada a conocer oficialmente, indica  que en Caleta Olivia, ante el desborde ocurrido en el hospital Pedro Tardivo, dos médicos del nosocomio, decidieron atender desde hoy en el complejo municipal, en virtud de la saturación sanitaria en que se encuentra el hospital local. (Agencia OPI Santa Cruz)

Si Ud considera que OPI Santa Cruz le brinda un servicio informativo distinto y de calidad, lo invitamos a sumarse al listado de colaboradores adhiriendo a la Membresía del medio. Su colaboración ayudará a sostener este proyecto que nació sin dependencia del oficialismo ni la oposición y transita desde hace 16 años remando en el esfuerzo, el trabajo diario y la dedicación por el periodismo libre e independiente es una provincia donde no hacer periodismo complaciente, significa trabajar en soledad. Muchas gracias.

5 Comentarios

  1. Solo hay que imaginar lo que va a pasar con las familias que sepan que sus faleccidos estan ahí adentro de un contenedor. ¡¡¡ hay que hacer marchas en contra estos hijos de puta!!!

  2. AY AY AYYYYYYYYYYY COTILLO HIJO DE PUTA!!!!
    POR CULPA DE ESTE INUTIL Y CHORRO LLEGAMOS A ESTO JUNTO CON LA VIEJA DECREPITA DE ALICIA
    SIGAN VOTANDO SANTACRUCEÑOS!!!!
    NO DECAIGAN EN SUS GANAS DE DARSE CONTRA LA PARED
    ¿¿COSTA ES MEJOR??? NOOOOOOOOO ES OTRO INUTIL HIJO DE PUTA PERO AL MENOS SI TENEMSO UNO NUEVO LO VAMOS A PPODER ATAJAR A TIEMPO…. A ESTOS NO LE PODEMOS PONER FIN SI NO LOS CAGAMOS A VOTOS EN LAS URNAS

  3. No es problema de quienes son los que nos gobiernan, sino que el problema somos nosotros todos (o la mayoría) inmorales, manejados por malos espíritus no existe persona que gobierne con autoridad solo saben gobernar con poder y el hombre no está preparado para manejar el poder (esto solo le corresponde a DIOS).
    El virus más despreciable e infeccioso no es el covid-19 sino que sigue siendo LA CORRUPCIÓN del hombre.
    Corrupción: “podredumbre interna de un ser humano.
    No hay solución cuando los malos están gobernando y afuera de los gobiernos los irresponsables que los eligen.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Más Noticias