El kirchnerismo busca acelerar los reemplazos de Bruglia y Bertuzzi, pero aparecen trabas en la Magistratura

2
202
El presidente del Consejo, Alberto Lugones

Según publica Clarín El presidente del Consejo, Alberto Lugones, pidió terminar los concursos “en seis meses”. Pero la oposición podría quitar el apoyo para los pliegos. Las negociaciones por los votos.

Por: Nicolás Diana

Luego de la decisión de la Corte que ordenó mantener de manera provisoria en su cargos a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, fijó su posición sobre el tiempo que debería demorar el proceso para reemplazarlos. “Tenemos que lograr que el concurso esté terminado en 6 meses”, se entusiasmó.

Las intenciones de Lugones de avanzar en tiempo récord con un nuevo concurso para llenar las dos vacantes que dejarían Bruglia y Bertuzzi van de la mano de la estrategia del kirchnerismo de sacar cuanto antes a los dos camaristas. “Nos avala la Corte que además pidió celeridad”, dicen en el oficialismo. Pero el entusiasmo contrasta con el historial del propio Consejo de la Magistratura y con los tiempos que manejan los consejeros de la oposición, que tienen un llave cotizada para destrabar un pliego de jueces. Sus votos son necesarios para que se pueda aprobar ya que el oficialismo no tiene mayoría en el Consejo.

En la oposición evalúan que, con viento a favor, un concurso podría demorar un año. “Siempre y cuando todos estemos de acuerdo, no aparezcan impugnaciones y el Ejecutivo mande rápido los pliegos al Congreso”, explicó a Clarín el diputado y consejero de la oposición, Pablo Tonelli. Pero en la práctica nunca es tan sencillo y los concursos suelen tardar varios años en terminarse.

Los antecedentes lo explican mejor: el último concurso para designar a un camaristas duró diez años. Arrancó en 2008 y terminó en 2018 cuando el entonces presidente Mauricio Macri nombró a Mariano Llorens en la Sala I de la Cámara Federal. Hoy, además, hay otro concurso abierto, el 412, para llenar dos vacantes en la Sala II de la Cámara Federal. Aunque está en su etapa final, arrancó en 2018. En la terna aparecen Diego Amarante, Roberto Boico, Alejo Ramos Padilla y Pablo Yadarola, algunos de fuertes vínculos con el kirchnerismo. Boico es abogado de Cristina Kirchner y Ramos Padilla es el juez que lleva el caso D’Alessio y procesó al periodista de Clarín, Daniel Santoro.

Más allá de esos antecedentes, Lugones planteó que “todos los concursos deben darse en un trámite rápido” y que los procesos deben ser “transparentes”. “No es imposible hacerlo”, agregó y adelantó que pedirá “a los consejeros que cumplan con los plazos”. Además, dijo que “en los próximos días” se reunirán “para convocar al concurso para la Sala I”.

En los hechos, el primer contacto de los trece consejeros tras el fallo de la Corte será este jueves. Se encontrarán a las 10 de la mañana en una reunión de labor de manera virtual. La particularidad de este encuentro es que no es público y solo pueden participar los consejeros. Suelen ser reuniones de “rosca” para definir cómo avanzar.

Será el primer tanteo, de manera informal entre los integrantes de la Magistratura, para evaluar cómo y cuándo avanzar con el nuevo concurso para reemplazar a Bruglia y Bertuzzi. “El tema va a estar sobre la mesa, la Corte nos ordenó un nuevo concurso y tenemos que ponerlo en marcha”, aseguró un consejero cercano al oficialismo. En principio, podrían fijar una agenda para que se reúna la comisión de Selección en las próximas semanas. Es la encargada de poner en marcha los concurso.

Con la actual composición, siempre y cuando se mantengan las actuales alianzas, el oficialismo no tendría los votos suficientes para aprobar los pliegos antes de que sean enviados al poder Ejecutivo. Hoy cuenta con seis apoyos, la misma cantidad que la oposición. Como pivote suele estar la diputada lavagnista y consejera Graciela Camaño, que fue quien dio el voto clave en apoyo el kirchnerismo para que se revisen los traslados de los jueces. Para aprobar un pliego se necesitan dos tercios de los votos de los miembros presentes.

En el kirchnerismo reconocen que allí está la mayor traba para avanzar. De hecho, al igual que Lugones, creen que todo el proceso burocrático del concurso -que incluye un examen, una evaluación de antecedentes y una etapa de impugnaciones, entre otros puntos- se podría hacer de manera acelerada en un plazo de seis meses. Pero saben que a la hora de los votos no será tan fácil: “Si no te dan los apoyos, un concurso puede tardar muchísimos años”, aceptan un hombre que conoce los manejos de la Magistratura, el lugar donde se dará la nueva batalla por los jueces. (Clarín)

2 Comentarios

  1. Sí tienen mayoría en el Consejo de la Magistratura. Ya sabemos que Camaño es pura “zaraza” y al final vota con los K. Ella fué la que abrió la posibilidad de la remoción de los jueces. Es lo mismo que hace el bloque de Lavagna en Diputados: se dicen opositores, pero en realidad no lo son.

  2. Si nuestra Constituciòn dice que los jueces no pueden ser nombrado a dedo, entonces màs allà de lo que diga el kirnerismo, el radicalismo el macrismo o la izquierda, esos jueces puestos en forma anòmala, deben ser devueltos a su lugar de origen y nombrar congresales mediante, sus reemplazo.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí