El octavo banderazo al Gobierno apuntó contra el fallo de la Corte

0
196
El octavo banderazo al Gobierno apuntó contra el fallo de la Corte - Foto: Telam

Por: Inés Beato Vassolo

Según publica La Nación Por sexto mes consecutivo, distintos sectores de la sociedad encabezaron un octavo banderazo en rechazo a la gestión nacional, con epicentro en el Obelisco porteño y réplicas en más de 200 localidades del país. Bajo la consigna “basta”, una multitud de manifestantes repitió la escena de ocho años atrás, cuando un 8 de noviembre la gente salió a las calles a repudiar el gobierno de la entonces presidenta Cristina Kirchner. Uno de los motivos principales de este encuentro fue el desacuerdo ante el reciente fallo de la Corte Suprema, que dispuso un límite temporal a la continuidad de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi en sus cargos.

Minutos antes de las 17, el tránsito se detuvo en las cercanías del Obelisco y un sinfín de banderas celestes y blancas comenzaron a flamear alrededor del monumento. Se escuchaban música, cacerolas, redoblantes y silbatos. Algunos grupos de personas montaron escenarios y encabezaron discursos en contra de la cuarentena. “¿Qué político se bajó el sueldo? ¿Cuántas veces vimos políticos respetando la distancia obligatoria que reclamaban?”, decía un hombre, desde arriba de una de las tarimas.

Al igual que en el resto de los banderazos, se montó un inflable con la caricatura de la vicepresidenta vestida de presa y sosteniendo una marioneta del presidente Alberto Fernández en su mano derecha. Marcela, una mujer de 52 años que se encontraba al lado del inflable, dijo a LA NACION: “Vengo porque veo que están en riesgo la república y las instituciones. No quiero este país para mis hijos, que tienen 13 y 16 años”. La mujer -quien prefirió preservar su apellido- es publicista y vive en Colegiales. “Soy independiente, y aunque podría trabajar, no hay trabajo. Es muy triste”, se lamentó. Además, afirmó que se resiste a abandonar el país. “Me resisto a pensar en irme. Tengo 52 años y quiero seguir viviendo acá”, concluyó.

Los manifestantes marcharon, entre otros motivos, a favor de la Justicia y la libertad, en repudio al aval a las usurpaciones, al intento de remoción de los jueces independientes, a la liberación de los presos, a la censura mediática, a las trabas para habilitar las clases presenciales y a la crisis económica.

La Justicia

Una pareja de jubilados llevó a la marcha un cartel amarillo con las palabras “Justicia argentina, vergüenza nacional”. Mientras él sostenía el cartel, ella golpeaba una pequeña cacerola. “Nos están llevando puestos. Es una vergüenza. La frutilla del postre fue el fallo en contra de los jueces Bruglia y Bertuzzi. Ojalá no renuncien, así pueden avanzar con las causas que involucran a Cristina, hasta que tengan que dejar el cargo”, manifestó, con indignación, María Blanca Rodríguez Conde, de 76 años. Su marido, Hugo Fidel Marcos, agregó: “La calidad de la Corte Suprema es de un descenso que nunca antes viví. Si la ciudadanía no reacciona, terminaremos mal”.

El matrimonio participó de todas las movilizaciones anteriores. “Esperemos que se den cuenta de que la gente no está de acuerdo. Este gobierno pisotea el sistema democrático”, concluyó Rodríguez Conde.

Los referentes de Acción Conjunta Republicana montaron un gran escenario, desde el cual encabezaron discursos ante una multitud de personas, que respondió a cada sentencia con aplausos. “Vamos a marchar todas las veces necesarias hasta que la Constitución nacional vuelva a ser letra viva. El respeto a la ley es el único camino que nos permitirá salir de la grieta”, indicó una de las representantes del grupo.

“Necesitamos justicia en vez de una politización de la Justicia”, agregó la mujer, y concluyó: “Queremos libertad para circular, libertad para opinar, libertad de prensa. Que no recorten más nuestras libertades”. Finalizadas las palabras, el público entonó el Himno Nacional.

A casi dos horas del inicio de la movilización, la caravana de autos se mantenía en al menos seis cuadras de la avenida 9 de Julio. De los vehículos colgaban banderas de la Argentina y carteles en los que se leían frases como “No van a poder porque no los vamos a dejar” y “Rosenkrantz, todos te apoyamos” -en referencia al voto solitario del juez supremo en la causa del traslado de jueces-. Cerca de las 19, la marcha comenzó a disgregarse, pero un grupo de manifestantes se dirigió a la Plaza de Mayo para continuar el reclamo por algunas horas más. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí