El Gobierno insiste con Daniel Rafecas, pese al freno que le puso Cristina Kirchner a su candidatura a procurador

0
404
El candidato a jefe de los fiscales se prepara para enfrentar al Senado

Según publica Clarín Santiago Cafiero y Vilma Ibarra pidieron que el Senado apure la designación de candidato de Alberto Fernández. El kirchnerismo se opone y avanza con una reforma de la ley de la Procuración.

Por: Guido Carelli Lynch

Son dos de los funcionarios más cercanos al presidente Alberto Fernández. Ambos, según varias las interpretaciones de la Casa Rosada, habían quedado señalados tras la carta pública de la vicepresidenta Cristina Kirchner. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, salieron a respaldar la candidatura del juez federal Daniel Rafecas a la procuración general, mientras Oscar Parrilli -mano derecha de la presidenta de la Cámara alta- avanza con un proyecto para modificar la Ley del Ministerio Público Fiscal.

“Daniel Rafecas es el candidato a la Procuración del Presidente. Esperamos que se apruebe su pliego porque necesitamos un procurador legitimado por el Congreso”, sentenció Ibarra en diálogo con Futurock. La funcionaria aludió así a la suerte del procurador interino que asumió en la era Cambiemos. Eduardo Casal.

Cafiero, por su parte, cargó contra la oposición, a la que acusó de bloquear el tratamiento del pliego de Rafecas, que contó con 700 apoyos y solo 3 impugnaciones. “La discusión está centrada en el Congreso, el procedimiento es ese. Nosotros sufrimos un bloqueo de la oposición con respecto a darle tratamiento a Rafecas como posible procurador y a que pueda explicar cuál era su proyecto”, señaló el jefe de Gabinete a El Destape Radio.

El respaldo de los funcionarios más allegados al Presidente para que el magistrado a cargo del Juzgado criminal correccional federal número 3 se convierta en el jefe de los fiscales no fue casual.

En agosto había trascendido que Rafecas no aceptaría el cargo si se modificaba la ley que obliga a que el procurador sea elegido con el apoyo de los dos tercios de los presentes en el Senado. Parrilli, mano derecha de la ex presidenta, empuja la modificación de la ley y, también, acotar la duración del procurador en el cargo, un tema sobre el que hay consenso entre oficialismo y oposición en el Senado.

La semana pasada las declaraciones de otra funcionaria muy cercana al jefe de Estado, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, generaron un cortocircuito con el diputado Leopoldo Moreau, espada de la vicepresidenta en la Cámara Baja.

Losardo había reclamado al Senado que acompañara la designación de Rafecas, luego de que la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió -una opositora dura-, explicitara su apoyo al candidato del Gobierno, en una jugada que también ven con buenos ojos en la Jefatura de Gobierno porteña.

“Lo extraño es que la ministra haya aparecido solamente para esto (la postulación de Rafecas). Hace seis meses estamos debatiendo cuestiones judiciales, como el caso Stornelli, la situación del procurador Casal y la reforma de la Justicia, nada más y nada menos”, sostuvo Moreau.

Carrió negó que hubiera diálogo con el oficialismo para avanzar en el nombramiento de Rafecas y sostuvo que Cristina Kirchner podría ungir a un candidato militante para el puesto. Ese apoyo no cayó bien en el kirchnerismo.

La secretaria de Legal y Técnica, en tanto, también se había referido al naufragio de la reforma judicial que nunca avanzó a pesar de que el Presidente la presentó como un proyecto propio. “Es una lástima”, dijo.

Los dichos de Cafiero e Ibarra se sucedieron luego de que legisladores de La Cámpora en el Senado (controlan la Comisión de Acuerdos, donde duerme el pliego de Rafecas, a través de Anabel Fernández Sagasti) hicieran saber que antes de la designación de Rafecas lo prioritario es modificar la ley. “Primero vamos a discutir la ley de Ministerio Público Fiscal y recién ahí veremos la designación del procurador”, detallaron en el ala del bloque oficialista más alineada con Cristina Kirchner, tal como consignó Clarín este domingo.

Ese sector promueve que el jefe de los fiscales pueda ser elegido por mayoría absoluta; es decir 37 de los 72 senadores y no los dos tercios.

Este martes, en la reunión de comisión de Justicia y Asuntos Penales que preside Parrilli, expusieron los senadores Martín Lousteau, de Juntos por el Cambio, y Lucila Crexell, del MPN; quienes la semana trataron de retirar sus iniciativas -para acotar a 5 y 6 años respectivamente el cargo del procurador- pero el oficialismo no lo permitió. “Estamos discutiendo los métodos de control de los fiscales, el rol del consejo evaluador, el tiempo de duración del mandato del procurador, y el método de elección”, explican en el entorno de un encumbrado senador kirchnerista.

El Gobierno, en tanto, insiste con Rafecas. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí