Buscan desalojar un departamento de Cristina Kirchner en Puerto Madero: le debían 4 años de alquiler

1
1316
Problemas con dos departamentos de Cristina en Puerto Madero: piden un desalojo y a otro no logran alquilarlo

Según publica Clarín Está alquilado a una empresa de Cristóbal López y vive la ex esposa de Fabián De Sousa. La millonaria cifra que adeuda.

Por: Lucía Salinas

La intervención de la inmobiliaria Los Sauces, inició las acciones legales correspondientes para el desalojo de uno de los departamentos ubicados en Puerto Madero, propiedad de la familia Kirchner. Es alquilado por una empresa de Cristóbal López -y utilizado por la ex esposa de Fabián De Sousa-, que hace cuatro años adeuda $ 21,5 millones por no cumplir con el pago del alquiler. El abogado Carlos Beraldi se había quejado ante la Justicia, porque la intervención “no había hecho nada en estos años” para cobrar dicha acreencia.

Hace cuatro meses, la intervención de la inmobiliaria investigada por lavado de dinero, presentó un informe ante el Tribunal Oral Federal 5 y el fiscal Diego Velasco, donde se consignó el estado de dos de los inmuebles principales de Los Sauces SA. Se trata de los departamentos ubicados en Puerto Madero: uno no se logra alquilar hace dos años y “genera gastos de forma constante”, y sobre el otro, se inició el pedido de desalojo por parte del interventor por la falta de pago del alquiler. Esta propiedad se alquiló a través de la firma Alcalis de la Patagonia, propiedad de Cristóbal López y De Sousa.

Entre 2009 y 2015, López y Lázaro Báez aportaron el 86% de la facturación de Los Sauces. Ambos, junto a Cristina Kirchner y a sus hijos, fueron acusados de ser parte de una “asociación ilícita”, donde la vicepresidenta está señalada como máxima responsable y Máximo como organizador. Durante la instrucción del caso, se determinó que desde 2012 hasta febrero de 2016 el dueño del Grupo Indalo pagó a Los Sauces 1.727.500 dólares. Un informe demostró que el empresario K alquilaba el dúplex por el triple de su valor de mercado.

Durante la instrucción de la causa, la Justicia dio por corroborada la existencia de una maniobra por la cual “una porción de lo que era sustraído al Estado Nacional -a través de la obra pública vial, mediante el pago de dádivas en virtud de los beneficios y concesiones otorgadas, etc.- iba a parar a los ex presidentes y a su núcleo familiar”. A través de un sistema “montado en base a la actividad inmobiliaria y hotelera que aquellos llevaban adelante a través de la empresa Los Sauces”.

El objetivo, según el juez Julián Ercolini -que mandó la causa a juicio-, era “sustraer y apoderarse y de millonarios fondos públicos”. Se estima que se blanquearon más de 30 millones de pesos utilizando “de pantalla la inmobiliaria que no tenía fines comerciales”.

En este marco, la empresa fue intervenida en 2016, y la medida fue prorrogada por el TOF 5, responsable de realizar el juicio contra la familia Kirchner. Bajo esa intervención judicial, el funcionamiento de Los Sauces arroja más pérdidas que ganancias los últimos años. Su giro comercial es “inviable” señalaron fuentes judicial a Clarín: muchos de los inmuebles no se logran alquilar generando gastos permanentes.

En un informe reciente, al que accedió Clarín, la intervención judicial detalló que el Estado Patrimonial de Los Sauces SA al 31 de diciembre de 2019 arrojaba un valor de 973.009.971 pesos. Esos activos se distribuyen en el valor accionario que poseen Máximo (55%) Florencia Kirchner (45%).

¿Cómo se compone dicho valor? Los bienes más valiosos que tiene Los Sauces SA son los dos departamentos ubicados en Puerto Madero, que fueron alquilados por empresas de Cristóbal López, Inversora M&S y Alcalis de la Patagonia. El primero de los inmuebles está valuado en 344,4 millones de pesos, y al segundo, se le adjudicó un precio de 255,7 millones.

Pero el estado de activos detalló algo en particular: un crédito a favor de la inmobiliaria por 21,5 millones de pesos en concepto de alquileres impagos por el segundo departamento en Puerto Madero. “Esto refiere a alquileres adeudados por el inmueble ocupado”, señaló el interventor Jordan Kristoff ante la justicia.

Sobre ese departamento, la unidad 4L del Edificio Dique, se impulsó una acción judicial de desalojo por parte del interventor judicial. Se llegó a tal extremo después del reclamo reiterado del abogado de los Kirchner -Carlos Beraldi-, por la falta reclamo de la deuda acumulada por cuatro años. Pese a que se buscó una instancia de negociación con quien vive allí, ya que se ocupa del pago de las expensas, no hubo ningún tipo de arreglo.

Por el inmueble se habían abonado 7.500 dólares mensuales hasta que Los Sauces fue intervenida. El contrato inicial se hizo por intermedio de una empresa de Cristóbal López, así el alquiler lo abonaba Alcalis de la Patagonia, pero siempre fue habitado por la ex esposa de De Sousa.

Otro departamento en problemas

El otro inmueble se encuentra vacío hace más de tres años, cuando Bonadio desalojó a López. El primer departamento al que había ingresado el dueño de Indalo fue la unidad funcional 440. Para acondicionarlo invirtió 100.000 dólares. Convirtió los pisos 8 y 9 “D” en un dúplex para tener en la parte superior su oficina y una sala de reuniones. El inmueble se puso en alquiler en 14.000 dólares, pese a que Cristóbal López pagaba por él 32.000 dólares.

La falta de inquilino no solo es un problema para los Kirchner, sino que también genera dificultades colaterales: al estar vacío, las expensas y los impuestos son afrontados con parte de los pocos ingresos que está generando la inmobiliaria, y que también maneja la intervención judicial. Esos gastos superan los 50.000 pesos por mes.

La propiedad se ubica en el edificio Madero Center, donde funcionó “La Rosadita”: la financiera de Lázaro Báez. (Clarín)

1 Comentario

  1. Para mayor información, en Alcalis de la Patagonia figuraba como “empleado” la cucaracha de Sanfelicce, adivinanza: que participación tiene la banda K en la propiedad de esa empresa?

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí