En el Gobierno dicen que con la salida de la cuarentena aflojó la demanda de ayuda social

0
442
Daniel Arroyo busca superar el escándalo y elimina a los intermediarios

Según publica Clarín Lo confirmó el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo. Durante la pandemia 11.200.000 personas recibieron ayuda estatal. Medidas para contrarrestar la baja del IFE.

Por: Guido Carelli Lynch

“Estamos más tranquilos. Alberto (Fernández) duerme mejor, pero con un ojo abierto, porque en la Argentina cocodrilo que duerme es cartera”, resumía a principios de la semana uno de los colaboradores más próximos al Presidente en la Casa Rosada, donde se respiraba un aire más relajado que en las últimas semanas. El principal motivo del nuevo clima que reina en el Ejecutivo, según el confidente del Jefe de Estado, es la baja del dólar blue, pero no la única. La cuesta es empinada, pero en el Gobierno creen que ya pasó lo peor, también en materia social. La asistencia alimentaria en comedores se redujo por primera vez desde el inicio de la pandemia.

El dato, que puso de buen humor al Presidente, se lo llevó Daniel Arroyo. El ministro de Desarrollo Social recogió la novedad del muestrario de 500 comedores, que son representativos de los 10 mil, que hay en todo el país y que armó al principio de su gestión.

Durante la pandemia la asistencia a comedores y merenderos creció un 40 por ciento. Tres millones doscientos mil argentinos se sumaron a los más de 8 millones que asistían a los comedores antes de la cuarentena decretada el 20 de marzo.

La flexibilización de las medidas restrictivas, el aumento de la circulación y la reactivación económica trajeron alivio. “Volvieron las changas y se reactivó la construcción y la industria textil, dos sectores clave”, confirmó Arroyo ante la consulta de Clarín. Los excedentes de las familias que pueden ahorrar se concentran también en las refacciones hogareñas.

El ministro tendrá el número preciso de la baja de asistentes a los comedores durante la próxima semana. Sin embargo, la reducción, aunque significativa y alentadora, está muy lejos de la cifra previa a la pandemia. “Para volver a los 8 millones la economía debería volar. Falta mucho”, precisa Arroyo, que se muestra optimista.

Según los datos oficiales, el alivio ya se siente en el Conurbano bonaerense, pero todavía no llegó a Córdoba y Rosario, donde el alza de contagios de covid-19 obligó a cerrar actividades.

Otros ministros se alarman ante el optimismo renovado de varios funcionarios, como el del jefe de la Cartera de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, que el Presidente suele replicar. “La recuperación económica es lenta y tarda en llegar al bolsillo de la gente”, reflexiona un funcionario que conoce las desigualdades de primera mano las desigualdades del Gran Buenos Aires. Los brotes verdes durante la gestión de Mauricio Macri, que nunca llegaron a cambiar el humor social, son un aprendizaje para muchos dirigentes del actual oficialismo. “Vemos que lo peor de la crisis económica ha transcurrido”, insiste Kulfas.

Arroyo mantiene la confianza. Asegura que en los barrios populares se sienten antes los síntomas de la recesión y también los de la incipiente reactivación.

No todas son buenas. Allí también suben con más fuerza los precios de los alimentos. El INDEC registró en octubre un aumento en la canasta de alimentos de 4,8 puntos. En el índice propio que administran en Desarrollo Social registraron subas por encima de los 5 puntos en promedio.

La confirmación del ministro de Economía Martín Guzmán de que no habrá IFE 4 no cambia las perspectivas optimistas del Gobierno en materia social, a pesar del malestar explícito de la CGT -y de algunas organizaciones sociales- al respecto.

Para compensar, el Ejecutivo acaba de anunciar que duplicará en diciembre el monto de la Tarjeta Alimentar, que es de $4 mil pesos para madres con un hijo menor de seis años y de $6 mil para quienes tengan dos o más hijos. Además, Arroyo puso en marcha esta semana el programa Potenciar Inclusión Joven, una suerte de beca de $8.500 por mes a cambio de un proyecto de reinserción laboral o escolar para jóvenes de 18 a 29 años, uno de los segmentos más afectados por la crisis.

También, como informó este diario, aumentarán el reparto de cajas navideñas. Serán 1.700.000 en total. Además, la ANSES, que conduce Fernanda Raverta, continúa sumando a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH): incorporaron a un millón de chicos que no la recibían; a lo que se sumará un bono para de fin de año -que llegaría antes- para el universo total de 5.200.000 beneficiarios.

Por último, Desarrollo Social -a través de la secretaría de Economía Social, a cargo del líder del Movimiento Evita Emilio Pérsico- sigue ampliando la base de beneficiarios de los planes Potenciar Trabajo que ya nuclea a 600 mil trabajadores informales, que tendrán un rol preponderante en la construcción de viviendas y de loteos con servicio. Arroyo firmó este jueves la conformación del fideicomiso para administrar los $8.800 millones destinados a ese fin. “Vamos a trabajar muy bien con Jorge (Ferraresi)”, dijo el ministro sobre su flamante par y reemplazante de María Eugenia Bielsa.

“Por fin bajó un poco el viento de frente”, se entusiasmó un funcionario con despacho en la Rosada días atrás. En el Gobierno sienten que recuperan oxígeno. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí