Guzmán: “Vamos a invitar a la oposición a ser parte del programa con el Fondo”

0
221
Martín Guzmán aseguró que no extenderán el plazo para que los bonistas acepten el canje salvo que haya “nuevos elementos” - Foto: Telam

Por: Francisco Jueguen

Según publica La Nación En momentos en los que se multiplican las tensiones políticas tanto dentro del mismo oficialismo como entre el Gobierno y la oposición, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que tiene pensado invitar a la oposición política a acompañar el programa de metas plurianuales que está negociando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de un acuerdo de facilidades extendidas (EFF, por su siglas en inglés) con el organismo.

El ministro además dijo que, en los últimos tres meses, la actividad económica ya muestra cierta recuperación, que la inflación se desaceleró en noviembre -algo que se verificaría con el dato que el Indec publicará mañana- y que es optimista con el frente cambiario. “En 2021 vamos a tener una acumulación de reservas positiva”, arriesgó el economista de Columbia. No fue detallado, sobre este último punto, cómo hará el Gobierno para impulsar ese objetivo.

En el encuentro GZERO Summit Latin America 2020 organizado por B3 & Eurasia Group, Guzmán fue entrevistado por Daniel Kerner, director ejecutivo para América Latina de Eurasia Group. “Vamos a invitar a la oposición a ser parte del programa plurianual del Gobierno”, indicó el ministro sobre el plan de metas de consolidación fiscal y la acumulación de reservas.

Guzmán ya envió al Congreso un proyecto para que cualquier acuerdo con el Fondo se discuta con los legisladores en la búsqueda de “un respaldo y una legitimación amplia”.

“El programa plurianual va a contribuir a la previsibilidad”, estimó el ministro de Economía, que no logró consolidar la confianza del mercado ni con la reestructuración de la deuda privada en dólares ni con la aprobación del presupuesto 2021 en el Congreso. El ministro aseguró que habrá metas fiscales y de acumulación de reservas internacionales en ese programa. “Buscamos que la estabilización económica sea una política de Estado”, había dicho.

Afirmó que la relación con el Fondo es constructiva y, pese a que señaló que se “avanza a paso firme” en los detalles del acuerdo, estimó que los tiempos de cierre se mantienen en marzo o abril. “Quizás un poco antes”, dijo, y aclaró que la negociación con el FMI es una negociación con los países que se sientan en el board (principalmente con los EE.UU., de Joe Biden, el presidente electo, con el que ya hubo algunos roces por los cuestionamientos a Mark Rosen, hombre de ese país en el Fondo). “La prioridad es hacerlo bien”, afirmó el ministro.

“En el frente fiscal vamos a tener un sendero que sea consistente con la recuperación económica”, afirmó Guzmán sobre su brújula sin dar precisiones, salvo por la idea de mantener estable la relación de deuda/PBI. Descartó un ajuste fiscal en un contexto de recesión económica y volvió a aclarar que el gasto crece en términos reales en el presupuesto 2021, ya que la reducción del déficit fiscal vendrá empujada por el lado de la recuperación de ingresos.

Volvió a señalar que buscará que se vaya convergiendo a una situación en la que no haya necesidad de un financiamiento sistemático del Banco Central (BCRA), que este año llegará casi a los 2 billones de pesos. Para el año que viene el presupuesto habla de $1 billón.

Kerner consultó a Guzmán por las reformas estructurales que los EFF suelen reclamar a los Estados que logran un aplazamiento mayor de los pagos al Fondo. “Estamos transitando un camino distinto del que por décadas se transitó”, dijo el ministro de Economía, que buscó separar su negociación de las que habitualmente encaró el país en los 90.

“Se busca avanzar con medidas estructurales que den previsibilidad, reglas de juego y una mejora de la productividad articuladas entre el sector publico y privado en los sectores transables de la economía y que ayuden a impulsar el sector no transable”, afirmó el ministro. Citó el Plan Gas, las negociaciones con el Consejo Agroindustrial y la ley de Economía del Conocimiento. Dijo que trabaja en una reforma del mercado de capitales y en un esquema de mejora de la competencia. Nada se dijo públicamente sobre pensiones, trabajo o impuestos.

El dólar y la inflación

“Las expectativas son positivas”, anticipó Guzmán sobre la relativa calma que hay en los últimos días en el mercado cambiario. Dijo que hay un superávit comercial robusto (US$12.000 millones), que o hay pagos de la deuda externa y que hay controles “defensivos” de capital (cepo). De estos últimos reconoció que no generan un “ambiente propicio para la inversión”.

El ministro estimó que sus políticas a vienen generar un sendero de construcción de expectativas positivas con reservas cayendo menos. “En la última semana hubo compra neta de reservas”, añadió. “Hay un robusto frente cambiario”, aseguró Guzmán, que señaló que la acumulación de reservas para el año que viene llegará de la mano del ordenamiento macroeconómico y mayores exportaciones. No fue detallado el plan para que el país venda más al mundo.

“La realidad ha estado significativamente (más cerca de lo) que el Gobierno ha proyectado que el REM”, cuestionó Guzmán sobre las expectativas de inflación entre el Ministerio de Economía (29% para 2021) y lo que estiman los economistas privados (cerca de un 50%). Guzmán anticipó que noviembre mostrará un dato menor al 3,8% de octubre, el mayor del año.

“Continuaremos atacando (la inflación) con dos bloques de políticas: la política macro, donde hay un esquema fiscal, monetario y cambiario consistente con el 29%, y con el rol que juega el Estado para coordinar expectativas”, afirmó el ministro, que dio más detalles sobre este último trabajo: “Si cada participante del mercado espera una más alta, espera un costo de reposición más elevado y remarca más. Si espera que sea mas bajo, el equilibrio será mejor”, fundamentó. Consideró entonces importante las regulaciones de precios. “Buscamos generar esa coordinación de expectativas positivas. Y esa (coordinación) va a tener un rol fundamental para bajar la inflación a un ritmo factible”, afirmó el ministro de Economía.

Con relación a la actividad económica, el ministro aseguró: “Se nos presenta un 2021 con expectativas evolucionando en un terreno positivo”. Afirmó que espera crecimiento y que pese a que confía en que el plan de vacunación tendrá su impacto (la vacuna rusa), Economía se guardó “flexibilidad” en caso de que “la pandemia siga un curso diferente al deseado”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí