Qué hacer con los pesos. Las mejores opciones para invertir el aguinaldo

0
320
Las alternativas del Gobierno para que las empresas puedan pagar sueldos

Por: Mónica Fernández

Según publica La Nación Diciembre suele ser un mes de altos gastos, pero también de ingresos extras por el cobro del medio aguinaldo y de bonos de fin de año en algunos sectores. En este año atípico, y con la economía en retroceso, es probable que estos beneficios sean magros, o incluso en cuotas y que los que son de carácter optativo no aparezcan, pero si hay un flujo extra es fundamental jugar a favor del bolsillo y tratar de potenciarlo.

Si se puede prescindir de usarlos para gastos corrientes, vale la pena invertirlo y arrancar 2021 con un ahorro para contingencias o para aplicar a objetivos de mediano plazo.

La primera pregunta que nos surge a los argentinos, con un master en monitorear inflación y tipo de cambio -seamos odontólogos, electricistas, empleado de comercio o artistas- es si quedarnos en pesos, apostando a la tasa de interés ajustada por CER (inflación) o ir al tradicional dólar.

Los analistas consultados coinciden en dolarizarse para dormir tranquilo. No sin antes aclarar que de acuerdo a los datos del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central para los siguientes 12 meses los economistas que participan de esa encuesta esperan una inflación de 51.1% y una suba del tipo de cambio oficial de 51.3 por ciento.

El diario del lunes

“Ex-ante, la alternativa de indexar la inversión por inflación o dólar oficial deberían ser indistintas. Sin embargo, el retraso del dólar MEP y CCL de las últimas semanas y su nivel actual permite especular con un nuevo despertar de estos dólares en el corto plazo. Siendo así, para una inversión a seis meses parece mejor idea el dólar billete ya que siempre pueden venderse sin ninguna demora”, aclara el punto José Ignacio Bano, gerente de Research de InvertirOnline y recomienda destinar el 40% del dinero disponible para invertir a dolarizarse por esta vía. “Otra porción (15%) proponemos dolarizarla con cobertura contra el tipo de cambio oficial a través de un FCI dollar linked que se suscriben en pesos. Esto funcionaría como una especie de caja chica”.

Claro y al pie, Mauro Cognetta, va en idéntico sentido: “Sin lugar a duda a estos valores, hacerse de MEP por el 100% de sus pesos. Está barato en términos relativos y estacionalmente hay más oferta que demanda. Aprovechar esta situación, ya que de largo plazo seguramente estará más alto. Luego esos dólares invertirlos 15% en el Galileo Event Driven y 85% en el Galileo Income”, recomienda el especialista.

Desde Quinquela Fondos difieren un poco en el diagnóstico y reservan la inversión en dólares billetes para los inversores ultra conservadores. “A la hora de analizar el escenario a mediados de 2021 creemos que bajó la probabilidad de ocurrencia de un ajuste abrupto del tipo de cambio y esperamos que el Banco Central trate de acompañar el ritmo inflacionario con ajustes paulatinos”.

“En ese escenario, los activos CER podrían estar ofreciendo un rendimiento algo superior a los activos dollar linked. En especial, porque dependiendo del plazo, los activos CER pagan un spread por sobre la inflación y los dollar linked en cambio rinden por debajo de la devaluación”, asegura Rodrigo Benítez, economista jefe de la sociedad gerenciadora.

Jugar fuerte

Con dólares en cuenta o con dólar CCL, la posibilidad de diversificar el riesgo aumenta. “La recomendación es invertir en bonos y acciones de todo el mundo, bienes raíces, etc. Existen fondos sin mínimo de inversión que nos habilitan una cartera bien diversificada”, recomienda Nicolas Galarza, CEO y fundador de Quiena Inversiones. La plataforma permite abrir desde Argentina una cuenta en Estados Unidos y desde US$250 acceder a una cartera diseñada con tecnología robótica.

“La lógica de tener un portafolio diversificado es que de esa forma no tengo que estar proyectando o adivinando, qué va a subir y qué va a bajar. La lógica es simple. Cuando hay inflación, crecimiento económico o emisión monetaria (que son las tres que influyen en el crecimiento), todos estos activos suben. No solamente subirá uno, sino que todos los activos van a subir en el largo plazo”, explica Galarza.

Pensando en un perfil más bien agresivo, Cognetta recomienda colocar el 15% del aguinaldo o del dinero destinado a inversión en acciones locales de Vista Oil (VIST) y 40% en Obligaciones Negociables (ON) de John Deere que se suscriben ahora en Hard-Dollar (MEP), y devuelven CCL. “Con esta operación de ON están pasando a un dólar 2% más caro (el CCL) y que puede llegar a estar 11% más caro”, asegura.

Su propuesta para los más atrevidos se completa con 55% en Cedear distribuidos en partes iguales entre Mercado Libre (MELI), Tesla, Boeing (BA), Exxon Mobil (XOM) e Intel (INTC).

Menos conservadores

Bano, de IOL, va también por destinar un 50% de la cartera en Cedear para los inversores menos conservadores. “Los preferidos para este perfil siguen siendo Amazon (AMZA), Walmart (WMT), Barrick Gold (GOLD) y Coca-Cola (KO) pero también podrían incorporarse algún Cedear de acciones bancarias o empresas chinas como Baidú (BIDU)”.

“Para inversores con un mayor apetito por el riesgo agregaría una participación en bonos del tesoro o en acciones. En ambos casos se trata de activos que están cotizando claramente por debajo de sus promedios históricos y pueden ofrecer una oportunidad de ganancias de capital en el mediano / largo plazo”, dice Benítez.

Tierra firme

Finalmente una alternativa para inversores de más largo plazo pasa por los activos vinculados a la economía real y el sector del real estate tiene su ventana de oportunidad justamente ahora dado que el costo de la construcción está en valores históricamente bajos medido dólares.

Claro que el aguinaldo no alcanzaría para hacer una apuesta individual, pero sí para sumarse a algo colectivo a través de crowfunding, un vehículo comparable a un fondo común de inversión.

“En el crowfunding inmobiliario repartimos las unidades o los proyectos en módulos de inversión donde cada una de las personas puede ser propietaria de ese módulo, partiendo de 100 dólares. Tenemos abiertos proyectos que están en obra o en construcción, y próximamente estaremos abriendo el pool de rentas”, explica Víctor Zabala, CEO y fundador de la firma + Sumar Inversión.

Diferentes perfiles

Las alternativas en curso contemplan diferentes tipos de perfil de inversores. “Un proyecto tiene más riesgo pero también ofrece la mayor rentabilidad. Uno invierte el dinero y una vez que se vende la propiedad, se genera la ganancia que actualmente se calcula en un 10/12% anual en dólares y después tenemos un producto de tasa asegurada que proponemos un 5% anual en dólares, para un público intermedio, que no quiere asumir tanto riesgo”, explica el ejecutivo.

El próximo paso de + Sumar Inversión es un modelo tipo pool de renta para los inversores más conservadores, con rendimiento estimado de 3% anual en dólares.

El dato que deben tener en cuenta los inversores es que, como en toda inversión en economía real, la liquidez no es inmediata. Y para salir del proyecto siempre hay que encontrar una contraparte que quiera ingresar. Esta es la principal diferencia con el mercado de capitales donde el mercado secundario de los instrumentos garantiza una pronta liquidez. A cambio, suelen ser inversiones más estables para los inversores que mira el largo plazo. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí