La Justicia ordenó sacarle la tobillera electrónica a Víctor Manzanares, el ex contador de Cristina Kirchner

1
212

Según publica Clarín Lo había solicitado Manzanares tras el regreso del kirchnerismo al poder y luego de denunciar amenazas y espionaje en su contra. El Gobierno ya no lo vigilará

Por: Lucía Salinas

Cuando la Justicia concedió a Víctor Manzanares la excarcelación, después de más de dos años detenido, ingresó por un breve período al programa de imputados protegidos que depende del Ministerio de Justicia. Previo al cambio de gestión, solicitó abandonar el mismo y sólo quedó monitoreado con una tobillera electrónica por el programa que también depende del Gobierno. Este miércoles después de un año y medio, el Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) ordenó que le quiten el dispositivo electrónico y deberá comparecer cada 15 días ante el juzgado. Había denunciado en varias ocasiones, ser espiado y amenazado.

El 19 de mayo de 2019 el ex contador de la familia Kirchner que se había convertido en arrepentido en la causa de los Cuadernos de las Coimas, obtuvo la excarcelación. Había quedado detenido en una causa que comparte con la vicepresidenta, por lavado de dinero, en junio de 2017.

La situación contaba con otros elementos. Después de confesar ante el fiscal Carlos Stornelli y ser aceptado como imputado colaborador por el fallecido juez Claudio Bonadio, sus abogados solicitaron que ingrese al programa de imputados y testigos protegidos. Pero cuando obtuvo la libertad, decidió regresar a Río Gallegos donde el programa que dependen del Ministerio de Justicia, no podía garantizarle la cobertura con todas las exigencias.

En ese contexto, se determinó que regrese a Santa Cruz, pero debía ser supervisado por un dispositivo electrónico y a su vez, contar con custodia permanente. Sus abogados, Roberto Herrera y Alejandro Baldini, se opusieron siempre a la excarcelación con una tobillera. Después de tres pedidos y sendas denuncias por sucesos que consideraron “por demás llamativos”, el TOF 5 integrado por los jueces Daniel Obligado, Adrián Grunberg y la magistrada Adriana Pallioti, autorizaron que deje de ser monitoreado.

Hace pocos meses, como contó Clarín, los asesores letrados de quien supo ser el custodio de los números del patrimonio de los Kirchner, denunciaron ante la justicia federal de Río Gallegos, situaciones “confusas de espionaje”, vehículos que lo seguían y desde donde lo fotografiaban. Tuvo que cambiar varias veces de celular, donde recibía amenazas que están judicializadas. A 3.000 kilómetros de Capital Federal, donde tramitan las causas en su contra, también tuvo que cambiar a su custodia: ahora lo vigila personal de Gendarmería.

Víctor Manzanares está libre, y hasta este miércoles era monitoreado con una tobillera electrónica. Cuando se produjo el cambio de gestión, había pedido que le retiren el dispositivo, había manifestado a su entorno intranquilidad porque el Gobierno debía monitorearlo, cuando él como arrepentido había expuesto inconsistencias en el patrimonio de la vicepresidenta. Contó cómo Daniel Muñoz, el ex secretario ya fallecido de Néstor Kirchner, había armado una estructura para lavar dinero en la que él participó.

La justicia determinó que ese dinero que se puso en circulación, era de origen ilícito y que estaba vinculado a las coimas que se cobraban a empresarios contratistas del Estado, donde Cristina Kirchner es la principal acusada.

El ex contador de los Kirchner no ocultó su temor, y sus abogados en tres oportunidades pidieron que se le quite la tobillera electrónica. Finalmente, a días del inicio de la feria judicial, lo obtuvieron y este jueves se le retirará el dispositivo de monitoreo.

Los jueces del TOF 5 indicaron, en la resolución a la que accedió Clarín, que “teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde que el imputado Manzanares se encuentra cumpliendo de manera satisfactoria con las obligaciones impuestas al momento de ser excarcelado; que se encuentra impedido de salir del país; que cuenta con custodia permanente de la Gendarmería Nacional Argentina”, consideraron que estaban dadas las condiciones para “acceder a lo solicitado por la defensa” y en consecuencia, “disponer su exclusión del sistema de personas bajo vigilancia electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación”.

Por su lado, el juez Grunberg indicó que debe contemplarse igual, la “amenaza recibida por el imputado Manzanares en su dispositivo de control, situación que se debe adicionar a los llamados que habría recibido el nombrado en horarios nocturnos- y al tiempo transcurrido”, debía avalarse la salida del ex contador de los Kirchner del Programa.

Los sucesos que calificaron de anormales los abogados, fueron volcados en una denuncia. “Después de reuniones a las que asistía Manzanares, en vez de cuidarlo su custodia se ponía a interrogar a las demás personas respecto a qué había dicho o no Víctor. En vez de cuidarlo, lo espiaban”, señalaron desde su entorno. Entonces se tomó la decisión de cambiar por otra fuerza el cuidado del ex contador. Ahora personal de Gendarmería está apostado las 24 horas en las inmediaciones de su casa. Cada paso es seguido por ellos.

Los cambios de teléfonos celulares también se volvieron una constante. Como contó Clarín en su momento, denunciaron mensajes intimidatorios a uno de los celulares encriptados que tiene Manzanares, una línea que sólo conocen quienes integran el Programa de Monitoreo de la tobillera electrónica. La denuncia radicada ante el juzgado federal de Río Gallegos, nunca avanzó. El contador sintió que “buscaban intimidarlo”. (Clarín)

1 Comentario

  1. no pasa el año que aparece se “suicida” .. jejejeje o le pasa algun accidente fatal … eso le va a a pasar , se tendria que dejar la tobillera , por lo menos van a saber donde esta ..

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí